sábado 23 de octubre de 2021
Lluvia ligera 17.2ºc | Posadas

La puesta seguirá hasta el 2 de octubre

Introspección y energías en una confluencia de colores vibrantes

La artista visual Dani Azida expone Conectar(se), su primera muestra individual, que supone un repaso por los días de encierro en pandemia rescatando su esencia y raíz, al tiempo que también representa y convive con la energía de lo que nos rodea.

sábado 25 de septiembre de 2021 | 19:01hs.
Introspección y energías en una confluencia de colores vibrantes
La mujer, la naturaleza y la mística preponderan en sus obras. //Fotos: Nicolás Arce.
La mujer, la naturaleza y la mística preponderan en sus obras. //Fotos: Nicolás Arce.

Con una apuesta vibrante y colorida, Daniela Vastick, conocida en el ambiente artístico como Dani Azida, expone su primera muestra individual. Una propuesta que refleja la necesidad de conexión con uno mismo y lo que nos rodea, al tiempo que invita al espectador a también explorar ese proceso de introspección y descubrimiento interno -o redescubrimiento-.

La mujer, la naturaleza, la mística y la energía son el foco principal del montaje de obras, realizadas entre 2020 y 2021 –etapa de encierro y aislamiento por la pandemia de covid- en un escenario que despliega un sinfín de sensaciones e invita a cada uno a conectarse con su raíz, con su esencia.

El coral, el rosa, el turquesa, el violeta, el verde, el amarillo y otros colores en tonos pastel o flúor se apoderan de la puesta en escena y crean una atmósfera de calma y bienestar. La naturaleza prepondera en las pinturas e ilustraciones, irradiando vida, bienestar y plenitud.

Es que, al igual que las plantas, que atraviesan un proceso de crecimiento y evolución hasta florecer y resplendecer entre lo que las rodea, cada persona también vivió su proceso interno en estos tiempos de incertidumbre y quizá oscuridad; tiempos que son necesarios para luego salir a la luz, resilientes, irradiando una energía plena.

“La idea era un poco reflejar todo ese proceso interno que vivimos durante los días de encierro. Fue un tiempo de incertidumbre, inseguridades y también nos alejó o nos desconectó un poco de las rutinas. Pero, más allá de eso, también fue un tiempo para reconectar con nosotros mismos, para volver a pensar en lo que queremos, en lo que nos gusta, para conectar con nuestra esencia. Creo que esta muestra está enfocada en rescatar eso positivo”, resumió la artista en diálogo con El Territorio, resaltando lo importante de siempre destacar lo positivo y bueno de todo lo que vivimos.

“Pintar me ayudó a expresar esta necesidad de conexión con el todo y quiero que estas pinturas sean una invitación a lo mismo para quien las mire”, resumió Azida, apuntando a que la esencia de la puesta es reflejar lo que está más en el fondo de cada uno.

En ese sentido, como tatudora y muralista, Dani destaca que siempre trabaja de acuerdo a la demanda del público. Si bien, su impronta es muy marcada y distinguida, sus trabajos están siempre orientados a la demanda del espectador o cliente.

Sin embargo, Conectar(se) se enmarca con una línea distinta, guiada por “mi interior, por la voz de mi corazón, de lo que quería hacer yo”, dijo.
Esta muestra es la primera que Dani Azida realiza de manera individual, ya que siempre trabajó de forma colectiva.

La artista venía trabajando en la apuesta hace ya bastante tiempo, pero la pandemia truncó sus planes. “El año pasado cumplí 10 años como tatuadora y mi idea era hacer un gran evento para festejar ese aniversario y a la vez -como excusa- poder mostrar también otras facetas artísticas”, dijo quien también se desenvuelve como dj.

La pandemia llegó y tuve que suspender los panes, así que aproveché esos meses para reconectar un poco conmigo misma, con lo que me gusta, volver a encontrarme; y así surgieron todas estas obras que hoy expongo y que reflejan un poco esa parte de mí, un poco más íntima, al tiempo que invitan al espectador a reconectar con esa vibra, esa energía que tiene uno mismo, que tienen las plantas, los animales, nosotros estamos rodeados de todo eso pero con la rutina diaria, el trajín de todos los días muchas veces nos olvidamos; pero es importante concectar, y conectarse”, agregó.

El montaje se halla en un espacio adaptado a la muestra, no se trata de una galería de arte convencional, y ello posibilita un recorrido más íntimo y descontracturado. La apuesta se halla en Tucumán al 1876, casi Colón, en el departamente 1 de la planta baja.

Todas las obras expuestas están a al venta, los precios varían desde los 700 pesos (serigrafías numeradas y firmadas) hasta los 10 mil pesos; en ese rango hay una gran variedad de productos y tarifas.

“Los precios son accesibles porque me interesa que el arte deje de ser elitista”, señaló la muralista al tiempo que destacó que busca un equilibrio entre la accesibilidad al arte y la valoración del trabajo de los artistas: “Es necesario hablar del trabajo del artista, de que conlleva tiempo y esfuerzo además de dedicación y obviamente materiales. Es importante que se valore el trabajo del artista como un trabajo justamente. Pero a la vez, me interesa que el arte circule acá y que sea accesible. Eso es fundamental para mí, creo que lo mejor es que el arte deje de ser elitista”.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias