lunes 29 de noviembre de 2021
Nubes dispersas 25.7ºc | Posadas

Es de Garupá y se atiende en el Hospital de Pediatría Fernando Barreyro

Colecta solidaria para que una niña de 3 años pueda escuchar

Amelí Almirón padece hipoacusia bilateral profunda. Su familia encara una cruzada para obtener 62 mil dólares y comprar el insumo que necesitan para el implante

miércoles 20 de octubre de 2021 | 3:00hs.
Colecta solidaria para que una niña de 3 años pueda escuchar
Usó unos meses audífonos potentes pero el tratamiento no funcionó.
Usó unos meses audífonos potentes pero el tratamiento no funcionó.

Amelí tiene 3 años y padece hipoacusia bilateral profunda que no le permite escuchar y por consiguiente no puede desarrollar el lenguaje. La enfermedad es de nacimiento, en tanto comenzó a tratarse hace unos meses pero el tratamiento con audífonos fracasó y requiere de dos implantes cocleares para poder escuchar.

El insumo que necesita Amelí cuesta 62 mil dólares, por lo cual su familia encaró una colecta para recaudar ese dinero. La cuenta del Banco Macro 2850001040095373092628 está a nombre del papá de la nena, Manuel Maximiliano Almirón, quien actualmente está desempleado y no tiene obra social. La campaña solidaria es acompañada por el equipo que sigue el caso en el Hospital provincial de Pediatría Fernando Barreyro.

“A Amelí la conocimos este año derivada por una psicóloga de Posadas. Le hicimos los estudios y tiene una hipoacusia profunda sensorial bilateral. A través del banco de audífonos le donamos uno potente; sin embargo por el grado de pérdida que tiene ese audífono no le sirvió para poder oír; es entonces que se comenzaron a hacer los estudios para considerar el implante coclear bilateral para poder oír”, sostuvo en diálogo con El Territorio, la fonoaudióloga Natalia Zajaczkowski.

Consultada si este tipo de afección es común, la especialista explicó “de cada 1000 bebés que nacen entre tres y diez, van a tener un problema de audición.  El 20% de estos niños tendrá una hipoacusia profunda sensorial bilateral”.

Respecto de si era un cuadro reversible si se hubiese detectado antes del año de vida, aseveró que “no porque su pérdida es muy importante. Aún con los audífonos súper potentes que le dimos a través del banco de audífonos no puede oír”.

Luchar por calidad de vida

“Las doctoras detectaron la situación. Nos dimos cuenta que ella no escuchaba pero esperábamos una reacción, pensamos que era algo menos. No quería darme cuenta, estábamos en una etapa de negación. Hicimos pruebas con globos, aplausos, y nos dimos cuenta que no escuchaba nada”, confesó Manuel, el papá de Amelí. La pequeña de 3 años es la menor de tres hermanos y todos viven con la madre en Garupá.

“Hicieron los primeros estudios, la doctora -Zajaczkowski- me consiguió los audífonos y seguía el tratamiento todos los viernes y ahora doné los audífonos porque lo que ella necesita es el implante”, señaló.

La cirugía es gratuita, dado que se realiza en el hospital pediátrico, en tanto el dispositivo es importado y de alto costo.

“Amelí siempre decía mamá y papá y cuando cumplió 3 años el 23 de abril, nos dimos cuenta que ella realmente no escuchaba. Fue un bajón, no lo podíamos creer”, contó al tiempo que agregó: “Dice cosas sin sentido, pero se nota que quiere hablar”.

“La operación la hacen en el hospital y es gratuita; pero es un aparato importado de Suiza que sale carísimo. Estoy haciendo lo posible por mi nena, no quería llegar a esto de salir a los medios. Los implantes cuestan 62 mil dólares, es un procesador con dos micrófonos”, contó el padre.

Mientras se debate entre las consultas médicas y el trabajo informal, Almirón presentó notas en la Municipaldad de Garupá, desde donde le brindaron ayuda  para acondicionar la casa donde viven sus hijos con la madre. También presentó notas en Casa de Gobierno para pedir algún tipo de ayuda al Ministerio de Salud Pública.

“Por el momento estoy haciendo changas y le estoy ayudando a mi hermano con un emprendimientos de pastas. Hice un curso de mecánica y hago trabajitos con autos, algo de pintura, algo de electricidad”, enumeró pero reconoció que busca estabilidad.  “Estoy buscando un cargo de portero, pero quiero seguir estudiando magisterio para darle calidad de vida a mi hija”.


Para colaborar

Cuenta bancaria
El insumo que necesita Amelí Almirón cuesta 62 mil dólares, por lo cual su familia encaró una colecta para recaudar ese dinero. La cuenta del Banco Macro 2850001040095373092628 está a nombre del papá de la nena, Manuel Maximiliano Almirón.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias