viernes 26 de noviembre de 2021
Algo de nubes 26ºc | Posadas

Propicia el compromiso de los pobladores

Rescatar tierras para la selva

La ONG Banco de Bosques busca salvar y restaurar espacios de selva que fueron deforestados o corren peligro de serlo. En San Antonio pusieron en marcha el proyecto Las Araucarias

martes 19 de octubre de 2021 | 5:30hs.
Rescatar tierras para la selva
Mediante donaciones, la ONG Banco de Bosques compra terrenos en peligro de ser deforestados para integrarlos a áreas protegidas. En San Antonio, el proyecto Las Araucarias trabaja también en la concientización. Foto: Facundo Álzaga
Mediante donaciones, la ONG Banco de Bosques compra terrenos en peligro de ser deforestados para integrarlos a áreas protegidas. En San Antonio, el proyecto Las Araucarias trabaja también en la concientización. Foto: Facundo Álzaga

“Si no cuidamos lo que nos queda, nuestros nietos no van a conocer ni un pajarito”. Con esa frase tan sencilla, pero tremendamente desgarradora de cara al futuro, una pobladora de la localidad de San Antonio describió el actual escenario de la selva en general y de las araucarias en la provincia de Misiones en particular.

Y las estadísticas avalan esas palabras. Según un estudio, se calcula que se perdió el 97% de las araucarias que había en Misiones debido a la tala indiscriminada, los incendios, la agricultura y la silvicultura, principalmente en el siglo pasado.

A principios de 1900, la araucaria cubría alrededor de 200.000 kilómetros cuadrados, principalmente en Brasil y Argentina. En la actualidad, se estima que son aproximadamente 1.000 las hectáreas de araucaria que aún están en pie y es por eso que la especie fue declarada en peligro crítico de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. A raíz de esta situación, en esta región del país se comenzó a proteger a esta especie nativa, principalmente en reservas, parques provinciales y nacionales.

El proyecto Las Araucarias

En este contexto, la ONG Banco de Bosques decidió sumarse a esta lucha y puso en marcha el proyecto Las Araucarias, una iniciativa que busca salvar un pequeño (pero muy estratégico) bosque contiguo a la Reserva Natural Estricta de Parques Nacionales en San Antonio, Misiones.

Esta organización, que fue fundada por Emiliano Ezcurra, utiliza un mecanismo con el que combate el cambio climático y la extinción de especies a través de un sistema de donaciones georreferenciadas con el que consiguen los fondos para poder comprar espacios de selva y proteger árboles nativos en riesgo.

En 2012, Ezcurra y su grupo de trabajo iniciaron el primer proyecto de este tipo en la Tierra Colorada y consiguieron salvar el bosque Caá Porá, una propiedad de 41 hectáreas ubicada cerca de la localidad de Andresito dentro del Parque Provincial Urugua-í que es de relevante importancia ya que se utilizaba como una ruta de acceso para cazadores furtivos hacia el interior de la reserva.

Luego llevaron a cabo el proyecto Curvas del Urugua-í, que consistió en salvar una chacra de 104 hectáreas con bosque nativo en muy buen estado de conservación. Banco de Bosques logró rescatar ese espacio para luego donarlo al mismo Parque Provincial Urugua-í, el área natural protegida más grande de Misiones.

Ahora el objetivo es el proyecto Las Araucarias, en San Antonio. Para repetir el éxito conseguido en las oportunidades anteriores, esta ONG viene realizando un trabajo conjunto con pobladores locales y la Administración de Parques Nacionales.

Además de conseguir las donaciones que le permitan comprar la chacra para luego donarla a la reserva Estricta, los integrantes de Banco de Bosques y los guardaparques intentan concientizar a los vecinos de chacras cercanas sobre la importancia de conservar lo que aún queda, pero también demostrar que la selva se puede restaurar y que se puede apostar a tener un desarrollo económico y productivo cuidando la naturaleza para las próximas generaciones.

“Básicamente lo que nosotros hacemos es salir al rescate de bosques que salen publicados en el mercado inmobiliario de tierras y que sabemos que los van a destruir para transformarlos en un cultivo industrial”, sintetizó Ezcurra, director de Banco de Bosques.

“Este es un lugar que pudo haber sido deforestado, pero eso no sucedió porque fue salvado gracias a los donantes de Banco de Bosques, que nos están permitiendo recuperar y restaurar este espacio. Cuando todo esté listo se lo vamos a entregar a Parques Nacionales y por primera vez este lugar va a ser de espacio público, para que los habitantes de San Antonio y de Misiones puedan conocer la flora y la fauna de este monte”, explicó. Vale destacar que en la denominada Reserva Estricta sólo está permitido el ingreso de los guardaparques, por lo que es un lugar prohibido para cualquier otra persona. 

Para salvar el bosque

Otro de los encargados de llevar adelante el Proyecto Las Araucarias es Dante Dambrosio, quien destacó que en este lugar se protege uno de los últimos bosques de araucarias del país y también explicó en qué consiste y cómo funciona el sistema de donaciones.

“Primero identificamos una chacra o un bosque que esté en peligro, porque sabemos que si lo compra una empresa lo más probable es que pongan una topadora para hacer un desmonte. Nosotros creamos un sistema que permite a cualquier persona o empresa donar metros cuadrados de bosque de manera mensual, por 500 pesos al mes se salvan 16 metros cuadrados de bosque”, ejemplificó.

La importancia de poder conservar las pocas araucarias que quedan va más allá de lo que representa esta especie nativa. Es que de ella dependen otros seres vivos del ecosistema que se ven afectados por su deforestación.

La araucaria es una fuente altamente valorada como recurso maderero y como fuente de alimento. Las semillas que contienen los piñones poseen un alto nivel de contenido proteico que los pueblos originarios utilizaban para alimentarse.

Sus frutos le sirven de alimento a numerosas especies de aves como el loro pecho vinoso y el coludito, que entre sus ramas también encuentran refugio y hábitat.

En 1986 el gobierno de Misiones declaró Monumento Natural Provincial a la araucaria con el objetivo de lograr su preservación y reproducción para evitar su extinción.


El valor de los bloques de selva

Los grandes bloques de selva proveen muchos beneficios ambientales, entre ellos la conservación de la biodiversidad.

Conservación del suelo y la calidad del agua.

Fijación, almacenamiento y absorción de emisiones de gases con efecto invernadero.

Contribución a la diversificación y belleza del paisaje, para fines turísticos y científicos.

Defensa de la identidad cultural.

Para conocer más sobre esta iniciativa se puede ingresar a la web www.bancodebosques.org.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias