jueves 16 de septiembre de 2021
Lluvia moderada 14.7ºc | Posadas

Cuarta jornada del juicio por el femicidio de Ruth Gómez en el TP Uno de Eldorado

“Me dijo que estaba lastimada por su pareja, jamás contó que se cayó”

Blanca Gómez volvió a recordar ayer el episodio de violencia sufrido por la víctima tres meses antes de su muerte y contrastó el testimonio de Ceferina García. El jueves habrá un careo entre otros dos de los testigos y la Fiscalía pidió otra pericia balística

martes 07 de septiembre de 2021 | 5:00hs.
Detenido
Ariel Duarte (26) es el único imputado en la causa y permanece detenido en la UP III de Eldorado. FOTO: Matías Bordón
Ariel Duarte (26) es el único imputado en la causa y permanece detenido en la UP III de Eldorado. FOTO: Matías Bordón

Un careo entre dos testigos y una nueva pericia balística fueron los pedidos realizados ayer por la Fiscalía luego de recibir los dos últimos testimonios previstos para la jornada y antes de pasar a la ronda de alegatos del debate oral que se desarrolla en el Tribunal Penal Uno de Eldorado en el marco de la causa por el femicidio de Elizabeth Ruth Gómez (17).

El pedido fue planteado por el fiscal Federico Rodríguez una vez culminada la recepción de los testimonios vertidos por Blanca Gómez -segunda vez que comparece- y Diego Pereira, un amigo del imputado Ariel Ángel Duarte (26), quien debió venir desde Entre Ríos para declarar en forma presencial en razón de la importancia de su aporte ya que estuvo con el acusado durante las horas posteriores al hecho que se investiga.

Justamente, el careo solicitado por Rodríguez será entre Pereira y otro joven identificado como Sergio Ocampos. El objetivo es develar si antes de entregarse a la Policía el imputado regresó a la escena del hecho o no, ya que ambos testigos manifiestan versiones cruzadas. A este pedido, el tribunal dio lugar y se desarrollaría el jueves.
El segundo pedido, en tanto, aún debe ser analizado y resuelto por el tribunal presidido por el magistrado Atilio León. La Fiscalía solicitó la realización de otra pericia balística a partir de nuevos disparos a ejecutarse con el arma calibre 22 milímetros utilizado en el caso e incautado en el expediente.

Según explicó ayer Rodríguez, el pedido consiste en detectar los rastros que esos disparos dejan y a partir de ellos poder determinar con exactitud la distancia en la que se produjo el tiro que impactó en el pecho y acabó con la vida de Ruth Gómez, más conocida como La China.

Para ello, solicitó que se hagan nuevos disparos desde diferentes distancias: a boca de jarro (en contacto directo con la superficie), a 5, a 15 y a 50 centímetros. La defensa del imputado, encabezada por los letrados Harry y Jan Foos, adhirió al pedido.

Tal como publicó El Territorio, la complejidad del caso está representada por la falta de testigos presenciales, ante lo cual los investigadores debieron valerse de otros elementos de prueba. La pericia balística -realizada en etapa de instrucción y la cual descarta que el tiro haya sido efectuado a corta distancia- es uno de ellos y los antecedentes por violencia de género en contra del imputado es otro.

La única versión del hecho que se conoce es la aportada por el imputado durante su indagatoria en etapa de investigación, pero debe ser corroborada. En aquella instancia, el hombre aseguró que el día del hecho había comenzado una discusión con su pareja, hasta que ella intentó agredirlo con el arma de fuego pero falló en el disparo y cuando él intentó quitarle el revólver hubo un forcejeo en medio del cual se produjo el tiro que acabó con la vida de la muchacha.

Blanca Gómez estuvo con Ruth el 15 de abril de 2018, cuando radicaron una denuncia por violencia de género contra Duarte. FOTO: Matías Bordón

Violencia previa

Ante este panorama, ayer fue nuevamente convocada al recinto de debates Blanca Gómez, titular de la Dirección de la Mujer y la Familia de la Municipalidad de Iguazú al momento del hecho (entre el 21 y 22 de julio de 2018).
Su nueva convocatoria fue para esclarecer algunos puntos que no habían quedado claros tras la declaración de Ceferina García, que en aquel tiempo trabajaba para ella y para quien el fiscal solicitó que se la investigue por falso testimonio.

La importancia del aporte de Gómez y García radica en que ambas fueron quienes el 15 de abril de 2018 auxiliaron a Ruth luego de una aparente golpiza y fueron con ella hasta la Comisaría de la Mujer donde radicaron una denuncia por violencia contra Duarte, lo cual le valió una causa por lesiones leves calificadas que también es motivo de discusión en este juicio.

Sin embargo, al momento de declarar ante el tribunal la semana pasada, García cambió parte sensible de su testimonio, principalmente en lo referido al grado y origen de las lesiones que Ruth presentaba ese 15 abril: antes dijo que la joven tenía golpes y lesiones de “arrastre” producto los golpes de su pareja, pero ahora señaló que las heridas eran simples “raspones” y que se produjeron porque la chica se cayó en una zona de piedras.
Para esclarecer esto Gómez fue nuevamente llamada a declarar y ayer fue contundente: “En todo momento he estado presente durante esa denuncia donde la víctima decía que los golpes reiterados que tenía en su cuerpo los había propinado su pareja”.

Y siguió: “Con respecto a la señora García, cuando se comunicó telefónicamente conmigo requiriendo mi presencia ya me había manifestado que Ruth Gómez, la China, le había dicho que estaba lastimada e inclusive me manifestó García que era violencia de género. Ella me dijo que estaba lastimada por su pareja, en ningún momento contó que se cayó ni nada. Jamás”.

Diego Pereira, amigo del acusado, declaró ayer pero el fiscal pidió que sea sometido a un careo con otro testigo. FOTO: Matías Bordón

Las horas posteriores al hecho

Luego de Gómez fue el turno de Pereira y su testimonio se extendió durante casi dos horas. No era para menos, el muchacho relató que estuvo con Duarte y Ruth la noche previa al hecho y luego pasó prácticamente el día siguiente entero junto al imputado hasta su detención.

Pereira recordó que el 21 de julio de 2018 a la noche estaban en su casa junto a Duarte y Ruth, hasta que la pareja comenzó a discutir. Según su palabra, la muchacha intentó irse con su moto pero la rueda se pinchó y fue allí que Duarte la llevó en su moto hasta la casa donde vivían en el barrio 2.000 Hectáreas de Puerto Iguazú.
Después de la partida de la pareja, Pereira señaló que se acostó a dormir y al día siguiente (22 de julio) Duarte lo despertó a las 11 de la mañana con una llamada telefónica diciéndole para ir a Comandante Andresito, a lo cual él accedió porque “siempre hacíamos viajes, aventuras, juntos”.

El joven recordó que emprendieron el viaje, pero al poco tiempo empezó a notar un comportamiento extraño en Duarte. Primero que conducía a una velocidad excesiva como nunca antes, luego porque constantemente hacía ‘no’ con la cabeza y, por último, porque en medio del camino detuvo la moto para arrojar algo al monte. Ese “algo” era el revólver calibre 22.

“Yo siento que íbamos muy rápido. Íbamos a 135 km/h por ahí y yo le digo que pare la moto. Él para y me dice ‘la China se pegó un tiro’. Y en ese momento yo quedé en shock. Ahí nos quedamos 30 minutos sin decir nada, callados. Y él me preguntó qué era lo mejor que él podía hacer y yo le dije que debía entregarse. También dijo que él tenía una bala en el bolsillo y me preguntó si yo le podía meter un tiro porque se quería matar ahí. Yo le dije que no, que él era mi amigo, no mi enemigo”, expresó Pereira.

Duarte y su defensa. El imputado optó por no declarar en el juicio. FOTO: Matías Bordón

Sin saber explicar bien el porqué, el muchacho agregó que después de eso regresaron a buscar el arma de fuego descartada a un costado de la ruta 101 pero no pudieron hallarla y en esa instancia Duarte le cambió la versión: “Ahí me dijo que era todo mentira, que no me preocupara, que le había disparado al perro”.

De allí volvieron a Iguazú, se fueron a un camping a tomar cerveza, luego siguieron la noche en un bar y finalmente fueron hasta la casa de la mamá de Duarte, donde el ahora imputado terminó contando que Ruth “se había disparado después de un forcejeo”. Fue después de eso que la familia del acusado denunció el hecho y el hombre acabó detenido hasta hoy.

A pedido de las partes, Pereira también describió a la pareja: “Era una relación, como dicen ahora, tóxica. Tenían muchas peleas”
También contó que era habitual hacer “viajes, aventuras” con Duarte a distintos lugares pero que nunca iban con Ruth porque “no íbamos a poder hacer lo que siempre hacíamos, encontrarnos con chicas, con amigas y quedarnos hasta tarde” y añadió además que “Ariel tenía varios toques. Al lado del barrio de los camioneros tenía otra chica y creo que Ruth sabía de eso”.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias