martes 19 de octubre de 2021
Cielo claro 17ºc | Posadas

Los 70 años de Sting, un artista sofisticado y comprometido

domingo 03 de octubre de 2021 | 6:00hs.
Los 70 años de Sting, un artista sofisticado y comprometido

Gordon Matthew Sumner, el hombre que desde los ‘70 quedó oculto bajo el seudónimo de Sting, con el que emprendió una suerte de cruzada del buen gusto musical, más allá de las diferentes escenas por las que le tocó transitar, cumplió 70 años.

Demasiado jazzero para el punk en tiempos de The Police, demasiado rockero para los aires jazzeros que le imprimió a su primera etapa como solista y demasiado convencional para los círculos rockeros, Sting siempre se caracterizó por las inquietudes musicales planteadas a cada paso de su carrera, lo que permitió enriquecer las distintas escenas que revisitó.

Pero todo ello lo hizo fundamentalmente con la búsqueda estética como factor común y una especie de sabiduría zen que despertó el respeto de estar en presencia de un artista con objetivos firmes y claros.

Así, a lo largo de su rica historia musical y más allá de contextos, Sting dejó un buen puñado de canciones, de variadas sonoridades pero delicadas estéticas y perfectas confecciones, como Roxanne, Message in a Bottle, Every Breath You Take, Moon Over Borboun Street, entre decenas de otros éxitos.

Más allá del frenesí inicial con el memorable trío The Police, el artista también cultivó desde mediados de los ‘80, en coincidencia con su acercamiento al jazz en el plano musical, un perfil ligado a un estilo de vida casi zen, y atento a causas humanitarias.

Con las Madres de Plaza de Mayo

Prueba de esto fue cuando en diciembre de 1987, en su primera visita a la Argentina como solista y luego de su paso siete años antes con The Police, invitó a bailar sobre el escenario de River Plate a las Madres de Plaza de Mayo durante el tema They Dance Alone, en homenaje a los desaparecidos, en uno de los primeros grandes reconocimientos que tuvo este grupo a nivel popular.

La escena se repetiría casi un año después cuando el músico regresó, pero esta vez junto a otras grandes luminarias, como Peter Gabriel y Bruce Springsteen, en la gira de Amnistía Internacional. Seguramente esas inquietudes ya podrían verse de alguna manera en medio de la efervescente escena punk de Londres de 1977, en el joven inglés amante del jazz que intentaba ganar espacio al frente de un trío de blondas cabezas y sonidos que mezclaban la furia de moda con sutiles ritmos jamaiquinos.

Es que más allá de los altos tempos que predominaban, el grupo que se hacía llamar The Police marcaba diferencias por el acercamiento a estructuras armónicas que daban cuenta de una apertura hacia sonidos más estilizados y a líricas con sustento en lecturas sobre filosofía, arte y ciencia, en muchos casos.

Su líder, a esa altura, ya había dejado olvidado su nombre legal detrás del apodo ganado por el uso habitual de un suéter negro con rayas horizontales amarillas que se asemejaba al cuerpo de una abeja -la palabra sting se traduce como aguijón-.

La sofisticación en la música de The Police fue creciendo a lo largo de sus cinco años de reinado, con cinco brillantes discos. Cuando el grupo había alcanzado su mayor grado de madurez sonora en 1983 con Synchronicity, y algunos críticos ya comparaban su suceso con el de Los Beatles, la sociedad se rompió y Sting inició un camino solista.

A la par, dejó de lado ciertos excesos propios de la locura que generaba el éxito de The Police, y se volcó al yoga y la meditación, una imagen que le da un aura relejada que aún conserva. Entre meditación y meditación, por suerte suele hacer discos y salir de gira, como para recordarnos que es el responsable de un estilo único comprometido con el buen gusto. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias