lunes 27 de septiembre de 2021
Cielo claro 34.9ºc | Posadas

Paula Chaves: “La maternidad me ayudó a cerrar heridas de mi infancia”

La flamante conductora de la tercera temporada de Bake Off habló sobre sus vínculos familiares, su crecimiento personal, una nueva profesión que la apasiona y explicó cómo combina la maternidad con el trabajo

miércoles 15 de septiembre de 2021 | 6:00hs.
Paula Chaves: “La maternidad me ayudó a cerrar heridas de mi infancia”

La cita era a las 9 pero la entrevista no va a empezar puntual: no es irresponsabilidad, es que Paula Chaves no para. “Dame 15 minutos que termino de maquillarme, coordino la salida de mi casa y hablamos cuando me subo al auto rumbo a la grabación, que voy a estar tranquila”, se escucha del otro lado de la línea.

Se entiende, seas quien seas, no es fácil para una madre compatibilizar la vida laboral con la crianza de tres pequeños de distintas edades. Y en esos malabares anda por estos días la modelo y conductora, que dejó atrás la “calma” del hogar que comparte con Pedro Alfonso y sus tres hijos -Olivia (8), Baltazar (4) y Filipa (1)- para comandar una nueva temporada de Bake Off, el programa que se estrenó ayer por la noche en Telefe.

En una charla con Teleshow, la modelo y conductora que acaba de cumplir 37 años, habló en profundidad sobre este momento de su vida que la saca de su zona de confort y la invita a ir por más.

¿Cómo te preparás para el cambio de formato desde la conducción?

Soy muy fan y ahora que es diario, más todavía. Es muy apasionante, antes conocía a un pastelero y en ese programa se iba, lo arruinaban en las pruebas y chau. Este año tienen cuatro desafíos en la semana y el quinto, que es el de la gala del domingo. Está buenísimo porque el lunes hacen maravillas, el martes también, el miércoles la explota y el jueves la termina de arruinar. Está para cualquiera.

¿Hay buena onda con el jurado y la incorporación de Dollli?

A Pamela y a Damián los conozco desde que arrancamos, pegué re buena onda, son un amor y somos un grupo re unido sosteniéndonos. Y ahora la incorporación de Dolli, yo la tenía como ‘a ver qué onda’, me la imaginaba re exigente, ya arriesgaba en qué capítulo iba a hacer llorar a los pasteleros, y es un amor a otro nivel. Me trae tostadita con palta que sabe que me gustan y siempre da los consejos más constructivos.

¿Aprendiste algo en estas temporadas? ¿Te animarías a participar de un reality de cocina?

 No, pero estoy comiendo más, morfando lindo. A mí me encanta la pastelería pero me rebelo con las cosas que tengo: si no tengo harina leudante le meto harina de almendras; ¿lleva cuatro huevos y tengo tres? bueno serán tres; pero me encanta verlo. Damián me reta. No sé si me animo a hacer una torta con bizcocho, manteca, harina, azúcar porque soy más de otros ingredientes pero me encanta probarlo.

Eso sí, los lunes y los martes preparo los snacks del colegio de los chicos, las meriendas y desayunos de toda la semana, hasta un muffin, un panquequito de manzana y banana te llego. Son mi mejor público.

¿Cómo es salir de casa a grabar 12 horas diarias después de la pandemia?

En cuanto a jornada de trabajo, es más o menos lo mismo, pero la verdad es que la paso tan bien que no lo vivo como una exigencia. Sí que es un re cambio pasar de una cuarentena gestando, puerperio, recién parida, estar en casa 24x7 a salir al mundo a hacer un programa de televisión diario, prime time, Telefe.

El que lo ve de afuera dice ‘guau, es un montón’, pero yo lo vivo re tranqui porque estamos grabando en un lugar lindo, no es lo mismo un estudio de televisión que estar en una carpa al aire libre, caballos, perros. Es como un ámbito que colabora y soy una afortunada por poder llevar a mis hijos a trabajar. Me armaron un camarín re lindo para que la beba no altere su rutina y pueda dormir la siesta tranquila.

¿Qué te pasa con los heaters en las redes y esa manía de cuestionar todo lo que hacen las madres?

En realidad comparto lo mío para que si a alguna le resuena lo pueda tomar y se sienta acompañada. No quiero lavar cabezas.

La maternidad me despertó eso, me siento una apasionada y este año estoy haciendo un curso de doula. Si no me hubiese dedicado a esta profesión creo que sería partera. Me encanta acompañar a las mujeres en los procesos de gestación, de parto, de puerperio, siento que hay como un ámbito descuidado que no se cuenta tanto.

Eso de romantizar la maternidad y que todo está bárbaro y no, es re oscura la maternidad. Nos refleja con nuestra propia sombra, con nuestra propia herida de cuando somos chicos.

¿A vos qué te resonó?

A mí me revolvió muy adentro mío y pude sanar un montón. A veces mis amigas me dicen ‘Pau, ¿por qué buscás tan profundo?’ y bueno, es mi necesidad, no digo que sea la misma para todos. A mí me surgió así, buscar me sirvió, por ejemplo, para intentar sanar el vínculo con mi mamá porque, aunque la ame con toda mi alma y sea mi mamá, todos tenemos esa herida primal que no está muy identificada.

Con todo este trabajo interno personal, ¿pudiste cerrar esa herida?

Estamos trabajando, viéndonos y es un proceso constante. Yo me siento todo el tiempo con esa dicotomía con respecto a mis hijos: los quiero con toda mi alma, los quiero criar con amor, respeto, les pongo bordes, límites, los voy tratando de acompañar y guiar, pero bueno a veces me sobrepasan y les digo ‘no, no quiero gritar, les pido perdón’.

 Todo el tiempo vas y venís. Son mis grandes maestros y hago lo que puedo, a veces me desbordo y siento que no está bueno pero es necesario. Somos mujeres, viviendo en este siglo, intentando criar chicos con un entorno que a veces no colabora, es mucho todo. La verdad que las mujeres somos lo más. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias