jueves 21 de octubre de 2021
Algo de nubes 26.7ºc | Posadas

Qué es la consciencia

jueves 30 de septiembre de 2021 | 6:00hs.
Qué es la consciencia

Estoy leyendo un interesante libro titulado ‘¿Qué es la consciencia?’, cuestión ya abordada por la psicología, la filosofía o las ideologías; el autor, el doctor Alberto Ferrús, considera que el lugar dónde actúa la consciencia es la mente, la cual está relacionada con el cerebro, y la encara –en este libro– desde las neurociencias.

Señala que aún no existe una definición aceptada por todos los científicos y especialistas, pero sí hay acuerdo de que se trata de una cuestión de amplia repercusión social. En un extremo se ha afirmado que “la naturaleza del ser humano escapa a la ciencia”. El Diccionario de la Lengua Española, en una de sus cuatro definiciones, señala: “La conciencia es la capacidad del ser humano para reconocer la realidad circundante y de relacionarse con ella”. En psicología, se la asume como un acto psíquico por el que un sujeto se percibe a sí mismo en el mundo.

O sea que básicamente, la conciencia se podría explicar como el entendimiento o conocimiento que un ser vivo tiene de sí mismo –de su propia existencia– y de su capacidad para actuar sobre su entorno.  Es lo que sentimos al tener contacto con nuestra realidad, y está nutrida por nuestro sistema de creencias adquirido –desde nuestra crianza– en la cultura que nos ha tocado vivir.

Históricamente, ya Platón, hace unos 2.500 años, admitía que los fenómenos de la consciencia o la memoria residían en el cerebro, o Kant, en el siglo XVIII, afirmaba que es anómalo no admitir la existencia de la consciencia para tener una base para explorar los objetos del mundo externo además de los sentidos.

El autor del libro que leo, A. Ferrús, y una amplia cantidad de sus colegas neurocientistas tratan de comprender cómo funciona el cerebro –humano y animal– sus componentes y sus operaciones neurológicas, ya que la consciencia interviene no sólo ante estímulos externos a nosotros si no también ante pensamientos, recuerdos e imaginaciones internas nuestras. Han descubierto que algo interno de nuestro organismo (como tener hambre) o externo (escuchar una melodía) desencadenan un funcionamiento sincronizado de bloques de neuronas de distintas –y numerosas– partes de nuestro cerebro, como una orquesta en la que de golpe violines o trompetas pueden arrancar súbitamente, aun sin el director.

También se ha descubierto que ya en el tercer mes de embarazo, el feto “registra” sonidos externos o acciones en forma semiinconsciente en el cerebro aún en gestación, o sea que nuestro cerebro viene evolucionando desde hace millones de años (proceso llamado de ontogenia), pero también evoluciona en el vientre de nuestra madre (proceso de filogenia).

Ferrús también señala que, si indagamos en internet sobre neurociencia, miles de links nos pueden derivar tanto a estudios científicos razonables como a lugares de pseudociencias o de ideologías extrañas. Otro destacado científico colombiano, Rodolfo Llinás, descubrió que en nuestro cerebro hay estados funcionales inconscientes (como la digestión, ganas de orinar o el ritmo cardíaco), llamadas “funciones vegetativas”. Por ejemplo, caminando por la calle, el tiempo que tardamos –fracciones de segundos– en decidir si el rostro con el que nos cruzamos es de alguien conocido o no. Acá juega un rol singular la memoria, que deberá recorrer el “depósito” o reservorio de imágenes faciales de nuestro cerebro.

En cuanto a la relación entre el tamaño cerebral y la conciencia, Ferrús nos recuerda que nuestro cerebro pesa unos 1.400 gramos, pero que el del elefante pesa 5.000 gramos y el de la ballena azul 9.000 gramos. ¿Serán estos animales más conscientes que los humanos?  Una prueba muy usual de los psicólogos es la del espejo: ¿nos reconocemos o no a nosotros mismos frente a un espejo?; un gran problema es que no podemos conversar con esos animales –ni siquiera con nuestro perro o gato– lo que sí podemos hacer con nuestros hijos o nietos.

Paradójicamente, el elefante tiene menos neuronas que nosotros: 5.600 millones frente a los 16.300 millones de las neuronas humanas, porque el 80 por ciento del cerebro de un elefante es el cerebelo, mientras que el delfín tiene la friolera de 37.500 millones de neuronas, muchas más que las nuestras.

Ferrús también identifica unos diez distintos estados de conciencia humana (o sea que no hay una única forma de conciencia): desde el coma o la anestesia total, pasando por el sueño ligero, la somnolencia, hasta la vigilia consciente plena, pasando por el estado conocido como “absorto” (muchos accidentes de tránsito suceden porque el conductor queda absorto escuchando, pensando o discutiendo algo no vinculado con el tránsito cercano). Obviamente las tecnologías que permiten identificar estos estados son la resonancia magnética (fMRI) y el electroencefalograma (EEG).

A mí, precisamente, me sucedió que hace pocos años, me grababan charlas o conferencias académicas en las que yo no estaba presente, y luego, en viajes largos, aprovechaba para escucharlas. Con el tiempo descubrí que a veces quedaba absorto escuchando argumentos muy densos que me exigían concentrarme y “olvidaba” –por estar absorto– que estaba manejando. Una vez que descubrí esto, escucho música, y preferentemente instrumental.

Finalmente, quizás algún lector se pregunte cómo un ingeniero se larga a escribir sobre psicología y neurociencias; le respondería, primero: que soy ingeniero industrial, carrera que forma en gestión, relaciones humanas, planificación, economía, etcétera; segundo: hace unos diez años cursé y aprobé la maestría en Metodología de la Investigación Científica, dirigida por el gran epistemólogo Dr. Juan Samaja, en la Unne, quien nos hizo leer, interpretar e incorporar cuestiones de sociología, antropología, psicología ideologías, geopolítica, filosofía -siempre desde puntos de vista científicos- y esto siento que me habilita a estudiar, reflexionar y escribir sobre diversas cuestiones sociales.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias