sábado 22 de enero de 2022
Cielo claro 31ºc | Posadas

Tribunal Penal Uno de Oberá

Anciana víctima de violación revivió el tormento que sufrió en manos de asaltantes

La mujer fue víctima de robo agravado y abuso sexual en octubre de 2016, hecho por el cual están siendo juzgados -por segunda vez- Jonathan Taborda (25), Rosalino De Melo (53) y Saúl Bareiro (36). Presentó un certificado médico, pero por insistencia de las defensas fue buscada de su casa para declarar sobre aquel ataque con ayuda de una intérprete.

miércoles 20 de octubre de 2021 | 15:25hs.
Anciana víctima de violación revivió el tormento que sufrió en manos de asaltantes
Los acusados frente al Tribunal Penal de Oberá, que mañana dictará una nueva sentencia. //Fotos: Cristian Valdez.
Los acusados frente al Tribunal Penal de Oberá, que mañana dictará una nueva sentencia. //Fotos: Cristian Valdez.

Una anciana obereña de 71 años que en octubre de 2016 fue golpeada y abusada sexualmente durante un violento robo cometido por tres hombres en su casa del Kilómetro 9, con lágrimas en los ojos tuvo que revivir aquel tormento al declarar esta tarde en el debate oral contra Jonathan Taborda (25), Rosalino De Melo (53) y Saúl Bareiro (36), acusados de haber cometido el brutal ataque.

Su testimonio ante el Tribunal Penal Uno de Oberá -integrado por los jueces subrogantes Miguel Moreira (presidente), Graciela Heppner y Jorge Villalba- debió ser traducido por una intérprete de idioma alemán, en razón de que es la lengua madre de la anciana y la que habla de manera habitual. Eso, sumado a una malformación en la boca que le impide ser entendida con facilidad, generó cierta dificultad para comprenderla pero al final terminó ratificando la grave acusación hacia los tres imputados.

La víctima presentó ayer un certificado médico para evitar presentarse en la sala de debates y una segura revictimización, pero por insistencia de los abogados defensores Graciela Carvallo (de Taborda) y Roberto Bondar (de Bareiro), los jueces dieron lugar a un requerimiento y ordenaron que ésta sea evaluada en su casa por una junta médica del Cuerpo Médico Forense (CMF) del Poder Judicial.

Para analizar el estado de salud, además de la aptitud física y mental, fue hasta la vivienda de la anciana el jefe del CMF, Horacio Marín, junto al especialista en psiquiatría, Enzo Cima, quienes determinaron que estaba apta para declarar: "Se le nota ubicada en tiempo y espacio, recuerda los hechos ocurridos hace cinco años atrás lo cual le produce crisis de llanto y angustia", concluyó Marín.

En esa condición la mujer fue trasladada hasta la sede tribunalicia, donde recordó el daño que le produjeron los tres hombres a los que identificó como "Bareiro, Taborda y De Melo", y a quienes dijo conocer porque "mi hermano les dio trabajo".

"Me golpearon una piña en el ojo, en las costillas, en el pecho, en la boca, en parte de la panza, me presionaron los pechos hasta que me cortaron el aire", detalló de manera insistente y aclaró que el trauma persiste porque -admitió- le tiraron alcohol y sacaron fotos mientras se reían y tomaban sidra.

Sobre el abuso y ante la inquisitoria de Bondar sobre detalles puntuales, contó que "le ataron las manos y los pies, tres personas, la llevaron a la cama" y ratificó no solamente que fue violada, sino que ante los magistrados contó que la torturaron. "Estuve una semana internada, tengo traumas, no puedo dormir", dijo secándose los ojos con un pañuelo y generando un abrumador silencio en la sala.

Taborda confesó, involucró y se despegó del abuso

Previo a la declaración de la víctima, los tres imputados tuvieron chance de declarar pero solamente dos lo hicieron. De Melo, que negó toda participación y se dijo inocente, acusando a Taborda de "psicópata, drogadicto y mentiroso"; y Taborda, que confesó haber cometido el atraco en compañía de Bareiro y De Melo, pero ligó al abuso sexual únicamente a éste último.

"No soy un santo, cometo errores como todos pero me hago cargo y por eso voy a reiterar la verdad", comenzó diciendo Taborda y confesó, como lo había hecho en el primer debate oral (cuya sentencia fue anulada por el Superior Tribunal de Justicia que ordenó un nuevo debate con tribunal distinto) que junto a su cuñado Bareiro y De Melo planearon el atraco y lo ejecutaron el 6 de octubre de 2016 a las 21.

"Estaba mal de plata, necesitaba plata, él tambien (por Bareiro). Me comentó así por arriba que había un tal De Melo que tenía algo para hacer, que era fácil. Si me iba a sacar del apuro servía", admitió y en esa línea detalló que "De Melo contó qué era y cómo hacerlo esa misma noche. Me pareció fácil. Después fuí a lo de mi señora, estuvimos ahí un rato. Fui a lo de un amigo (al que identificó como Henry), le conté qué ibamos a hacer y no me dijo nada, no trató de detenerme".

Taborda se reencontró con su madre, en un cuarto intermedio.

Salieron los tres de la casa de Bareiro, en Villa Gunther, dijo. "De Melo en frente con una moto, mi cuñado y yo atras con otra. Dejamos las motos en la estacion de servicio y caminamos. Entramos por la ventana. De Melo iba enfrente, recibió un machetazo de la mujer, que salió a defenderse y le dio una piña que la tumbó. En eso entramos, yo tenía vendas en las manos con las que la até para que no siga tratando de resistirse. Le prometí que nada malo le iba a pasar".

La casa fue dada vueltas en busca de dinero que creían que la mujer tenía, pero en realidad en la casa había solamente australes. "Nuestra meta era la plata", dijo.

Minutos después Taborda confesó: "Escucho de repente los gritos de una persona sufriendo. De Melo estaba con la señora. Me paro en el umbral de la puerta y no podía creer lo que estaba viendo, una escena grotesca, difícil de describir, fea y desagradable (en relación a que estaba violando a la anciana). Le aviso a Bareiro lo que estaba pasando en la pieza y él entró y vio con sus propios ojos. Tenía que haber reaccionado de otra forma pero tuve miedo, me detuve a pensar que podría ser mi madre, mi hermana. Le dije (a Bareiro) que nos fuéramos, no hice nada, por eso está bien que esté acá el dia de hoy".

"Salimos, nos vamos, el viejo (por De Melo) se da cuenta que no estábamos y sale atras. Cuando nos alcanza le dije (a bareiro) que dejemos que se vaya por delante porque sentía asco por lo que hizo. Y cuando cruzamos por una calle de tierra hacia la estación de servicio nos cruzó un auto cuyo conductor (es testigo) nos vio. Poco después me detiene la policia y me empezaron a golpear", puntualizó.

Taborda dio un detalle escalofriante de lo que en un momento sucedió con la mujer. "Le di la biblia de San Juan y le dije que yo también soy evangélico, que se quedara tranquila". Y sobre el final negó haber robado algo de la casa: "No robamos nada, es mentira lo que dijo la policía, sobre que tenía sangre en la ropa y que me detuvieron escapando con un horno, por eso cuento la verdad, estaba seguro que al no haber existido robo y no haber cometido el abuso iba a estar libre al mes siguiente, pero acá estoy, pasaron cinco años ya. Igual, la verdad es liberadora".

De Melo: "Estoy preso por un dice qué"

"No estuve en ese lugar y no conozco a la persona que me acusa, no la conozco. Yo laburaba con el hermano (de la víctima) y quiero que ellos declaren la verdad, si son evangelicos y creen en Dios", dijo De Melo ante los jueces asegurando que nunca vio a Taborda y que la noche en que se cometió el delito "estaba en el Kilómetro 0 con mi señora. Me enteré cuatro días después, cuando me detuvieron, que Taborda que es un drogado, un psicopata que solo dice mentiras, me acusó de estar ahí. Estoy preso por un dice qué desde hace 5 años. Perdí a mi familia, perdí todo".

De Melo también tuvo la oportunidad de estar junto a su familia, algunos minutos.

"Me interesa mostrar mi inocencia con hechos no con palabras", expresó el hombre que es defendido por el defensor oficial Matías Olivera. Y si bien negó conocer a Taborda, admitió un vínculo cercano con Bareiro, a quien incluso le prestó una moto sin papeles para que circule. "Lo conozco desde chico, laburamos en la chacra, en el aserradero".

"Yo maté", dijo en relación a que posee antecedentes y en ese contexto acotó que "pero lo hice todo solo y me banqué mi condena, porque yo hice, pero no molesté a nadie. No entiendo por qué me involucran en esta causa. Soy inocente".

Continuidad

El debate oral va a continuar mañana con la presencia de más testigos, y posterior a eso se conocerá la sentencia.

Cabe aclarar que en mayo de 2018 el trío había recibido penas de entre 18 y 22 años de cárcel tras haber sido declarados culpables de haber cometido el delito de "abuso sexual gravemente ultrajante doblemente agravado, por haber sido cometido en banda y con el uso de arma de fuego", pero dicha sentencia fue apelada por la defensa de dos de los acusados ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ) que en 2019 anuló el fallo y ordenó que se hiciera un nuevo juicio. 

El principal argumento apelativo giró en torno a que durante el primer debate los jueces no habían hecho lugar a la posibilidad de que la víctima prestara declaración  y pudiera ser consultada por las partes en el juicio, más bien el testimonio que hizo durante la etapa de instrucción fue incorporado por lectura con el objetivo de no revictimizarla. Eso sumado a la falta de un intérprete de idioma alemán profesional en razón de que la mujer agredida había sido asistida en su denuncia por un pariente, lo que fue cuestionado. Pero no quedaron del todo claros esos motivos en las actas y eso dio pie a las defensas para solicitar la nulidad conseguida.

Por eso en este nuevo juicio el Tribunal está integrado por los subrogantes Miguel Moreira, Jorge Villalba y Graciela Heppner. La fiscal a cargo de la acusación es Estela Salguero.

Por el lado de los acusados, Taborda es defendido por la defensora oficial de Familia, Gabriela Carvallo (subrogante); De Melo por el defensor oficial Correccional y de Menores, Matías Olivera (subrogante) y Bareiro por el defensor particular Roberto Bondar.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias