domingo 24 de octubre de 2021
Cielo claro 19ºc | Posadas

La marcha de los días: Aires del Norte

Manzur, como nuevo jefe de Gabinete, le imprime mayor ritmo al gobierno nacional y genera rápidas respuestas. Misiones, con fuertes vínculos con el funcionario, consiguió la apertura del puente con Foz y acordar el compromiso de pago de Anses por deudas atrasadas. Comienza otra campaña.

sábado 25 de septiembre de 2021 | 21:11hs.
La marcha de los días: Aires del Norte

La política alemana más popular y la mujer más poderosa del mundo decidió alejarse del poder tras 16 años con una extraordinaria valoración ciudadana. Se trata de la canciller Angela Merkel, quien inició la carrera política tras la caída del Muro de Berlín, en 1989. El primer hito fue convertirse en la primera mujer canciller en 2005 y ganar después tres reelecciones, en cuyo lapso aprendió a cogobernar siempre. Tal vez más importante aún, si se presentara este domingo como candidata por un nuevo mandato, estiman que volvería a ganar porque un 80% de los alemanes valora de manera positiva su gestión. De esta forma, estas elecciones generales marcan el adiós a la llamada era Merkel, quien fue hasta aquí líder invicta, ya que durante 16 años condujo Alemania por sucesivas crisis y hasta fue capaz de ganarse la empatía de quienes nunca la votaron.

También en verdad que no todas fueron flores para su gestión, los griegos -donde registra la menor credibilidad- la señalan por haber llevado esa nación a la quiebra, los británicos cuestionaron su excesiva intransigencia en la negociación del Brexit y hasta los alemanes, por carecer de una visión más estratégica incluidas las restricciones derivadas de la pandemia en las que, como a todos los gobiernos del mundo, a ella también se la cuestionó cómo las manejó. Pero lo cierto es que nadie deja de valorar la gestión global y saben que extrañarán a esta mujer, en especial en la Unión Demócrata Cristiana de Alemania, partido político alemán al que pertenece, cuyo candidato, Armin Laschet, llega hoy a las elecciones opacado por la figura de Merkel, como le sucede también a la oposición que sabe lo difícil que es mantener ese legado que deja la canciller como fue el proceso de integración en el país. Por lo tanto, más allá de quien gane hoy las elecciones, se abre una profunda incertidumbre política en Alemania.

Destacan como las mayores virtudes de Merkel haber aprendido a escuchar, a guardar silencio y sobre todo saber leer entre líneas para comenzar a hablar, actuar y decidir. "La fuerza está en la calma", es su principal lema y afirman que prepara cada reunión de manera minuciosa, para avanzar con sangre fría y consenso a las soluciones, practicando la política de austeridad en la Unión Europea, llevando en alto los comunes valores germanos de sobriedad, disciplina, dedicación y pragmatismo.

Esta manera de actuar la llevó a ser nombrada hasta en catorce ocasiones como la mujer más poderosa del mundo según la revista Forbes, como ocurrió por última vez en 2020. Más allá de estos reconocimientos, nunca se le subió el poder a la cabeza, siempre fue y así se retira, como una ciudadana alemana más, tras cumplir la misión de representar al pueblo.

Un zoom sobre la Corte

A aquella frase popular que tres son multitud se puede añadir a dos miembros más, para hablar de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. La componen cinco integrantes y hay evidentes divisiones. A tal punto que en el momento más importante en que se decidía el futuro de la conducción, dos miembros estuvieron ausentes en el momento de la votación, que esta vez volvió la autovotación tan cuestionada para permitir llegar al máximo cargo al nuevo presidente y vicepresidente de la Corte. La propuesta a la presidencia esta vez fue presentada por el ministro Juan Carlos Maqueda y recayó en el juez Horacio Rosatti. Asumirá el 1 de octubre y hasta el 30 de septiembre de 2024 tendrá el liderazgo de la Corte, en reemplazo de Carlos Rosenkrantz, quien quedó como vicepresidente, también mediante el autovoto.

Como se indicó, el recambio de autoridades se produce en ausencia de dos magistrados. Por ello, Rosatti se votó a sí mismo y sumó la adhesión de Maqueda y de Rosenkrantz, quien fuera puesto por Mauricio Macri, cuando en esa oportunidad se removió a Ricardo Lorenzetti, que a su vez había sido nombrado por Néstor Kirchner. En su momento, Lorenzetti se alineó con Rosatti para forzar que las decisiones que se tomaran contaran con al menos el aval de tres votos -para menguar el poder del presidente de la Corte-, justamente, ahora el número exacto que le permitió llegar al máximo poder a Rossati.

Lorenzetti, en una dura carta publicada el viernes pasado, castigó la movida de los tres cortesanos que definieron la nueva conducción del cuerpo. Con su fuerte crítica en la que califica que la elección repite vicios moral y jurídicamente descalificados, expone la fractura explícita de la Corte Suprema como sucedió en tiempos de Julio Nazareno.

Por supuesto que la guerra en la Corte no tiene la dimensión mediática o centralidad de la agenda que debiera tener, puesto que desde hace aproximadamente dos meses que el gran diario argentino había anticipado como iba a quedar la conducción. En definitiva, los dos jueces que Macri quiso meter por decreto en el máximo tribunal se intercambiaron la presidencia.

Por lo tanto, así como la decisión de la presidencia de la Corte fue adoptada mediante un acuerdo extraordinario y en una audiencia realizada por videoconferencia, habrá una mirada ampliada como un zoom sobre cómo actuará la Corte desde ahora. La dirigencia política de todos los sectores se deben un debate en serio para que la Corte funcione mejor. Está claro que por algo es una de las instituciones del país con peor imagen ciudadana.

A la política, políticos

Juan Manzur tiene 52 años y con más de 20 años en la política, con un despegue iniciado en 2001 y siempre vinculado a la salud, fue ocupando diversos cargos municipales, provinciales y nacionales. Quien esta semana asumió como jefe de Gabinete, en reemplazo de Santiago Cafiero, vino a poner un inesperado ritmo y ejecutividad al gobierno nacional.

Manzur, que fuera elegido gobernador de Tucumán en 2015 y reelecto en 2019, le está imprimiendo una nueva dinámica a la política nacional, para grata sorpresa de los mandatarios provinciales, con quienes mantiene muy buena sintonía. Este médico sanitarista es conocedor tanto de las realidades provinciales como de sectores de altas demandas.

Comenzó su carrera política en La Matanza, uno de los municipios más populosos del país, donde fue secretario de Salud del fallecido intendente Alberto Balestrini. Ello le permitió conocer de cerca la realidad y necesidades del Conurbano bonaerense.

Con buena llegada al presidente de la Nación y a Cristina Kirchner, quien lo había citado para convocarlo, tras la dura derrota del Frente de Todos en las elecciones primarias.

Si hay algo que identifica a Manzur es ser un peronista pragmático, un referente político del Norte, carismático y con fuerte perfil ejecutivo y con una mirada muy federal, como tanto venía pregonando el presidente Alberto Fernández, pero al parecer no encontraba eco entre sus colaboradores, con visión más centralista. En lo político, así como planteaba en 2018 que el kirchnerismo era una etapa que había pasado, con la misma fuerza salió a batallar a favor de un peronismo unido. Como hombre de acción, tras mantener una relación institucional durante el gobierno de Mauricio Macri y un año antes de la finalización del mandato de Cambiemos, aprovechando en 2018 el 17 de octubre, lanzó una fuerte convocatoria para que el peronismo se presentara unido en las siguientes elecciones presidenciales.

Representó un acto multitudinario realizado por el Día de la Lealtad, del que fueron partes Sergio Massa, Daniel Scioli, Héctor Daer, entre otros más la presencia, y apoyo de la CGT y las 62 Organizaciones Peronistas. Representó además el origen de lo que sería el espacio creado por los gobernadores llamado Alternativa Federal, del que formaron parte los mandatarios de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Chaco, Domingo Peppo; de Córdoba Juan Schiaretti; de Salta, Juan Manuel Urtubey; y de Misiones, Hugo Passalacqua, entre otros.

Pero, siempre resolutivo, luego daría un paso más a principios de 2019, al dar cuenta de que abandonaba Alternativa Federal para salir a pedir con más fuerza por la unidad del peronismo y que debería incluirse a Cristina Fernández para vencer a Macri. Así, más tarde aparecería Alberto Fernández, quien, tras ser electo presidente en 2019, ya había pensado en Manzur como posible jefe de Gabinete. Pero, en forma previa, Manzur fue reelecto gobernador en Tucumán y su vigencia política la demostró volviendo a ganar por más del 60% de los votos en las últimas primarias.

Al que madruga

De esta manera asumió esta semana como jefe de Gabinete y luego del acto de la jura, Manzur dio un mensaje de cohesión puertas adentro y resaltó la figura del presidente. Con conocimiento político, recorrido en el país y buenas relaciones con los gobernadores, comenzó una gestión a lo provinciano, bien temprano a un ritmo que tomó por sorpresa a los porteños más acostumbrados a iniciar tarde, casi siempre a media mañana su labor.

Apenas asumido como jefe de Gabinete, apareció el martes con un perfil activo y una agenda para la salida de la pandemia. Junto a la ministra de Salud, ante semanas consecutivas de descenso en el número de casos diarios de coronavirus y reducción de muertes e internaciones, informó que a partir de este viernes 1 de octubre dejará de ser obligatorio el uso de barbijo en lugares al aire libre, se permitirán más actividades sociales, más entretenimientos a los jóvenes como apertura de discotecas, con más aforo, entre otras medidas de flexibilización. Al mismo tiempo se encargó de hacer algunos anuncios económicos, desde reforzar la recuperación del turismo encabezando el lanzamiento del programa Previaje para los beneficiarios del Pami.

También el tucumano ya había anunciado esta semana la suba del salario mínimo. Y durante la semana se fueron sumando anuncios, como la suba del mínimo no imponible de Ganancias, al proyecto de Anses de jubilación anticipada. En el gobierno creen que Manzur viene a darle nuevos bríos a la gestión ejecutiva, mientras el presidente puede dedicarse a grandes temas como la renegociación de la deuda con el FMI, las relaciones exteriores y el rumbo de la política económica. En cuanto a la feroz interna del peronismo, se sabe que en tiempos electorales pasan a segundo plano. Esto aún no terminó, manifestó un experimentado dirigente misionero refiriéndose a la batalla campal dentro del Frente de Todos.

La relación con Misiones

Además, como se indicó, Manzur tiene fuertes vínculos con los gobernadores, en especial con la Liga del Norte Grande. En esa línea, mantiene desde hace mucho tiempo una fluida relación personal y política con el misionero Oscar Herrera Ahuad.
Ambos se conocieron en 2009, en medio de aquel tornado que arrasó con el paraje Cruce Santa Rosa, en San Pedro. En ese momento Manzur, entonces ministro de Salud de la Nación, acompañó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y colaboró con el entonces gobernador Maurice Closs y con el entonces director de Salud de San Pedro, Herrera Ahuad. Al ministro nacional entonces se lo vio metido en el barro, asistiendo a las familias y como la entonces presidente de la Nación, conteniendo a los pobladores en la tragedia.

Desde entonces Manzur y Herrera Ahuad mantuvieron contactos, que se fueron ampliado al llegar ambos a la gobernación. Además, el tucumano tiene una especial predilección por las Cataratas del Iguazú por lo que se repitieron sus visitas para venir a descansar en Misiones.

Manzur, de esta manera, estrechó excelente relación con Herrera Ahuad y Carlos Rovira. Se conoció que se contactaron telefónicamente en varias ocasiones durante los últimos días. Por estas razones y de manera institucional, el gobernador misionero acompañó desde la primera fila en el momento en que Manzur se hacía cargo de su nueva misión en el gobierno nacional. Luego se reuniría de manera oficial con el nuevo funcionario y esto permitió a Misiones avanzar con rapidez en la nueva gestión en el reiterado pedido de apertura a concretarse mañana del puente Tancredo Neves que une a Brasil y Argentina, a través de Foz y Puerto Iguazú. Además, agilizar un acuerdo de deudas con la Nación por cerca de 2.000 millones de pesos que la Anses le debe al IPS y que se fueron acumulando en los últimos años con el actual gobierno de Alberto Fernández y con la de Mauricio Macri.

Al respecto, tanto en el gobierno de Cambiemos como hasta ahora del Frente de Todos los dirigentes de espacios nacionales con llegada al poder central nunca lograron concretar este tipo de beneficios para la provincia, como tampoco mejorar los niveles de coparticipación. Además, desde la provincia se indicó que esta vez se logró agilizar numerosos procesos de obras que estaban cajoneadas sin explicación durante muchos meses. Misiones seguirá insistiendo con los reclamos históricos y espera lograr avances con el nuevo jefe de Gabinete.

Inicio de campaña

Esta semana, el jueves 30, es decir 45 días antes de la elección general, comienza la campaña electoral para las generales de noviembre, cuando se da la verdadera competencia entre espacios políticos por las tres bancas de diputados nacionales que renueva Misiones. Esta vez los candidatos tienen el desafío de mantener su caudal propio y evitar la dispersión de los que sumaron al espacio en las primarias del 12 de septiembre. Las propuestas, que fueron las grandes ausentes de las Paso, llegarán con mayor penetración a los electores, porque en el cuarto oscuro solo habrá cinco boletas con argumentos y modelos diferentes, para que el misionero ejerza libremente su voto.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias