domingo 24 de octubre de 2021
Cielo claro 18ºc | Posadas

El debate será en el Tribunal Penal Uno de Eldorado

Juzgarán desde el 1 de noviembre al soldado Villar

El soldado Carlos Villar (21) es el único imputado y afronta una acusación que prevé prisión perpetua. “Me quitó a mi hija, eso no tiene perdón”, dijo la madre de la víctima

martes 05 de octubre de 2021 | 6:05hs.
Juzgarán desde el 1 de noviembre al soldado Villar
Carlos Luis Leandro Villar (21) aguarda el juicio detenido en la UP III.
Carlos Luis Leandro Villar (21) aguarda el juicio detenido en la UP III.

El Tribunal Penal Uno de Eldorado fijó para el 1 de noviembre el inicio del juicio oral para esclarecer el femicidio de Vilma Mercado (19) y determinar la responsabilidad en el hecho del soldado Carlos Luis Leandro Villar (21), único imputado en la causa y pasible de ser condenado a la pena de prisión perpetua.

De acuerdo a lo consignado por fuentes consultadas por El Territorio, el proceso oral para dar cierre al expediente 141925/19 comenzará el 1 de noviembre a las 8.30 y se extenderá durante los días 2, 3, 4 y 8 del mismo mes, audiencias en las cuales deberán prestar su testimonio varios testigos de la causa, principalmente policías, peritos y familiares tanto de la víctima como del acusado.

El soldado Villar llega a esta instancia detenido e imputado por “abuso sexual con acceso carnal en concurso real con el delito de homicidio agravado criminis causa, alevosía y femicidio”, figura bajo la cual es pasible de ser condenado a la pena de prisión perpetua (35 años de prisión efectiva).

En el debate intervendrá un representación del Ministerio Público Fiscal que estará encargado de la acusación, mientras que como defensor del único imputado estará el letrado particular Carlos Santiago Benítez. El tribunal encargado de dirigir el proceso, en tanto, estará conformado por los magistrados Atilio León, María Ramos y Lyda Gallardo.

La confirmación de la fecha de inicio del debate cayó como un balde de agua fría para la familia de la víctima, principalmente para su madre, Estela Leite, quien es consciente de que este proceso podría poner fin a una dura etapa de dolor y lucha por justicia, pero también significará revivir los recuerdos de los peores días de su vida.

“Cuando Damián (el padre de Vilma) me llamó y me confirmó la fecha del juicio sentí algo que no había sentido nunca antes desde que perdí a mi hija. Sentí una desesperación y sentí que ahora voy a tener que aceptar que mi hija está muerta. Siento que recién en el juicio me van a confirmar que mi hija fue asesinada”, expresó entre lágrimas Leite.

En diálogo con este matutino, la mujer, que encabezó múltiples movilizaciones en reclamo de celeridad judicial, narró con crudeza: “Yo nunca vi a mi hija, no pude verla dentro de ese ataúd, no me pude despedir con un beso en la frente. Hasta el día de hoy no quiero creer que ya no está, siento tanta desesperación que no sé qué hacer”.

Y agregó que “si existiera una pena mayor que cadena perpetua yo quiero eso para Villar. Me quitó a mi hija, eso no tiene perdón”. 

Por su parte, apenas trascendió la fecha de inicio del debate, la Agrupación Mujeres Autoconvocadas de Iguazú -que nació tras el femicidio de Vilma- comenzó a organizar actividades con el fin de reunir dinero para costear los viajes a Eldorado y dar acompañamiento a la familia de la víctima durante el proceso.

El expediente por el femicidio de Vilma llegará a instancia de debate oral apenas cumplido dos años después del hecho, período razonable pero destacable teniendo en cuenta la complejidad de la causa.

En la causa intervinieron Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú, a cargo del magistrado Martín Brites, y la Fiscalía de Instrucción Tres de la misma ciudad, cuyo titular es Horacio Paniagua. En el expediente también intervino en varias oportunidades la Cámara de Apelaciones, cuyas autoridades ratificaron todo lo hecho durante la etapa de investigación.

Según detallaron fuentes con acceso al expediente, en contra de Villar existe batería de elementos que complican severamente su futuro. Todo ese material probatorio deberá ser ventilado también en el debate oral y en base a ello se determinará la responsabilidad final del implicado.

De testigo a detenido

El caso Vilma comenzó a investigarse como una desaparición de persona, ya que la joven había salido de su casa en el barrio Las Orquídeas de Iguazú el miércoles 23 de octubre de 2019 y nunca regresó. Al día siguiente su familia radicó correspondiente denuncia.

A partir de ahí, los pesquisas fueron tratando de reconstruir los últimos pasos de la muchacha y así obtuvieron el dato de que esa noche ella tenía previsto encontrarse con un joven. Vilma les contó esto a sus compañeras, pero no reveló la identidad del sujeto y después de ello su WhatsApp estuvo en línea por última vez el jueves 24 a las 00.05.

Finalmente, los investigadores pudieron determinar quién era el muchacho y se trataba del soldado ahora imputado, quien en esa primera entrevista con la Policía -aún como testigo- tuvo contradicciones en su relato, pero además de ello hubo otros elementos que lo dejaron definitivamente bajo la lupa: lesiones en sus manos y un chip de teléfono.

Luego de eso, allanaron su casa y allí hallaron más elementos comprometedores, entre ellos el celular de Vilma, una soga y una cinta de embalar, objeto que tomó mayor relevancia en la causa tras el hallazgo del cadáver de la víctima, el viernes 25.

El cuerpo de la joven fue encontrado en un monte ubicado al costado de la ruta nacional 12, en cercanías de una antena repetidora de TV y a unos 15 kilómetros del casco urbano de Iguazú, zona que suele ser concurrida por varias personas para encuentros íntimos.

La muchacha tenía los pies atados con una soga y el rostro encintado, lo cual la terminó asfixiando y provocando la muerte, según estableció la autopsia. La víctima además tenía las prendas íntimas bajas y se constató que había sido abusada sexualmente.

Los familiares de Vilma luego recordaron que ella soñaba con ingresar a la Gendarmería, pero luego conoció a Villar por Facebook y éste había prometido ayudarla.

Incluso, ese jueves 24 el soldado estuvo en la casa de Vilma y expresó que quería ayudar a encontrarla, pero a medida que aumentaban los cuestionamientos hacia su accionar, aparentemente incurría en contradicciones que lo dejaron bajo sospecha.

“Él me había comentado que se iban a ver ese día, pero que ella le canceló porque al final se iba a ver con otro chico, cosa que nada que ver. Fue todo raro”, recordó en ese momento Leite.

Con todo esto sobre el tapete y el muchacho detenido, los pesquisas judiciales comenzaron a trabajar para transformar todos los indicios recolectados en elementos de prueba y para ello se ordenaron varias medidas cuyos resultados permitieron robustecer el expediente.

Según detallaron, entre los elementos clave que obran en la causa se encuentran los estudios que certificaron que la lesión que Villar presentaba al momento de su detención era compatible con una mordedura y con la cavidad bucal de la víctima.

Además, se constató que en una de las cintas que Vilma presentaba en el cuerpo quedaron muestras genéticas de Villar, en tanto que en la casa del soldado hallaron un preservativo con ADN compatible con la muchacha. Todo indica que ese el profiláctico fue utilizado para abusar de la víctima sin dejar pistas.

Las autoridades del caso también ordenaron otras medidas de prueba que permitieron establecer fehacientemente que tanto el chip encontrado entre sus pertenencias al momento de su detención como el celular incautado en su casa le pertenecían a la víctima.

Además, en una zapatilla incautada en poder del implicado se hallaron restos de vegetación que son coincidentes con la flora reinante en la escena del hecho.

La defensa sostiene que las pruebas genéticas no vinculan a Villar con el hecho ni con la escena. Incluso señalan que en el lugar se halló una colilla de cigarrillo que no fue peritada y se detectó una huella de automóvil, siendo que el imputado se movilizaba en moto. Por lo tanto, apuntan a la participación de otros sospechosos.

Desde su procesamiento con prisión preventiva Villar está alojado en la Unidad Penal III de Eldorado. En su contra además registra otra causa -también elevada a juicio- por un hecho de abuso sexual registrado semanas antes en perjuicio de una adolescente de 16 años y con patrones idénticos: misma escena y mismo modus operandi.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias