domingo 26 de septiembre de 2021
Cielo claro 17ºc | Posadas

Día de San Ramón Nonato, patrono de las embarazadas y niños por nacer

Fe y devoción al santo de la vida

Ayer hubo misas especiales, bendiciones a las embarazadas y los recién nacidos, bicicleteada y caravana de vehículos, entre otras actividades por la fiesta patronal

miércoles 01 de septiembre de 2021 | 6:00hs.
Fe y devoción al santo de la vida

Ayer, como todos los 31 de agosto, la Capilla San Ramón Nonato –ubicada en avenida Ituzaingó al 4348- recibió a fieles, promeseros y peregrinos que se acercaron a rendir homenaje al santo en su día.

Parejas solas o acompañadas por algún familiar, embarazadas, jóvenes con bebés en brazos, ancianos, niños, mujeres solas, familias enteras. Todos llegaron hasta el templo para pedir algún favor o recibir la gracia de San Ramón. Y, más allá de las particularidades personales o la situación especial  por la que acudieron al santo, todas las historias hacia su devoción confluyen una misma coincidencia: los nacimientos.   

“Hoy es un día muy especial, de mucha alegría. Los que somos parte de la comunidad vemos cómo la fe en San Ramón se manifiesta. La gente viene y quiere tomar gracia del Santo, vienen a presentarle a su hijo, a pedir por él, o a pedirle el favor de su intersección para lograr tener un hijo”, destacó Miguel Ángel Moura, sacerdote de la Capilla San Ramón Nonato, en diálogo con El Territorio. “Esa fe manifestada nos llena de alegría y también nos conmueve hasta las lágrimas. Como comunidad, nos preparamos con anticipación para este día, para recibir a todos los promeseros y participar de este encuentro”, agregó entusiasmado.

Este año, bajo el lema ‘San Ramón bendice a nuestras familias’, la fiesta patronal se pudo llevar a cabo con mayor flexibilidad que el año pasado -marcado por la pandemia-.

Las celebraciones comenzaron tres días antes del 31, con misas y actividades especiales. Y ayer hubo celebraciones eucarísticas desde las 7 hasta las 20 –esta última misa sería presidida por el Obispo Juan Rubén Martínez luego de una bicicleteada y caravana de vehículos que partiría desde la parroquia San Antonio hacia la capilla San Ramón-, además de bautismos, bendiciones a las embarazadas y los recién nacidos; misas por los enfermos; y venta de empanadas, pollos y platos dulces; entre otras actividades.

La tradición de los escarpines

Una de las tradiciones más importantes de la comunidad en esta fecha es la donación de escarpines. Cada año, quienes saben usar las agujas de tejer se reúnen para fabricar escarpines que luego regalan a los peregrinos o miembros de la comunidad que se acercan con el especial pedido de tener un hijo o con el recién nacido.

En la capilla, escarpines de todos los colores adornaron ayer el altar principal. “La fiesta patronal también es un servicio, es darse al otro, entregarle algo valioso, compartir la fe. Es conmovedor ver a las mujeres tejiendo los escarpines unos días antes. Ellas se juntan en oración, a armarlos con mucho amor y empeño para después ponerlos en el altar y regalarlos. Es un gesto simbólico pero cargado de devoción. San Ramón siempre sirvió a los más necesitados y hoy la comunidad también sirve en su honor” expresó Moura destacando que este año se tejieron más de 100 pares de escarpines que fueron obsequiados.

“Es un detalle muy importante y conmovedor para esas madres, padres o futuros padres que acuden con fe y reciben el obsequio con mucha esperanza”, agregó.

Devoción plena

San Ramón Nonato es patrono de las embarazadas, los niños por nacer y la obstetricia; por lo que sus fieles se congregan año tras año para pedirle el milagro de la vida o agradecer por ese niño que llegó al mundo luego de tanta búsqueda o algunos problemas.

“Creo que todos los que acudimos a San Ramón lo hacemos por causas similares”, señaló Karina, quien llegó hasta la ermita del santo pero no pudo quedarse a la misa matutina de las 10, ya que al ser día laboral debía cumplir con sus obligaciones rutinarias. Sin embargo, “pude venir por lo menos un ratito. Le prendí una vela y le agradecí por el regalo más lindo que llegó a mi vida gracias a su intercesión, mi hijo Teo”, detalló entre lágrimas, contando que mucho tiempo buscó un hijo pero no lograba quedar embarazada; hasta que acudió al Santo del que hoy es devota y pudo dar a luz al niño que hoy tiene poco más de un año. “Busqué durante mucho tiempo, pasé por muchas frustraciones. Hasta que un día, casi sin esperanzas le recé a San Ramón, le pedí desde lo más profundo de mi corazón y al poco tiempo quedé embarazada. Me cuidé mucho durante esos nueve meses, pero los transité sin inconvenientes y con la fe puesta en él, encomendada a él. Hoy veo crecer a mi hijo y sé que es por su gracia”, describió.

Como ella, Norma se acercó a la capilla junto a su hijo, su nuera y su pequeño nieto; para agradecer a San Ramón por la vida del pequeño. “Mi nuera tuvo complicaciones en el parto, nos encomendamos mucho al santo y hoy vinimos a presentarle a mi nieto y agradecerle porque está sano, salvo y feliz con nosotros”, dijo la abuela, al tiempo que el sacerdote le impuso las manos para darle la bendición.

“Mi devoción a San Ramón comenzó igual que la historia de muchos que creen en él. La religiosidad siempre nos lleva a buscar un intercesor y hace muchos años mi esposa y yo buscábamos tener hijos, pero no podíamos”, comenzó contando Ovidio, que hoy es diácono de la comunidad.

“No vivíamos cerca pero llegamos peregrinando a la capilla, buscando ese milagro. Así fue que llegó nuestra primera hija al mundo. Pero como uno tiene esa fe débil generalmente de sólo buscar cuando se necesita, con el tiempo nos fuimos alejando nuevamente” acotó quien, sin darse cuenta, para cuando Verónica (su hija) tenía 4 años, se mudó con su familia al barrio. “Así, volvimos a reencontrarnos con la capilla y nos hicimos parte de la comunidad. Ahora, ya hace 23 años que estamos sirviendo. En medio de todo eso recibí el llamado de Dios de ser diácono. Lo vivimos con alegría y entrega”, agregó Ovidio, quien con su esposa Patricia tuvieron también a Luz María, su segunda hija.

En su honor, para darle las gracias o para pedirle con fe algo muy especial, los fieles ayer se congregaron. Tantas historias como creyentes y todas unidas por la devoción al santo de la vida.


San Ramón

San Ramón es considerado el patrono de las embarazadas, los niños por nacer y los recién nacidos, ya que él nació tras la muerte de su madre. Por eso se lo llama nonato, que es no-nacido en forma natural. Recibió el nombre de Ramón en honor a la persona que abrió el vientre de su madre.

Tuvo una vida de entrega a Dios y, tras ingresar a la Orden de la Merced, se ordenó sacerdote y viajó al África para ofrecerse en rescate de cautivos cristianos. Trabajó hasta el martirio por los oprimidos, defendió la vida de los sometidos y predicó con la palabra y el ejemplo.

El papa Gregorio IX lo creó cardenal de la Iglesia, y cuando viajaba a Roma para recibir el capelo, falleció el 31 de agosto de 1240. Por ser mensajero de la vida, la Iglesia lo proclamó santo y lo convirtió en patrono y defensor de la vida concebida, de las mujeres embarazadas, de los niños y de los que desean ser padres.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias