miércoles 22 de septiembre de 2021
Cielo claro 20ºc | Posadas

La institución brinda atención gratuita a personas de todas las edades

La huerta y la tierra como terapia para abordar la discapacidad

Fue implementada con el objetivo de que los niños que asisten al Centro de Rehabilitación puedan además fortalecer y potenciar sus capacidades y relaciones

sábado 04 de septiembre de 2021 | 4:30hs.
La huerta y la tierra como terapia para abordar la discapacidad
Después de estar en el consultorio, los niños pasan por la huerta para trabajar otros aspectos. Foto: Marcelo Rodríguez
Después de estar en el consultorio, los niños pasan por la huerta para trabajar otros aspectos. Foto: Marcelo Rodríguez

Una terapia no siempre sucede sólo dentro de cuatro paredes, a veces se complementa con otras experiencias que expanden las maneras de acompañar a los pacientes.

Ejemplo de ello es el Instituto de Medicina Física y Rehabilitación de Posadas (Imefir), que sumó hace unos días a sus actividades la propuesta de una huerta agroecológica con el fin de fomentar la participación y ayudar a que los niños con discapacidad puedan potenciar capacidades, habilidades y la relación con su entorno a través del trabajo en las huertas .

El Imefir brinda hace ya muchos años atención y contención a personas de todas las edades con discapacidades motrices, madurativas, con problemas de aprendizaje y traumatizados. Se ofrecen diariamente y de manera gratuita tratamientos kinesiológicos, psicológicos, fonoaudiológicos, psicopedagógicos, de rehabilitación auditiva y del lenguaje, así como también estimulación temprana desde los 45 días de vida hasta los 3 años y clases de apoyo escolar.

Además, la institución cuenta con trabajadores sociales que atienden variadas demandas y nutricionistas encargados de realizar el seguimiento de pacientes, adultos mayores y grupos de riesgos. Otro servicio es el asesoramiento en lo que respecta a la tramitación del Certificado Único de Discapacidad (CUD)

“El proyecto se empezó a pensar en mayo pero se hizo efectivo en los últimos días de agosto. La idea era sumar una propuesta nueva a la rehabilitación, que ellos pudieran estar en contacto con la tierra, con la naturaleza y ensuciarse”, comentó a El Territorio Julieta Laszeski, estimuladora temprana de la institución.

Y agregó: “Nos dimos cuenta de que los chicos se abren más haciendo esta actividad que estando en el consultorio. Además la ‘mae’ les enseña todo lo de la huerta y ellos lo pueden tocar, ver y sentir, se da una integración de los saberes”.

Por el momento el espacio de la huerta es pequeño, pero planean agrandarlo y que ocupe todo el espacio verde lindante al portón de entrada al predio. Se plantaron diversos plantines: acelga, morrón, coliflor, lechuga, tomate, albahaca y papa.

Los profesionales están seguros que lo vivencial refuerza el aprendizaje de los chicos y lo ven en sus ganas de ir a la huerta y ver cómo están sus plantas. Es que fueron ellos mismos los que lo iniciaron, desde el proceso de germinación hasta la colocación del plantín en la tierra.

“Acá tenemos una población muy vulnerable, son casos sociales muy fuertes y nuestro objetivo con esto es que se sientan contenidos, que se diviertan”, sostuvo, por su parte, Rodrigo Ayala, director del Imefir.

Para ejemplificar los beneficios que ya están percibiendo desde la implementación de la huerta, comentó: “Tenemos un señor de 45 años con retraso madurativo, es como un niño de cinco años, y cada vez que viene se divierte mucho. Después tenemos a un nene con autismo que en consultorio hablaba poco o directamente nada y no se interesaba por los demás. Con esta actividad, a los dos días ya se integró con sus compañeros y comenzó a hablar más”.

El otro objetivo de esta actividad es concientizar sobre la importancia de la alimentación saludable. De las huertas agroecológicas se obtienen vegetales y hortalizas sanos y frescos para ser incorporados en las comidas diarias mejorando las condiciones nutricionales de las personas. El trabajo final de estos chicos, comentaron, es lograr tener una huerta en sus casas, con el acompañamiento y apoyo de sus padres.

El Imefir depende de la Municipalidad de Posadas, es abierto y recibe a cualquier persona que requiera de sus servicios, pero prioriza la atención de aquellos niños y adultos que carezcan de una obra social. Cuentan con ambulancia para traslado de pacientes y con una red de enlace que conecta a los pacientes con profesionales de la salud de otros centros asistenciales. 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias