jueves 28 de octubre de 2021
Nubes dispersas 32.7ºc | Posadas

Raquel Pereira (22), Jefferson (8) y Thiago (3) fueron asesinados a machetazos

Va a juicio Silvio Mogarte, femicida que masacró a su ex pareja e hijos

El fiscal de San Vicente solicitó la elevación a juicio, luego de que el juez Gerardo Casco considerara agotada la instrucción. El hombre nunca apeló en la investigación

domingo 10 de octubre de 2021 | 7:43hs.
Va a juicio Silvio Mogarte, femicida que masacró a su ex pareja e hijos
La joven y sus hijos fueron hallados en su humilde vivienda, construida cerca de la casa de los abuelos de ella. Foto: Carina Martínez/Archivo
La joven y sus hijos fueron hallados en su humilde vivienda, construida cerca de la casa de los abuelos de ella. Foto: Carina Martínez/Archivo

Sus familiares recuerdan la escena del crimen a diario. Como una maldición cruel, no pueden olvidar los detalles: la posición de los cuerpos, las heridas, la sangre. Incluso hoy, después de más de dos años, les cuesta mucho hablar sobre lo que les tocó vivir.

Pero esa tarde del 7 de agosto del 2019, cuando mataron a machetazos a Raquel Pereira (22) y sus hijos Jefferson Aníbal (8) y Thiago Joaquín (3), también quedó marcada a fuego la historia criminal de Misiones. Se trata de uno de los asesinatos múltiples, en este caso un femicidio seguido de dos femicidios vinculados, más crueles jamás cometidos en suelo misionero.

El hecho ocurrió en Colonia Fortaleza, San Pedro, una zona rural donde Raquel se había instalado y levantado con sus manos una humilde vivienda para ella y sus hijos. La vivienda está ubicada a más de 35 kilómetros del casco urbano de la Capital de las Araucarias, en la misma chacra de los abuelos de Raquel.

Por el caso, está detenido desde ese día Silvio Mogarte (29), con quien la víctima había tenido una breve relación. El hombre estuvo varios días internado luego de intentar suicidarse, y desde julio del año pasado, luego de que se dictara la prisión preventiva por femicidio y doble femicidio vinculado, se encuentra alojado en la Unidad Penal VII de Puerto Rico.

Según detallaron fuentes del caso, en la última semana el fiscal Rodolfo Cáceres solicitó la elevación a juicio, luego de recibir el expediente por parte del juez Gerardo Casco, titular del Juzgado de Instrucción Tres de San Vicente. El magistrado ya había considerado que no había elementos por incorporar a la instrucción.

De esta forma el caso será girado al Tribunal Penal de Oberá, que deberá establecer fecha para el debate oral y público. También está la posibilidad de la defensa de acordar un juicio abreviado, instancia que sólo le evitaría a Mogarte sentarse en el banquillo de los acusados de una sala de juicio, debido a que la única pena que podría acordar es la de prisión perpetua.

De todas formas, la defensa tiene la posibilidad de apelar la decisión de la elevación a juicio, aunque a lo largo del proceso nunca cuestionaron ningún avance judicial. “Las pruebas son abrumadoras, lo encontraron prácticamente en la escena del crimen”, señaló un vocero del caso consultado por este medio.

En este contexto, la última pericia solicitada por la fiscalía fue lo que más demoró este cierre. Varios meses las autoridades judiciales esperaron el análisis de una dentadura hallada en los rastrillajes posteriores al crimen, que fueron solicitados vía exhorto al Juzgado de Puerto Rico.

Finalmente, como era de esperarse, se confirmó que esa pieza era de Mogarte. Otras pericias genéticas de elementos incautados en la escena también lo señalaron.

Comienzo nuevo que fue el final
Luego de terminar la relación con el padre de su hijo menor - ninguno era del sindicado homicida-, Raquel le pidió a su abuelo que le cediera un espacio en la chacra para poder construir una vivienda. Su intención era plantar y criar animales con el fin de salir adelante, ya que se encargaba de la crianza de dos niños prácticamente sola.

Así, ocho meses antes de ser asesinada edificó a unos mil metros de sus abuelos, con quienes se había criado. Al lugar se accede por la ruta provincial 21 luego de un tramo de diez kilómetros terrados desde el empalme con la ruta nacional 14 y otros quince kilómetros desde San Pedro hasta Terciados Paraíso por la mencionada arteria nacional.

Allí, poco tiempo después, también se instaló Mogarte, con quien la joven mantuvo una corta relación de tres meses. La convivencia no duró más de 15 días, hasta que el hombre decidió volver a Terciados Paraíso, donde vivía cerca de la casa de sus ex suegros.

Sin embargo, según reconstruyó la investigación, la mañana del miércoles 7 de agosto sobrevino el horror. Mogarte asesinó a Raquel y sus hijos a machetazos en el patio de su casa, muy cerca de la letrina del lugar. La violencia fue tanta, que hasta los médicos que hicieron la autopsia se sorprendieron.

Según pudo averiguar en ese entonces este matutino, Raquel tenía lesiones en las manos, cabeza y rostro, además de una puñalada que le atravesó el pulmón y el hígado, mientras que el mayor de los niños casi que fue diseccionado a la mitad.

 

Nota relacionada:

“No nos podemos recuperar, cuesta y duele mucho”

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias