lunes 18 de octubre de 2021
Cielo claro 20ºc | Posadas

Doble crimen de Congreso: 45 años de cárcel para el tirador y perpetua para su primo

lunes 20 de septiembre de 2021 | 13:08hs.
Doble crimen de Congreso: 45 años de cárcel para el tirador y perpetua para su primo

Juan José Navarro Cádiz, el confeso autor material del doble crimen a balazos del diputado Héctor Olivares y su asesor Miguel Yadón, ocurrido en mayo de 2019 en la plaza del Congreso de la Nación, fue condenado este lunes a 45 años de cárcel.

Por su parte, su primo Juan Jesús Fernández, dueño del Volkswagen Vento desde donde partieron los disparos, recibió una pena de prisión perpetua como "partícipe necesario".

"Nunca quise lastimar a nadie ni mucho menos matar a nadie. Quiero decirles que nunca quise dañar a nadie, ni mucho menos matar a nadie. Les pido a las familias que por favor me perdonen", había dicho más temprano Navarro Cádiz (27) en sus últimas palabras ante los jueces Ana Dieta, Fernando Ramírez y Luis Salas, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de la Capital Federal.

Los fundamentos de la sentencia se darán a conocer el 4 de octubre.

Minutos antes de Navarro Cádiz habló Fernández (44), también condenado por el doble homicidio. "Voy a luchar por mi inocencia hasta mi último suspiro", expresó.

"En primer lugar, quiero decir que soy un padre de familia, que amo a mi mujer, amo a mis hijos. Soy un hombre trabajador, toda mi vida trabajé, trabajé para mi mujer, para mi familia, para mi casa. Nunca tuve problemas con nadie, nunca tuve antecedentes penales, siempre fui una persona buena, cariñosa, servicial, amable, siempre ayudando a los más desfavorecidos", describió.

Fernández añadió: "Me parece injusto que por sacar mi auto, que lo sacaba todos los días de mi propiedad, me quieran dar una condena a perpetua por irme con mi vehículo. También me quieren dar una perpetua por no conocer o no saber las intenciones de las personas".

"Quiero recalcar y quiero decir que yo soy una persona inocente que no tuve nada que ver esa noche con ninguno de los hechos ocurridos. Quiero decir también que me siento penoso por el dolor que pasa mi familia y las familias de Olivares y Yadón", completó.

En su alegato, el fiscal de juicio, Ariel Yapur, acusó a los dos principales acusados -ambos pertenecientes a la comunidad gitana-, como coautores de un "homicidio agravado por alevosía cometido en forma reiterada en dos ocasiones, en concurso ideal con portación ilegal de arma de guerra".

La diferencia radicó en el pedido del monto de la pena, ya que mientras para Fernández solicitó la prisión perpetua, para Navarro Cádiz, quien confesó ser el autor material de los disparos homicidas, requirió 45 años de cárcel.

Yapur descartó para este caso el agravante del "homicidio por placer" por el que la causa también había llegado elevada a juicio y que sí fue valorado por las querellas de las familias de Olivares y Yadón, representadas por las abogadas María Fernanda Prack y Mónica Mac Gaul, al pedir para ambos presuntos autores la pena de prisión perpetua.

El primer día del juicio, Navarro Cádiz pidió perdón a las familias de las víctimas, confesó haber sido el tirador pero aclaró que su intención fue hacer un solo disparo hacia un ombú de la plaza y por error salió una ráfaga que alcanzó al diputado y su asesor.

Su defensor, Pablo Pierini, pidió que el tirador sea condenado pero por los delitos de "doble homicidio culposo" (sin intención), o al menos por "homicidio con dolo eventual", con pena máxima de 25 años.

En cambio, la defensa de Fernández, a cargo del abogado Oscar Moyano, pidió la absolución al considerar que el hecho de que su cliente estuviera dentro del auto desde donde partieron los disparos homicidas, no implican que haya tenido ni la voluntad ni el dominio del hecho.

Los otros imputados
En relación a los otros imputados -la mayoría familiares de Fernández y Navarro Cádiz- que llegaron a juicio en libertad acusados de delitos menores como "tenencia, portación o suministro de armas", el fiscal Yapur pidió algunas absoluciones o penas en suspenso, mientras que las querellas solicitaron penas de entre 2 y 4 años de prisión.

El crimen de Olivares (61) y Yadón (58) ocurrió el 9 de mayo de 2019, cuando el diputado radical por La Rioja y su asesor salieron a hacer su caminata matutina habitual por la plaza del Congreso Nacional.

A las 6.50, al pasar por segunda vez delante de un Volkswagen Vento estacionado detrás de un micro, sobre avenida de Mayo entre Luis Sáenz Peña y Virrey Cevallos, los atacaron a balazos.

Yadón cayó muerto de tres disparos -uno en cuello, otro en axila y el tercero en la pelvis-, mientras que Olivares recibió un tiro en el abdomen que lo dejó herido de gravedad y falleció tres días después.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias