miércoles 08 de diciembre de 2021
Cielo claro 19.7ºc | Posadas

El hecho se registró el 30 de octubre del año pasado en Campo Viera

El crimen de Duarte va a juicio como homicidio simple y el acusado buscaría abreviar

Descartado el femicidio vinculante, podría cumplir la pena mínima de 8 años. Miriam Ojeda, ex pareja de Duarte, habló por primera vez. Expresó sus sospechas y pidió justicia

domingo 17 de octubre de 2021 | 13:00hs.
El crimen de Duarte va a juicio como homicidio simple y el acusado buscaría abreviar
Miriam Ojeda (40) expuso sus sospechas en torno a Lorena K. (22)
Miriam Ojeda (40) expuso sus sospechas en torno a Lorena K. (22)

Aparicio Fabián Duarte (26) fue ultimado de una puñalada en el cuello en la madrugada del 30 de octubre del año pasado. Desde un primer momento las sospechas apuntaron a Cristian “Chita” F. (24), quien terminó reconociendo la autoría del hecho, aunque argumentó que actuó en defensa propia.

El hecho se registró en un domicilio del barrio Oeste, localidad de Campo Viera, propiedad de Lorena K. (22), ex pareja del imputado.

En su declaración en sede judicial, la mujer aseguró que Cristian F. trató de asesinarla a ella y a su bebé, que entonces tenía seis meses de vida, ya que si bien el pequeño lleva el apellido del acusado, éste sospechaba que en realidad no era hijo suyo.

“Yo le estaba dando el pecho al bebé y sentí un ruido, y era Cristian que entró por la ventana. Vino para mí y para el bebé. Él varias veces me dijo que le iba a matar al bebé porque creía que no era de él. Grité y Fabián se despertó. Él nos defendió, por eso Cristian le hincó”, declaró.

En este contexto, en un primer momento la carátula del caso parecía encaminarse a un homicidio agravado por razón de género o femicidio vinculante, delito que estipula la pena de prisión perpetua a quien matare “con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación”, entre otros términos.

Pero transcurrido un año, la jueza Correccional y de Menores de Oberá, Adriana Zajaczkowski, a cargo por subrogación, clausuró la instrucción con la carátula de homicidio simple, delito que contempla entre 8 y 20 años de cárcel.

Es decir que más allá de la declaración de su ex, no se pudo probar la premeditación ni que el acusado haya tenido la intención de asesinar a la mujer o a su hijo.

“Ella lo manipuló”
El expediente por el asesinato de Duarte ya fue elevado al Tribunal Penal Uno de Oberá, órgano que deberá fijar fecha para juicio oral y público.

De todas formas, desde la defensa del imputado anticiparon la intención de acogerse a la instancia de juicio abreviado, puesto que ya en la instrucción reconoció la autoría del hecho.

Ante esta novedad, Miriam Ojeda (40), quien tuvo una hija reconocida por Duarte, aseguró que al momento del hecho el hombre convivía con ella en el barrio Sapucay de Oberá y era acosado por Lorena K., quien incluso lo habría amenazado previamente.

En diálogo con El Territorio, la mujer afirmó que en varias ocasiones el propio Cristian F. se comunicó con ella vía telefónica desde la Unidad Penal VIII de Cerro Azul e implicó a su ex y a un hermano de ésta en el homicidio.

“No sé cómo consiguió mi número, pero me llamó varias veces. Según él, en realidad deberían estar presos los tres: Lorena, el hermano y él. Que esa noche los tres se drogaron. Que Lorena le decía que Fabián quería matar al bebé y así lo convenció de atacarlo. Pero resulta que ahora le van a dar la pena mínima. Me parece muy injusto”, señaló Ojeda, quien exhibió el registro de llamadas desde la cárcel de Cerro Azul.

“Ella lo manipuló, como le manipulaba a Fabián. Ellos tuvieron una relación antes de conocernos, y después volvieron un tiempo cuando nos peleamos. Pero una vez que tuvimos nuestra hija él estaba sólo conmigo”, afirmó.

Duarte y Ojeda convivieron durante un año y ocho meses, tuvieron una hija y trabajaban juntos vendiendo verduras.

“Pero esta chica Lorena estaba obsesionada con él. Se aparecía en la casa de los padres en Colonia Tacuara y le pedía para retomar la relación. Le llegó a decir que me deje o se iba a arrepentir, y que si no estaba con ella no iba a estar con nadie. Eso me contó él”, subrayó.

Reclamo por justicia
Según le dijo a Ojeda, el día previo al homicidio Duarte viajó a buscar verduras. A las 20.30 salió de la casa de los padres y alrededor de las 21 llegó al barrio Oeste, en Campo Viera, donde se encontró con Lorena K.

“Esa noche no me pude comunicar con él. A las 7.45 del otro día mi cuñada me avisó que lo apuñalaron y que estaba en el hospital Samic. Cuando llegué me presenté como la esposa. “Cómo que sos la esposa, si él llegó con la esposa”, me dijo una médica. Pero la otra no se quedó con él, se fue enseguida. Tampoco fue al velorio. Todo muy raro”, opinó Ojeda.

Otra cuestión que no pasó desapercibida para la mujer fue que luego del homicidio al celular de Duarte le faltaba el chip.

“Esa misma mañana, como ella lo había amenazado y yo sospechaba, fui a la comisaría de Campo Viera para hacer una denuncia, pero no me quisieron tomar porque supuestamente ya tenían identificado al asesino”, agregó.

También hizo hincapié en las sucesivas versiones que habría brindado Lorena K. en las diferentes instancias del proceso.

“Primero dijo que vivían juntos con Fabián; después que esa noche Fabián pasó a dejar pañales y leche, y más tarde que Cristian intentó matar al bebé y que Fabián justo pasó y ayudó. Pero en el juzgado cambió otra vez de versión y dijo que Cristian entró por la ventana para matarla a ella y al bebé. Muchas versiones de un mismo hecho”, indicó.

Y agregó: “Así como dijo que no sabía que Fabián tenía mujer y una hija en Oberá, siendo que tengo captura de mensajes que ella me mandaba insultándome”.

“Lo único que quiero es justicia para el papá de mi hija. El día de mañana me va a preguntar qué le pasó y se merece la verdad”, remarcó.

La confesión
Acorralado por un cúmulo de pruebas en su contra, entre ellas el testimonio de su ex concubina, quien fue testigo presencial del hecho, Cristian F. confesó el homicidio de Duarte.

El imputado mencionó que si bien estaba separado de Lorena K., seguían manteniendo contacto y él la visitaba. Asimismo, señaló que sabía que Duarte no vivía en Campo Viera, puesto que tenía esposa e hija en Oberá.

En consecuencia, declaró que el 29 de octubre del año pasado acordó para verse con Lorena K. a las 2 (del día 30). Antes de la cita, comentó que estuvo tomando cerveza y fumando marihuana con sus amigos del mismo barrio.

Alrededor de las 3 ingresó por la ventana, como dijo que hacía usualmente para evitar que los familiares de la mujer lo vieran, ya que no lo querían y vivían en frente.

Pero una vez dentro de la humilde casa se topó con Duarte y trabaron en lucha. Aseguró que estaba desarmado, la pelea comenzó en la habitación y culminó en la cocina, donde tomó el cuchillo con el cual ultimó a la víctima.

Luego escapó del lugar y se mantuvo prófugo durante varias horas hasta que un familiar lo convenció de entregarse.

 

Amenazas previas
Por otra parte, tanto el acusado como su ex concubina coincidieron en que el hecho se registró alrededor de las 3 de madrugada del 30 de octubre.

En tanto, la mujer aseguró que Duarte agonizó por lo menos durante dos horas, ya que la ambulancia recién llegó a las 5, luego de llamar varias veces solicitando asistencia.

Según Lorena K., a las 5 la víctima aún estaba con vida, pero manifestó que murió sobre la ambulancia camino al hospital Samic de Oberá.

En tanto, la mayor discrepancia horaria radica en lo expuesto en el certificado de defunción incluido en el expediente, documento que indica que el deceso se produjo a las 10 del día 30.

Oportunamente, la mujer declaró que el acusado habría actuado con premeditación.

“Cristian quiso matar a mi bebé, pero Fabián se despertó y nos defendió”, subrayó en su declaración ante el Juzgado de Instrucción Dos de Oberá.

Precisó que al momento del hecho era madre de una nena de tres años y de un bebé de seis meses, y que ambos llevan el apellido de Cristian F., aunque desde la separación de la pareja el hombre le insinuaba que el niño no era suyo.

Incluso, aseguró que varias veces la amenazó con matar a pequeño: “Voy a matar ese gurí, vas a ver, porque no es mío p… de mierda”, contó que le decía.

Pero no sólo eso, ya que los propios amigos de sospechoso testificaron en el mismo sentido y señalaron que les contaba que tenía problemas con la mujer porque no le dejaba ver a los hijos.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias