viernes 26 de noviembre de 2021
Algo de nubes 25ºc | Posadas

Acusado de atropellar y matar a Alan Duré hace cuatro años en Posadas

Rucks evitó la cárcel pero hará 400 horas de tareas comunitarias

El ex combatiente recibió 3 años de prisión en suspenso y 10 de inhabilitación para conducir. También se le ordenó que se someta a un tratamiento contra el alcoholismo

miércoles 20 de octubre de 2021 | 5:15hs.
Firma
Rucks firmando el acta del día junto a su defensor, el abogado Guillermo Fernández. FOTO: Sixto Fariña
Rucks firmando el acta del día junto a su defensor, el abogado Guillermo Fernández. FOTO: Sixto Fariña

El ex combatiente de Malvinas Enrique Pedro Horacio Rucks (68) fue condenado ayer por chocar y matar a Alan Duré (19) en octubre de 2017 mientras conducía alcoholizado y, aunque no irá a prisión, deberá realizar 400 horas de tareas comunitarias.

Tal como estaba previsto, la sentencia del tribunal unipersonal presidido por la magistrada Marcela Leiva, titular del Juzgado Correccional y de Menores Uno de Posadas, fue impartida ayer a la mañana luego de la ronda de alegatos.
De esta manera, Rucks fue declarado autor del delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente de un vehículo automotor y fue condenado a 3 años de prisión en suspenso, situación contraria a lo planteado por la fiscal María Laura Álvarez cuando en su alegato pidió que la pena sea de cumplimiento efectivo para dar un mensaje a la sociedad y obtener en efectos disuasorios contra el flagelo del alcohol al volante.

En el fallo, además, al ex integrante de la Armada Argentina entre 1976 y 1984, también se le impuso una inhabilitación de 10 años para conducir y una serie de condicionamientos que deberá cumplir para no perder la libertad, entre ellos, terminar sus estudios secundarios, someterse a un tratamiento contra el alcoholismo y realizar 400 horas de tareas comunitarias.

Previo a la lectura de la sentencia, Rucks hizo uso de su derecho a sus últimas palabras y pidió disculpas por lo sucedido: “Pido disculpas a esta gente. Soy un ser humano. Yo he visto muchas muertes, pero no vine a este mundo a matar. Son cosas que ocurren, lamentablemente ocurren”.

 

Rucks pidió disculpas por lo sucedido ayer al hacer uso de sus últimas palabras. FOTO: Sixto Fariña

El aporte de un perito
La última jornada del debate comenzó minutos después de las 8 de ayer, instancia en la que declararon los últimos dos testigos que estaban citados, entre ellos el licenciado en Criminalística Martín Duarte (57).

Ante las partes, el profesional repasó las conclusiones de la pericia accidentológica realizada en el marco de la investigación del hecho e indicó que si bien no se pudo determinar la velocidad en que Rucks condujo su Volkswagen Amarok durante la noche del hecho, sí estimó que “por los daños que presenta la camioneta, iba a mayor velocidad de lo permitido, hipotéticamente hablando”.

También señaló que, en base a los elementos recogidos, el impacto de la camioneta contra Duré pudo haberse dado “antes o sobre” la zona de la senda peatonal de la intersección de la colectora oeste de la avenida Alicia Moreau de Justo (ex ruta provincial 213) y calle San Antonio, lugar donde ocurrió el hecho.

Por último, al ser consultado por la fiscal Álvarez respecto a la “causa eficiente” del hecho, Duarte mencionó como factor clave la incidencia del alcohol, lo cual “disminuye la visión y genera un comportamiento eufórico al manejar”.

La fiscal Álvarez había pedido que la pena sea de cumplimiento efectivo. FOTO: Sixto Fariña

“La causa fue el alcohol”
Culminada las testimoniales, el tribunal dio paso a la ronda de alegatos y la primera en exponer fue Álvarez.
La fiscal dio por acreditado el hecho sucedido el 20 de octubre del año 2017, cerca de las 23.20, mientras Rucks circulaba con 0,91 gramos de alcohol en sangre al mando de su Amarok y la víctima intentaba trasponer a pie la colectora luego de acompañar a su novia a tomar un remis.

Luego, repasó algunos puntos de la declaración efectuada por Rucks al comienzo del juicio, donde refirió que esa noche el chico nunca estuvo en su campo visual y negó haber circulado con exceso de velocidad pero sí admitió que su imprudencia fue alcohol.

Pero Álvarez agregó que “acá lo importante son las pericias”. A partir de ahí, enumeró que el día del hecho los semáforos funcionaban, que hubo testigos que vieron la Amarok circular a alta velocidad y que Rucks tampoco respetó la prioridad de paso que tiene el peatón.

“La Amarok, conforme la pericia, se detuvo 50 metros después, no se aprecian maniobras evasivas, no es posible calcular la velocidad y el cálculo de vitalidad. Pero acá es vital lo manifestado por Duarte (el testigo-perito) que, en uno de los puntos, y es algo que faltó pedir en la instrucción pero lo aportó acá, dice que la causa eficiente del hecho fue el alcohol. El alcohol disminuye el tiempo de percepción y la distancia y hace un efecto túnel, que disminuye la visión. La causa eficiente, la causa de muerte de Alan Duré, fue el alcohol. El alcohol que tenía el señor Rucks”, concluyó Álvarez.

Paso siguiente, citó estadísticas de tránsito a nivel nacional y provincial e indicó que “hace años insisto sobre la prisión efectiva para el homicidio culposo con alcohol. Las estadísticas no descienden, solamente con penas de prisión efectiva podemos tener efectos disuasorios. No puede ser que estemos en segundo lugar a nivel nacional”.
Ante ello, solicitó que Rucks sea condenado a la pena de 3 años de prisión efectiva y 10 de inhabilitación para conducir.


Los atenuantes
A su turno, el abogado defensor  Guillermo Fernández solicitó que a la hora de dictar sentencia el tribunal tenga en cuenta “no sólo los agravantes, sino también los atenuantes”.

“El señor Rucks se ajustó a todas las cosas que pidió la Justicia. Caución real, que se presente a estar a derecho. Es cierto que esa noche él pudo manejar alcoholizado, pero hay una serie de atenuantes que se tienen que tener en cuenta. Llovía, no se pudo precisar si el semáforo funcionaba o no, no se pudo precisar tampoco si estaba (por Duré) dentro de la senda peatonal. La doctrina de la severidad de la pena no ha mejorado en Argentina el tema de las muertes en accidentes de tránsito. Eso lo sabemos. Se mejora con educación”, concluyó.

María y Zacarías, el dolor de una madre y un padre. FOTO: Sixto Fariña

Disconformidad y dolor en la familia Duré

En el recinto de debates del Palacio de Justicia estuvieron presentes ayer los familiares de la víctima, quienes entre lágrimas oyeron el proceso y entre lágrimas también manifestaron su disconformidad con el fallo.
“Para mí fue poco, esperaba mucho más. Para mí está mal, pero bueno, por lo menos ya se hizo justicia después de cuatro años. Ahora vamos a ver cómo seguimos, pero fueron muy pocos los años que le dieron”, expresó Zacarías Duré, padre de Alan.

Por su parte, María Da Silva, madre del fallecido, señaló que “él no va a ir preso. Va a hacer tareas comunitarias. Yo no estoy de acuerdo con eso. No nos pidió perdón a nosotros de manera directa, dijo a ‘esa gente’. No tuvo la amabilidad de decir le pido perdón a los padres del chico, yo no tomo nada bien esto”.

Por último, graficó el dolor de la familia y agregó que “la vida nuestra se destruyó desde el día que pasó el accidente, ya nada es lo mismo. Perdí a mi hijo muy joven, es muy difícil la vida, pero tenemos que vivir el día a día y seguir adelante como se puede por nuestros otros hijos”.

 

Noticias relacionadas:

El inicio del juicio y la declaración de Rusck: "Mi imprudencia fue el alcohol"

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias