viernes 26 de noviembre de 2021
Algo de nubes 25ºc | Posadas

Cáncer de mama

“Las mujeres debemos entender que somos nuestra prioridad”

Adriana Roma, de 63 años, referente del Club de Leones en Iguazú, que después de haber vencido cuenta su testimonio y se dedica a trabajar en la concientización durante el mes rosa

lunes 18 de octubre de 2021 | 8:22hs.
“Las mujeres debemos entender que somos nuestra prioridad”

Transitar una enfermedad, pelear para vivir y ganarle la pulseada al cáncer de mama es posible y es lo que toda mujer debe creer al recibir la temida noticia, es por ello que muchas sobrevivientes luego de ser la prueba fiel del refrán “lo que no mata, fortalece” salen a gritar a los cuatro vientos para que las demás que están transitando el difícil momento, sepan que se puede salir victoriosa y que la última palabra no está dicha al momento del diagnóstico.

Es el caso de Adriana Roma, de 63 años, referente del Club de Leones en Iguazú, que después de haber vencido cuenta su testimonio en todas las charlas que realiza el grupo cuídate Iguazú que se dedica a trabajar en la concientización durante el mes rosa. Su abuela falleció a causa del cáncer de mama y su madre de 86 años está en tratamiento por la misma enfermedad.

Adriana fue diagnosticada con la enfermedad hace siete años; después de haber notado un bulto en la mama izquierda y una mancha en la piel de color rosa. “Fui al ginecólogo al control y le conté del bulto y al examinar la mancha rosa, directamente me derivó a Posadas a una consulta con el médico Carlos Arce. Fui a Posadas, inmediatamente después de la consulta me hicieron una punción, me dijeron en 21 días estará el resultado. Fueron los días más angustiantes de mi vida, esperar el resultado tratando de ser positiva fue difícil”, contó.

La muestra de la punción fue enviada a Rosario y cuando llegaron, Adriana Roma recibió el llamado de que tenía que ir a consulta nuevamente, fue acompañada de su esposo, Marcelo, que fue una pieza clave para soportar el peso de la noticia. “Cuando el Dr. Arce me dijo ‘tenés un tumor, tenés cáncer, yo me encerré en mí y solamente escuchaba un murmullo, pero no entendía qué decía el médico, que me estaba explicando  lo que debía pasar”.

Debido al tamaño del tumor, la recomendación fue realizar una mastectomía, sin embargo Adriana se negó en principio a la intervención quirúrgica y dijo que no quería tratarse si no que disfrutaría de sus hijas gemelas que en ese momento tenían 12 años. “Salí del consultorio y hablé por teléfono con mi amiga Patricia y le dije que no me iba a operar, obvio que me retó y me dijo cuando llegues a Iguazú vamos a hablar. Volvíamos con mi esposo sin decir una sola palabra y cuando llegué a la ciudad le dije, ‘sabés qué, me voy a operar”.

Consultó con el médico otras opciones de tratamiento y decidieron aplicar quimioterapia para disminuir el tamaño del tumor y así intentar salvar la mama realizando una cuadrantectomía es una operación quirúrgica que se realiza para extirpar el cáncer y parte del tejido que rodea al tumor, conservando la mama. Por eso, se conoce también como cirugía de conservación de la mama. La cuadrantectomía está indicada en los casos en los que el tumor es pequeño.

“La quimio en ese momento la hacía en Eldorado cada 21 días, sinceramente me sorprende, porque durante las 4 sesiones recomendadas para disminuir el tamaño del tumor, sólo una vez tuve vómitos. Soy una mujer muy fuerte y no permití que la enfermedad me quite las ganas de vivir, hacia vida normal y luchaba contra la enfermedad”, relató.

Cumplido el primer período de quimioterapias, Adriana volvió al consultorio para ver cómo avanzó el tratamiento, que funcionó pero no como esperaban, entonces debió someterse a la mastectomía. “No era lo que queríamos, pero bueno, intentamos. Después de la cirugía seguimos con las quimios que ahí sí me destruían, no en lo que respecta a descompostura sino que me hacían dormir. La quimio tardaba cuatro horas y yo dormía durante el tratamiento, hubo veces en que me despertaban cuando terminaba la terapia. Eso sí, moría de hambre al despertar, mi esposo que siempre me apoyó y me acompañó tenía algo dulce o salado para comer cuando yo salía”, dijo.

El momento más difícil fue notar la caída del cabello, consecuencia de la quimioterapia. “Estaba arreglándome el cabello cuando me quedé con un mechón en la mano. Lo primero que le dije a mi esposo  es que vamos a comprar una máquina y me pelás. Él se asustó pero le dije no voy a soportar despertarme un día y que mi cabello se quede en la almohada. Entonces a los dos días un sábado estábamos solos en casa y en el patio me peló la cabeza. Fue difícil porque tenía un hermoso cabello pero era más duro ver que se caía”.

En la segunda etapa de la quimioterapia, Adriana debió someterse a 22 sesiones 1 por semana, luego fue el turno de tratamiento de radioterapia, fueron 35 sesiones de lunes a viernes. “Esa etapa fue difícil, porque como los rayos lo hacía en Posadas y todos los días, me tuve que quedar allá tres meses. El primero aguanté sola, después reduje mis gastos al máximo para venir a ver a mi familia todos los fines de semana, coordine con la secretaria los turnos para poder viajar el viernes a la tarde y volvía a Posadas el lunes temprano para continuar el tratamiento”.

Una vez culminado el tratamiento comenzó con el tratamiento de hormonoterapia, que culminó hace dos años y desde ese momento se declaró como sobreviviente del cáncer de mama e integra el grupo Cuidate Iguazú, que busca la concientización de la importancia de la detección temprana del cáncer de mama. “Cuando se formó el grupo Cuidate Iguazú ya había terminado la radioterapia, y siempre conté mi testimonio, de cómo lo detecté, cómo fue el camino y soy la prueba de que se puede ganar. Este año en una de las charlas cuando terminé me aplaudieron muchísimo y sentí que el mensaje llegó, eso es lo que busco, que otras mujeres sepan que se puede y es necesario el control ginecológico anual”.

“Las mujeres tenemos que entender que somos nuestra prioridad, primero no están los hijos o los esposos, primero nosotros, porque si no nos cuidamos y no estamos bien, no podemos cuidar a otros. Es imprescindible estar bien. Hay que ir al médico, hay que hacer los controles, detectar enfermedades de forma precoz salva vidas”, remató. En Iguazú durante todo el mes se llevarán adelante actividades por la prevención de la patología.  

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias