martes 21 de septiembre de 2021
Lluvia moderada 17.5ºc | Posadas

Ñande Reko Rapyta (Nuestras raíces)

Hágase la luz

viernes 10 de septiembre de 2021 | 6:00hs.
Hágase la luz

La inauguración del siglo XX trajo innovaciones a la ciudad de Posadas, la primera fue la “luz eléctrica”, luego de un proceso que incluyó hasta “viveza criolla”. En enero de 1901 llegó a la ciudad Alejandro Mercante, un empresario porteño, invitado por la Municipalidad a realizar un estudio de factibilidad para el empleo de “fuerza hidráulica para la producción de energía eléctrica”. El día 19, Robert de Blosset -presidente del Cuerpo– informó que se había logrado la conclusión que, dado el bajo caudal de los arroyos próximos, resultaba imposible esa posibilidad y que la única opción consistía en utilizar motores a vapor para la generación del fluido.

Luego de una discusión, se resolvió celebrar un contrato con Mercante para la “instalación de alumbrado eléctrico” y se consensuó el texto en veinte artículos que establecieron el radio de trabajo, la construcción de una usina en las inmediaciones del puerto y sus especificaciones – sala de máquinas y calderas de 6 por 14 metros, a 5 metros del nivel del piso, a su vez a una altura que preserve las instalaciones de cualquier inundación, Depósito de Materiales y Gerencia y techos a dos aguas, entre otros detalles-.

El equipamiento previsto fue “de última generación”, un motor tipo Compond -a condensación- de 80 caballos de fuerza, instalado en una base montada sobre roca basáltica, caldera multitubular inexplosible -construida especialmente para quemar leña u otro combustible-,  bomba a vapor Wortington, grupo electrógeno de 60 kilowatts – amperes, con dos dínamos para distribución por tres hilos sistema Edison Hopkison, amperímetros, voltámetros, etcétera, conductores de cobre con pérdida mínima calculada entre 2 y 8%, aisladores de porcelana sostenidos por consolas de madera dura incrustados en los muros - si el propietario consintiera - o sobre postes de madera.

Se decidió la instalación de 52 lámparas en lugares especialmente elegidos, a 6 metros de altura en cruce de calles, y en la plaza 9 de Julio, 16 lámparas incandescentes.

El plazo de ejecución fue de seis meses, con un año de garantía; la Municipalidad se comprometió a pagar 16.432 pesos oro sellado y 6.000 pesos moneda nacional por el trabajo, si se incluían lámparas en el cuartel y hospital se incrementarían los montos en 235 pesos oro y 400 pesos moneda nacional; el primer pago se concretó a la firma del contrato, 2.000 pesos moneda nacional, luego 1.000 pesos mensuales durante 6 meses y el saldo en cuotas de 1.200 pesos con 9% anual de interés.

Mercante puso como garantía de la obra a la South Americana and Suply Cía., la inspección fue municipal y el Banco Nación, la entidad para canalizar los pagos.

Dado la envergadura de la obra, el 23 de enero de ese año se realizó una conferencia donde se leyó a “vecinos caracterizados” la “Memoria del Contrato” que previamente había sido publicada en el periódico El Porvenir. Estuvieron presentes los cinco concejales y unos 24 invitados. Al finalizar la exposición, un aplauso cerrado y felicitaciones por doquier sellaron la aprobación popular.

Con cierto retraso comenzaron los trabajos -en abril de 1901-, los primeros inconvenientes fueron a partir de la “garantía” ofrecida por Mercante, también se rediscutieron algunos artículos del contrato y hasta se hipotecó la renta del Mercado –Bosetti– y las futuras instalaciones a construir, en favor de Mercante, como garantía de pago; también hubo desacuerdos con la provisión de la caldera y condensador -adquiridos a Miguel Lanús, representado por Carlos Fernícola en la ciudad, bajo responsabilidad del contratado y que éste supo trasladar el compromiso sobre el municipio –.

A pesar de todo, la voluntad de contar con el servicio fue mayor y uno a uno, los concejales zanjaron los “imprevistos” de Mercante, pero surgían nuevos casi a diario; en noviembre –siete meses de obra– se hizo una inspección sorpresa y comprobaron que las afirmaciones de Mercante eran una gran mentira, nada de lo construido o instalado estaba en condiciones de funcionar, la decisión fue tajante: la Municipalidad suspendió los pagos, se encargó de subsanar tamaño error y terminar el trabajo.

Por fin, el 24 de diciembre de 1901, a las 6 de la tarde se inauguró el servicio eléctrico con un gran acto popular en la usina, bajo los sones de la Banda de Música Municipal se cortó la cinta y se encendió la primera lámpara.

Alejandro Mercante estaba en Buenos Aires para entonces y a pesar de su accionar, no tuvo empacho en reclamar los pagos pendientes al Gobernador del Territorio… al final, en enero de 1903 regresó Posadas para entregar definitivamente la instalación y firmar los últimos papeles, sin embargo, las deficiencias de su ineptitud dieron dolores de cabeza por varios años.

Por entonces el alumbrado público se encendía desde las 19 hasta las 24, durante el verano, y de 18 a 22 en invierno; a principios del año 1904 se realizaron trabajos de mantenimiento en la red eléctrica y Usina, a cargo del sñor Früchtenicht, y se montó un nuevo punto de distribución en la esquina de la Casa de Gobierno que extendió las líneas a las calles Santa Fe y San Martín, Félix de Azara desde San Martín a Santa Fe, desde la anterior hasta 3 de Febrero y San Lorenzo desde San Martín hasta Bolívar.

Se aprobó un reglamento para el servicio, con tarifas por provisión o alquiler de medidores y el kilowatt, desde 0,05 a 0,25 pesos moneda nacional; al inaugurarse el Monumento a la Libertad, se montaron cuatro columnas de hierro con lámparas para “la estética y mejor ornato de la plaza”.

Cuando la década de 1920 terminaba, una movilización popular evitó un intento de “privatización” del servicio, que fue de mal en peor hasta mediados de la década de 1950 cuando se creó un cooperativa mixta, tratando de subsanar años de falta de inversión; el 16 de julio de 1968 se creó Electricidad de Misiones SA –Emsa– y el servicio se transformó en provincial.

El resto es otra historia.

¡Hasta el próximo viernes!

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias