miércoles 08 de diciembre de 2021
Cielo claro 19.7ºc | Posadas

El jueves las partes fueron notificadas por el Tribunal Penal Uno de Oberá

Todo listo para el comienzo del juicio oral por el homicidio de Hugo Wasyluk

Están previstas siete audiencias en el Oberá Tenis Club. Fueron citados 40 testigos. Intervendrá el fiscal de Estado. De 13 policías imputados, cinco siguen en la fuerza

lunes 18 de octubre de 2021 | 5:30hs.
Todo listo para el comienzo del juicio oral por el homicidio de Hugo Wasyluk
Wasyluk, a la izquierda, era fisicoculturista y tenía 38 años cuando murió.
Wasyluk, a la izquierda, era fisicoculturista y tenía 38 años cuando murió.

El cadáver de Hugo Miguel Wasyluk (38) fue hallado el 26 de abril de 2011 en una celda de la Seccional Primera de Oberá. La instrucción probó que el detenido fue torturado por algunos policías, lo que derivó en gravísimas lesiones internas que luego fueron minimizadas por otros funcionarios.

Wasyluk sufrió durante varias horas sin asistencia médica adecuada, lo que derivó en su deceso. La autopsia confirmó que padeció una horrible agonía, al punto que aspiró su propia materia fecal. Un sufrimiento indescriptible.  

Por el hecho fueron imputados trece policías, aunque transcurrida una década varios fueron dados de baja y otros se acogieron al retiro. Actualmente, sólo quedan en actividad cinco de los trece.

A diez años de un crimen considerado icónico de la brutalidad policial en la provincia de Misiones, finalmente el último jueves las partes fueron notificadas de la fecha de inicio del juicio oral y público por el homicidio de Wasyluk.

El debate comenzará el próximo miércoles 3 de noviembre y, en principio, se extenderá durante siete jornadas en el salón de eventos del Oberá Tenis Club (OTC), ubicado en San Luis y Berutti, de esta ciudad.

Dicha locación obedece a la necesidad de contar con un espacio amplio que permita albergar a todos los actores. 

El expediente 61.428/2015 está caratulado como “tortura seguida de muerte, omisión de denuncia e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

Serán juzgados Pedro De Mattos, Carlos Antonio Gómez, Ricardo Javier Rodríguez, Jorge Antonio Heijo, Wilson Ricardo González, Miguel Ángel Espíndola, Hugo Ariel Basaraba, Carlos Ariel Lentini, Roxana Andrea Harasimezuk, Alejandro Fabián Núñez, Luis Alberto Silva, Gustavo Javier Fontana y José Orlando Morales.

Partes citadas

El comienzo del juicio fue pactado para el 3 de noviembre y continuará los días 4, 9, 10, 11, 17 y 18 del mismo mes. Ya fueron citados 40 testigos en total, aunque la primera audiencia estará reservada para la lectura del requerimiento de elevación a juicio, lo que demandará varias horas. 

Los trece policías imputados serán defendidos por los abogados Silvio Contreras, Eduardo Paredes, José Luis Rey, Marcelo Carísimo y Javier Millán Barredo, este último asistiendo a varios implicados. 

El Tribunal Penal Uno de Oberá estará integrado por Francisco Aguirre, José Pablo Rivero y el camarista subrogante Miguel Orlando Moreira.

En principio actuaría la fiscal del Tribunal, Estela Salguero, aunque podría inhibirse en caso de que una familiar suya asuma la defensa de uno de los imputados, lo que podría confirmarse esta semana. 

También participará el fiscal de Estado Fidel Eduardo Duarte, mientras que los familiares de la víctima serán representados por los actores civiles Rodrigo Villaverde y Sylvia Pereyra Pigerl.

En tanto, los querellantes particulares Bárbara Chitouski y Lucas Wasyluk -la madre y el hijo de la víctima, respectivamente- serán representados por Rafael Pereyra Pigerl y María Vanela Vignoles.

En consecuencia, por la cantidad de gente que intervendrá en el debate en forma directa, además de periodistas, familiares y público en general, el Tribunal escogió al OTC como escenario para la concreción del dilatado juicio por el homicidio de Wasyluk. 

Con respecto a dicha locación, en las semanas previas fueron juzgados los imputados por un hecho de robo calificado y abuso sexual registrado en Campo Grande, instancia que permitió evaluar favorablemente cuestiones de logística y seguridad del lugar.  

Los acusados 

Con relación a los imputados, los más complicados son el ex sargento Pedro De Mattos, el ex cabo Carlos Antonio Gómez y el ex agente Ricardo Javier Rodríguez, sobre quienes pesa la carátula de “tortura seguida de muerte” y podrían ser condenados a prisión perpetua.

Los tres citados cumplían funciones en la Comisaría de Villa Bonita y son quienes redujeron y detuvieron a la víctima, la noche del 25 de abril del 2011.

Para la Justicia, De Mattos, Gómez y Rodríguez fueron los responsables de propinarle el mayor castigo a Wasyluk, por lo que permanecieron más de tres años detenidos. Fueron liberados en mayo del 2015 tras pagar una caución de 50 mil pesos cada uno, por lo que esperan el juicio en libertad, como los otros diez implicados.

Según consta en el expediente, luego de varios meses detenido, el agente Rodríguez decidió romper el silencio y contó con detalles cómo golpearon a Wasyluk. Incluso, argumentó que estaba amenazado por sus propios camaradas.

Por la gravedad de la imputación, los tres citados fueron dados de baja por la Jefatura de la Policía de Misiones y ya no pertenecen a la fuerza.

Por el mismo hecho están procesados Jorge Antonio Heijo y Wilson Ricardo González, acusados del delito de “omisión de denuncia de torturas e incumplimiento de los deberes de funcionario público”. González también fue dado de baja.

Tres de trece

Asimismo, Miguel Ángel Espíndola, Hugo Ariel Basaraba, Carlos Ariel Lentini, Andrea Rosana Harasimezuk, Alejandro Fabián Núñez, Luis Alberto Silva, Gustavo Javier Fontana y el médico policial José Orlando Morales fueron imputados por el delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

Según precisaron desde la Unidad Regional II, Espíndola y Silva pasaron a retiro a fin del año pasado, situación que ya revisten Núñez y Morales.

En tanto, Heijo, Basaraba, Harasimezuk, Fontana y Lentini serán los cinco que llegarán a juicio siendo parte de la fuerza, aunque sólo tres se hallan actualmente en actividad.

Ocurre que Lentini y Basaraba fueron pasados a disponibilidad (apartamiento preventivo) por el escándalo de la desaparición de un kilo de cocaína del depósito de la División Toxicomanía, registrado en agosto del año pasado, causa que se tramita en el Juzgado Federal de Oberá.

Al momento del hecho Lentini y Basaraba eran jefe y segundo a cargo, respectivamente, de la dependencia a cargo de la custodia de la droga, por lo que ambos fueron imputados por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

En consecuencia, a más de diez años del homicidio de Wasyluk, de las trece personas que serán juzgadas, apenas tres se hallan activas en la Policía de Misiones.

Tortura, agonía y muerte

La autopsia determinó que Hugo Miguel Wasyluk sufrió una hemorragia masiva que impidió que su corazón pueda bombear suficiente sangre al cuerpo y sus órganos dejaron de funcionar.

El cadáver presentaba “múltiples lesiones traumáticas a nivel torácico de tipo compresivas, producidas con gran peso”, se cita en el expediente, como también que uno o más uniformaron lo atacaron a rodillazos estando tendido.

En tanto, las marcas que se observaron en sus muñecas explicitaron que fue agredido estando esposado, por lo que tampoco tuvo la mínima posibilidad de defensa, lo que desactivó el argumento policial de que el detenido opuso resistencia a la autoridad.

Según determinó la justicia de instrucción, Wasyluk fue reducido a golpes, detenido y trasladado a la comisaría de Villa Bonita y, ya esposado, siguió sufriendo un duro castigo.

Ante el evidente malestar que presentaba, horas después de su detención -el 25 de abril del 2011 por la noche- se decidió su traslado a la Seccional Segunda de Oberá, donde no lo recibieron porque estaba muy golpeado.

En primera instancia, en la Seccional Primera tampoco quisieron alojarlo, ya que al observar el estado del detenido, el responsable de la guardia solicitó que fuera revisado por el médico policial en turno, José Orlando Morales, quien rubricó que padecía lesiones “superficiales”.

Por su parte, uno de los efectivos de la Primera reconoció que al entregar la guardia dejó constancia en el libro de que “el informe médico no coincidía con lo que presentaba el detenido. Estaba muy mal, como que deliraba. Pedía por la mamá y una frazada”, declaró.

El temor del hijo que quiere protección

El 5 de julio, Lucas Wasyluk (20) radicó una denuncia ante la Fiscalía Uno para que se investigue el accionar de los integrantes de la comisión policial que habría irrumpido en su domicilio sin orden judicial, tras lo cual lo golpearon y amenazaron.

El hecho se registró el día 2 de julio, alrededor de las 20.30, en el barrio Evita, de Villa Bonita, donde el joven reside con su madre y abuela.

“Los policías me persiguen porque me empecé a mover por lo de mi papá, pero voy a luchar hasta que se haga justicia”, subrayó el hijo de Hugo.

El joven desmintió la versión oficial que indica que se dio a la fuga tras una denuncia por ruidos molestos y ratificó la acusación. “Me llevaron a la Seccional Quinta de Oberá, donde me revisaron por arriba y me volvieron a llevar a Villa Bonita, mientras me amenazaban para que no haga ninguna denuncia por lo que pasó, porque ahí sí me iban a agarrar. Todo el tiempo los policías pasan por mi casa observándome, lo mismo en cualquier lugar donde esté me observan y me persiguen. Me siento amenazado y tengo miedo, por lo que pido protección para mi mamá, mis abuelas y para mí”, solicitó.  

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias