domingo 26 de septiembre de 2021
Cielo claro 18ºc | Posadas

Un nuevo código urbano

martes 07 de septiembre de 2021 | 6:00hs.
Un nuevo código urbano

La Secretaría de Planificación Estratégica y Territorial de la ciudad de Posadas se encuentra analizando el actual Código de Planeamiento Urbano. En una primera instancia le pidieron a diferentes entidades de la comunidad que acerquen las propuestas que crean oportunas sobre este tema. Y -ahora- se encuentran recopilando estas miradas y posiciones, a fin de detectar coincidencias y diferencias para luego avanzar en construir en colectivamente un nuevo código, que oportunamente regirá nuestra capital.

Concretamente, la Dirección de Urbanismo, propuso a diferentes actores que la base de la discusión sean algunas ordenanzas vigentes de Vivienda, Planificación Urbana y Obras Públicas (Rama XVIII), las cuales podrían ser actualizadas, reformadas o derogadas según lo que derive de los consensos. Este documento final luego sería elevado al Concejo Deliberante para su definición.

A continuación, haré algunos aportes y contribuciones sobre esas ordenanzas.

7. Código Urbano. La normativa actual pertenece a un paradigma donde se hablaba de hacinamiento, circulación vehicular y espacios verde como lugares recreativos. El espíritu del nuevo código debe proponerse firmemente virar el rumbo hacia la densificación de la ciudad, el peatón y los beneficios para las personas que representa el arbolado urbano.

Debemos empezar a invertir la ecuación, actualmente, desde una línea municipal hasta la de enfrente, el 70% del ancho es destinado a los vehículos y solo el 15% a cada lado es destinado a los peatones. La prioridad debe empezar a tomar una forma invertida, donde el espacio para caminar sea el 70% y el 30% para los autos. Las aceras hoy son una parte clave de la movilidad activa y colabora en mejorar la vialidad de la ciudad.

Hoy el arbolado cumple una función mucho más amplia que el sano esparcimiento de la población. La ciudad tiene actualmente el 30% de su arbolado urbano en peligro de caerse. Por los riesgos que puede significar esto para la integridad física de los vecinos, es apremiante quitarlos y sustituirlos por árboles contemplados en nuestro Plan Forestal. Así mismo, es necesario concientizar a los vecinos sobre la responsabilidad que tiene cada frentista sobre una acera segura y transitable.

126. Frente Fluvial de Posadas. Esta ordenanza sigue en la línea de un modelo de ciudad dependiente del auto particular, debemos recordar lo que decía el urbanista Jaime Lerner: el coche es el cigarrillo del futuro. Obligar a que cada nuevo departamento tenga su propia cochera es incentivar a los vecinos a que se mueven en un auto, así indefectiblemente la costanera termina convertida en una autopista que separa la ciudad del río.

Podríamos pensar en un transporte público moderno, confortable, asequible y con buenas frecuencias que ayude a los ciudadanos a no necesitar un vehículo. Un tranvía eléctrico que recorra el frente costero de punta a punta o incluso un sistema de transporte interurbano fluvial podrían ser el futuro de Posadas.

128. Fondo de Desarrollo Urbano. Algunos consideran al FDU como un castigo a quienes impulsan el crecimiento. Pero, como enseña Carlos Morales Schechinger del Lincoln Institute, está fundamentado en que el activo más importante que tiene una ciudad son sus tierras, y si un desarrollador quiere hacer uso de los derechos que establece el código debe comprárselos a la ciudad. Los resultados de lo recaudado por el FDU deben ser visibles para la comunidad, difundir públicamente que se hizo, sumado a la transparencia, garantizarán el éxito de su implementación.

144. Plan Urbano Ambiental. La ordenanza se propone atender el desequilibrio funcional, habitacional y de infraestructura entre las zonas Norte y Sur, y un Oeste que llegaba hasta Villa Cabello. Actualmente es necesario avanzar en una integración con el oeste que se encuentra cruzando el arroyo Mártires y sus nuevas urbanizaciones. Para lograr esto es imperioso evitar que la mancha urbana se siga expandiendo y empezar a completar los vacíos existentes dentro de la ciudad, aprovechando terrenos y predios vacantes. La especulación sobre terrenos vacíos debe tener un gravamen acorde, que desaliente a los propietarios a mantenerlos ociosos.

El desafío que enfrenta actualmente esta normativa es hacerse extensiva a toda la nueva territorialidad que compone ahora nuestra capital y la posibilidad de hacer un aporte significativo en la elaboración del Plan Estratégico Posadas 2035.

149. Indicadores urbanos. Si bien se avanzó ejemplarmente en las alturas máximas por área, superando el viejo sistema del FOT y el FOS. Hoy la ciudad no cuenta con indicadores de eficiencia energética por zona. Podría comenzar a incluirse la exigencia de que ciertos edificios nuevos cumplan con normas ambientales y de uso racional de la energía. Por ejemplo reglamentar que una cuota del consumo energético sea cubierto por paneles solares, o el aprovechamiento de agua de lluvia.

En conclusión, Posadas se encuentra frente al desafío de encarar políticas de gestión del territorio que le permitan lograr una equidad en la distribución del suelo, ese es el único camino posible para lograr un desarrollo sostenible y que en pocos años más vivamos en una ciudad deseada por todos los que la viven y la visitan.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias