viernes 15 de octubre de 2021
Nubes 15.3ºc | Posadas

Un período más seco se proyecta desde mediados de este mes

Con más lluvias, avanzó la siembra pero alertan por la próxima sequía

Diversos cultivos avanzaron en superficie en las últimas semanas, con un clima más húmedo. Meteorólogos explican que aún es latente el peligro de La Niña

sábado 02 de octubre de 2021 | 6:04hs.
Con más lluvias, avanzó la siembra pero alertan por la próxima sequía
En distintas zonas de la provincia, los agricultores reforzaron plantaciones por las últimas lluvias. Foto: Carina Martínez
En distintas zonas de la provincia, los agricultores reforzaron plantaciones por las últimas lluvias. Foto: Carina Martínez

La primavera avanza y los productores agropecuarios de Misiones están realizando siembras de variados cultivos.

En las últimas semanas la actividad se reforzó por la llegada de lluvias de diversa magnitud. Aunque la mayor humedad es bienvenida, especialistas en clima advierten que no hay que confiarse por la llegada de un período de sequía. Y hasta se recordó que en los primeros meses del 2022 se podría sentir una escasez de lluvias más marcada que la ocurrida este año.

Según recordaron desde el Ministerio del Agro y la Producción por estos días se avanza con “la siembra de maíz y sorgo, principalmente. Algunos todavía están plantando algo de yerba mate, pero ya estamos fuera de época. También se plantaron eucaliptos y entramos también en la plantación de frutales. También se estaba sembrando algo de mandioca”, comentó Luciana Imbrogno, subsecretaría de Producción Vegetal del Ministerio del Agro y la Producción.

Acotó en referencia a las últimas precipitaciones que “esto le vino muy bien a los cultivos que ya estaban sembrados desde antes y ahora lentamente empiezan a dar los frutos en un par de meses. Lo que se sembró de sandía, melón, zapallo, cebolla, le vino muy bien estas últimas lluvias”.

La ingeniera agrónoma destacó que “la situación con las precipitaciones mejoró bastante, el promedio histórico de enero a septiembre aproximadamente es 1.300 milímetros y hasta ahora disminuyó el déficit. Todavía no llegamos a ese promedio, seguimos con déficit, pero al menos acortamos la brecha”.

A no comerse los amagues
José Olinuk, técnico de agrometeorología del Inta Cerro Azul, recordó que la cantidad de lluvias que llegaron hasta septiembre todavía están muy por debajo de la caída promedio de precipitaciones. “Se puede llevar a una confusión considerar que estas lluvias dieron por finalizado el periodo de sequía. Estas lluvias que cayeron en las últimas semanas apenas están humedeciendo un poco el suelo, sirven para los cultivos, pero todavía no sirven para reponer vertientes y arroyos, que están muy secos”, manifestó. Y remarcó que “seguimos con lluvias por debajo de lo normal. Este mes (septiembre) llovió menos de 100 milímetros y la media de septiembre es 175 milímetros. Desde el Inta en Misiones no emitimos pronósticos pero sí nos guiamos por lo que informó el Servicio Meteorológico Nacional no se anunció una etapa de fin de la sequía para los próximos meses. Lamentablemente para el verano se estima que la sequía pueda ser más intensa todavía”, comentó.

Olinuk apuntó que “es muy importante que la gente no se deje confundir por estas lluviecitas, que en realidad no sirven para humedecer en profundidad al suelo. Algunos pueden pensar que el pronóstico se equivocó, pero no es así. También influye que a veces llueve sobre micro zonas con mucha diferencia. Hay zonas donde quedan grandes charcos de agua y a los pocos kilómetros cayeron sólo dos o tres milímetros”.

La Niña llega este mes
Leonardo De Benedictis, es meteorólogo y colaborador de sitios especializados en información agropecuaria. En diálogo con El Territorio recordó que el fenómeno de La Niña (que promueve un tiempo con menos lluvias) se verá próximamente. Y las condiciones de falta de agua podrían agravarse hacia fin de año.

“El evento de La Niña en el cual vamos a estar inmersos en los próximos meses siempre en la zona genera un déficit de lluvia bastante significativo. Ahora en lo coyuntural se que han habido precipitaciones y en algunos casos fueron generosas. Pero hay que tener en cuenta que todavía no estamos bajo la influencia de La Niña. Se espera que este fenómeno comience a mediados de octubre con lo cual lo que está pasando es ideal porque cuánto más lluvias tengamos en este periodo podemos llegar a tener mayores reservas de humedad”, comentó el técnico.

Aclaró por otro lado que “la llegada de La Niña no significa que no vaya a llover de octubre a marzo. Significa que las precipitaciones pueden ser más erráticas, muy acotadas a regiones, eso hace que los fenómenos sean más complejos”.

Por otro lado advirtió que “hay que aprovechar estas lluvias para sumar humedad y hacer algo de reserva para el último bimestre del año, porque la reducción de lluvias puede ser muy significativa. Todavía se está previendo un impacto de esté fenómeno sobre todo con la llegada del verano”.

Por otra parte, este semana un reporte de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires reconoció que las previsiones de una Niña débil para los próximos meses cambiaron a moderada o fuerte. Esto promovería distintos efectos según la zona del país, siendo hasta el momento la más perjudicada la zona Centro o núcleo en la producción cerealera argentina. El NOA tendría más precipitaciones y tormentas y el Nea recibiría más lluvias aunque de forma muy irregular.

 

Más calor y peligro de incendios

El impacto de La Niña, que se produce entre cada dos a siete años, se siente en gran parte del planeta bajo la forma de variaciones en la presión atmosférica, los vientos y las precipitaciones, con efectos en general inversos al de otro fenómeno, El Niño, afirmó la agencia de noticias AFP.

Sin embargo, el cambio climático provocado por las actividades humanas influye sobre estos fenómenos. La OMM subrayó que por La Niña, las temperaturas serían superiores a la media en el centro-este de América del Norte, el extremo norte de Asia y el Ártico, al igual que en el centro y este de África y el sur de América del Sur.

Así, resaltan que hay una mayor probabilidad de precipitaciones inferiores a lo normal en muchas zonas del sur de América del Sur.

El secretario general de la Organización Meteorológica Muncial (OMM), Petteri Taalas, explicó que “el cambio climático de origen antrópico amplifica los efectos de los fenómenos naturales como La Niña e influye cada vez más en nuestras condiciones meteorológicas, lo que se traduce especialmente en un calor y una sequía más intensos y el riesgo asociado de incendios forestales, así como precipitaciones e inundaciones récord”.

 

A pesar del clima sembrarán más cereales

De acuerdo con las estimaciones de las Bolsas de Cereales y de la cartera agrícola nacional, la intención de los productores agropecuarios es mantener e incluso ampliar la superficie agrícola total que se destina a cultivos extensivos de verano en el nuevo ciclo. La cosecha 2021/22 de los seis cultivos principales del país alcanzaría los 135 millones de toneladas, 4 millones más que el ciclo previo y tendría un valor de 46.900 millones de dólares, 2,3% menos que la campaña 2020/21, según estimaciones privadas a partir de datos de las Bolsas de Cereales de Buenos Aires y Rosario, y del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

El desarrollo de los cultivos, advirtió la Fundación Mediterránea, “enfrentará luego una condición desafiante: la posibilidad de desplegarse bajo un fenómeno Niña, de un clima que suele ser más seco y caluroso en este tipo de eventos, y que no permite aprovechar el potencial pleno en materia de rindes que ofrece la tecnología”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias