lunes 27 de septiembre de 2021
Cielo claro 29.7ºc | Posadas

Una iniciativa novedosa en la provincia

Tras la búsqueda de un oficio para mejorar ingresos en las comunidades

Ante el freno del turismo por la pandemia de Covid-19, en Yasy Porá, Puerto Iguazú, comenzaron a formarse como peluqueros y manicuras sin dejar de lado las raíces

domingo 05 de septiembre de 2021 | 6:05hs.
Tras la búsqueda de un oficio para mejorar ingresos en las comunidades
Se forman como esteticistas y buscan progresar. Foto: Norma Devechi
Se forman como esteticistas y buscan progresar. Foto: Norma Devechi

Las  comunidades guaraníes de la localidad de Puerto Iguazú tenían como motor económico el turismo comunitario y la venta de artesanías, pero estas actividades se vieron paralizadas por la pandemia de Covid-19 y fue allí cuando surgieron otras opciones para generar ingresos.

Entre las alternativas aparecieron el cultivo en las huertas y el trabajo en el vivero de especies autóctonas.

En tanto, otros se aventuraron en la aplicación de los conceptos de la agroecología y piscicultura. Sin embargo, algunos jóvenes de la comunidad mbya Yasy Porá, ubicada en la zona de la selva Yryapú, aprovecharon la oportunidad para formarse en oficios como peluquería y manicuría, transformándose en los primeros mbya dedicados profesionalmente a la estética personal en la provincia.

Son seis jóvenes que comenzaron a mediados de mayo a capacitarse gracias al trabajo del Ministerio de Prevención de Adicciones, que tenía como objetivo principal mantener a los jóvenes alejados de los males del hombre blanco.

Tras 45 días de capacitación, el pasado 24 de julio recibieron sus certificados y algunas herramientas de trabajo para comenzar a generar dinero que los ayude en la economía diaria. Actualmente los jóvenes no cuentan con un espacio acorde para trabajar, sin embargo, atienden a sus compañeros en sus hogares.

“A mí me gustaría trabajar en una barbería de la ciudad, me falta algo de práctica con la navaja, pero sé que puedo hacer mucho más y me gusta cortar el cabello. Hasta el momento sólo corté a hombres, es lo que aprendí. Hay días que hago dos a tres cortes y con lo que gano me compro lo que necesito”, explicó a El Territorio Pablo Acuña, de 20 años.

Por su parte, las hermanas Patricia (16), Angélica (18) y Crisanta Martínez (20) decidieron cursar manicura y ahora trabajan en su domicilio con las demás integrantes de la comunidad Yasy Porá.

“Aún no salimos de nuestra comunidad, pero el objetivo es poder ser contratadas por una peluquería de la ciudad y seguir aprendiendo, quizás somos muy tímidas todavía, pero es el objetivo”, contó Angélica a este medio mientras ponía en práctica todo lo aprendido durante el proceso de formación.

Por su parte, Roberto Moreyra, cacique de la aldea, está orgulloso de los jóvenes de su comunidad y espera que otros también quieran capacitarse.

Si bien ninguno de los 323 integrantes de la comunidad logró ingresar a la universidad, sus dos hijas ya manifestaron que quieren continuar estudiando una carrera de nivel superior una vez que finalicen la secundaria.

“Siempre estamos buscando que se capaciten, insistimos en que vayan a la escuela y que puedan crecer sin perder las raíces. Estamos viendo otras capacitaciones para nuestros jóvenes. Por lo pronto, mis hijas manifestaron que quieren ir a la universidad, estamos trabajando para que comiencen el próximo año”, comentó Moreyra.

En otra comunidad, ubicada en la misma zona, un grupo de 22 jóvenes comenzó a trabajar para generar ingresos.

Actualmente están trabajando en una huerta, se capacitaron en agroecología y tienen en marcha un proyecto de piscicultura, para ello invierten su dinero en el alquiler de una máquina para la obra de los tajamares. Hasta el momento invirtieron 260 mil pesos, pero aún falta para terminar. Mientras tanto se dedican a la huerta.

Ya en la comunidad Fortín Mbororé, ubicada en la zona rural de las 2.000 Hectáreas, trabajan en los proyectos de plantaciones y elevaron un proyecto al Ministerio del Agro para la construcción de un vivero e implementación de un sistema de riego, que fue aprobado, pero la pandemia postergó los trabajos y se encuentran a la espera de la reactivación de los trabajos. 

 

Informe de domingo

Mbya, entre sus raíces y la integración urbana

Suman recursos para preservar la cultura y mejorar la calidad de vida

“Ser promotor de salud es una tarea que realizo con orgullo”

“Hay que mejorar la educación para que más mbya lleguen a la facultad”

Tras la búsqueda de un oficio para mejorar ingresos en las comunidades

Estudia educación física para inspirar a su aldea

Asegurar la propiedad comunitaria de la tierra a los pueblos, la prioridad

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias