sábado 23 de octubre de 2021
Muy nuboso 17.2ºc | Posadas

Su hijo, que atacó a la patrulla con un machete, está detenido

Mujer recibió un disparo en el ojo tras intervención policial en Garupá

Lidia Fernández (50) fue ingresada ayer en el Hospital Madariaga. Tiene el ojo comprometido por el daño que le causó una posta de goma de la Policía de Misiones

lunes 27 de septiembre de 2021 | 4:30hs.
Policiales

Dos versiones dispares y un muestrario de violencia en horas de la madrugada de ayer. Un procedimiento policial en la localidad de Garupá terminó con un joven detenido y su madre internada, luego de recibir un disparo en el ojo con una posta de goma.

El joven, identificado como Enrique “Piquito” Fernández (22), está acusado de generar desorden y atacar a los uniformados, mientras que su madre Lidia Fernández (50) teme por su visión y también por las represalias de los efectivos policiales en su contra.

Según detallaron fuentes de la Policía de Misiones de forma oficial, los hechos ocurrieron en el barrio Belén de la localidad, cerca de las 4 de la madrugada. Allí llegaron varios patrulleros, en razón que un grupo de personas estaba causando disturbios, dijeron.

 

 

Una vez que las comisiones llegaron al lugar, varios vecinos los atacaron con piedras y botellas, destrozando los vidrios de las camionetas. 

“En el lugar se identificó a uno de los revoltosos, quien junto a sus cómplices y familiares arrojaron objetos contundentes a los móviles, provocando roturas de vidrios, lunetas y abolladuras en la carrocería del móvil. Posteriormente, uno de ellos intentó agredir a los policías con un machete y golpes de puño ayudado por sus pares”, detalló el informe oficial.

El que portaba un machete es quien está detenido. Con el arma amenazó a los efectivos y lanzó golpes a los patrulleros. Esto fue confirmado por el hermano del detenido, quien expresó que reaccionó debido a que los efectivos “entraron a la casa sin orden (sic)”. También expresó que el joven recibió dos disparos con balas de goma.

Antes de ser ingresada al Hospital Madariaga ayer por la tarde, Lidia habló con El Territorio y dio también su versión de lo sucedido. Aclaró que, contrario a lo que dijeron desde la fuerza provincial, no estuvo involucrada en el ataque a la comisión policial, sino que salió afuera a tratar de calmar a su hijo.

La mujer detalló que no sabe por qué la Policía llegó a su hogar, expresando que “de la nada aparecieron 40 policías contra uno solo”.
Y siguió, refieriendose a su hijo: “Ahí él se retobó porque decía ‘yo no hice nada, no hice nada, para qué vienen a joderme al pedo, yo me estoy por acostar a dormir’”.

Repitió que su hijo estaba afuera tomando bebidas alcohólicas, pero que “no estaba haciendo quilombo”. Refirió a la irrupción de los efectivos como una “invasión” e incluso los uniformados le desafiaron a Piquito para pelear.
“Cuando nos dimos cuenta invadieron una cantidad, él - por su hijo- salió afuera y yo salí para buscarle. En eso me resbalo y sale mi ojota; yo me agacho para agarrar y recibo un tiro en el ojo. Me encaja el tiro bien en el medio del ojo y directamente no puedo abrir más”, describió.

El disparo, puntualizó, ocurrió desde más o menos un metro y medio de distancia.

“Ahí los vecinos me socorrieron todos, toda la cuadra vino porque vieron que yo no estaba haciendo nada, sólo fui a buscar a mi hijo. Dice que al rato los policías vinieron otra vez, pero ya no me acuerdo más, ya estaba en la cama. Me llevaron al hospital de Fátima y tengo cosido el ojo, pero no veo nada. A mi hijo le habrán reventado todo en la comisaría”, siguió.

Lidia compartió imágenes de las secuelas del balazo de goma, en las que se puede ver casi la totalidad de su cara negra e hinchada. En horas de la tarde de ayer fue al Madariaga, donde los profesionales médicos decidieron que se quede internada.

“Estoy vomitando sangre, no veo nada y la mitad de la cara la tengo hinchada, voy a perder mi vista”, expresó en diálogo con El Territorio antes de eso. En contrapartida, los uniformados intervinientes dejaron trascender imágenes de moretones en los dedos de sus manos en las que se ve al detenido tirado en el piso.

Los patrulleros también quedaron destrozados según las mismas fotos.
El implicado está a disposición del Juzgado de Instrucción Dos de Posadas, presidido por el juez Juan Manuel Monte. Según el informe de la Policía de Misiones, participaron en el procedimiento efectivos de las divisiones Comando Radioeléctrico Fátima, Santa Clara y la Comisaría Quinta.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias