jueves 23 de septiembre de 2021
Cielo claro 20ºc | Posadas

Una reserva privada con fines educativos desde 2003

Un rincón que enseña sobre el cuidado y está en medio de Posadas

A pocos minutos del centro, la Reserva Urbana Rincón Nazarí alberga mucha flora y fauna misionera. Recibe la visita frecuente de estudiantes e investigadores

domingo 29 de agosto de 2021 | 6:05hs.
Un rincón que enseña sobre el cuidado y está en medio de Posadas
El ingeniero Renard Cura está al frente de la reserva Rincón Nazarí en la capital provincial. Foto: Natalia Guerrero
El ingeniero Renard Cura está al frente de la reserva Rincón Nazarí en la capital provincial. Foto: Natalia Guerrero

En medio de la ciudad y de tantos edificios, Posadas cuenta con un espacio verde. En cada rincón, la naturaleza y el cantar de las aves son protagonistas. Un pulmón natural que invita y enseña sobre lo que nos rodea, ese mundo autóctono que debemos preservar. Sobre calle Brasil 3409 está la Reserva Urbana Rincón Nazarí, un predio de casi una hectárea que alberga diferentes especies de flora de la provincia y la región, un lugar único en su tipo en la provincia.

Se trata de una organización sin fines de lucro que hasta antes de la pandemia realizaba visitas educativas para estudiantes de diferentes niveles educativos. Enclavada en el corazón de Posadas, está a menos de cinco minutos del microcentro posadeño. A través de la educación, se busca generar una conciencia ecológica para todo aquel visitante. También es un espacio para que investigadores encaren su trabajo o para el avistaje de especies que están allí.

En 2001, en medio de la crisis económica del país, Renard Cura vio en ese predio una oportunidad. Luego de meses de trabajo y puesta a punto, en 2003 se dio origen a la iniciativa para promover el contacto con la naturaleza por medio del aprendizaje y, de esa manera, generar desde la infancia una conciencia por la flora y la fauna, maravillas propias de la tierra colorada. Y al mismo tiempo, oficiar como espacio de recolección de datos mediante la observación en campo de lo nativo. Así nació Rincón Nazarí, que lleva el nombre a modo de homenaje de Nazarí, su perro que murió atacado por otros canes.

En ese espacio, a pocos metros del arroyo Itá, se han diseñado senderos educativos de indagación a lo largo de los cuales se puede indagar sobre la vida de las aves, árboles y arbustos nativos y exóticos, nidos, casitas anideras, comedores, las relaciones interespecíficas, la estrategia de cada ser vivo para vivir y multiplicarse y la acción del hombre y de su entorno. Cada centímetro de la reserva es un nido de conocimientos y, a la vez, un llamado de atención para la conservación.

Cura, que es ingeniero, decidió abocarse de lleno a esa actividad. Nacido en Buenos Aires, llegó a Misiones después de su paso y labor en la construcción de la represa de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY). Años después, junto con su esposa, llegó a Posadas. Con sus propias manos, ambos trabajaron y pusieron a punto ese lugar que por la década del 80 estaba abandonado y fue comprado por la pareja. El amor por la vida silvestre y la necesidad de frenar el avance del cambio climático fueron el motor para edificar y preservar el pulmón verde posadeño, en medio de las crecientes edificaciones residenciales que se levantaron a sus inmediaciones.

En 16 años, en esa reserva privada, miles de delegaciones escolares pasaron por ese pulmón verde capitalino. También recibió a decenas de investigadores de diversas partes del mundo, interesados en conocer la flora y fauna misionera que atrae a más de uno. Pero la pandemia frenó todo, como lo hizo con casi toda la vida tal cual era previa a ella. Sin embargo, desde allí se continúa enseñando a cuidar el hábitat, en pos de un futuro mejor, más sustentable y amigable. El tiempo así lo demanda.

Lo que viene
Actualmente, Renard trabaja en otra apuesta que está en vías de desarrollo: los Campamentos Educativos Rincón Nazarí. Se trata de la construcción de dormitorios, biblioteca, cocina, salón de usos múltiples, sanitarios y otras construcciones conexas en un predio agroforestal que tiene en Rincón de Tunas, Garupá, a 27 kilómetros de la sede de Posadas. “Un lugar para la convivencia, para aprender en contacto con la naturaleza y con prácticas amigables con el medioambiente cuestiones relativas a las buenas prácticas agrícolas, buenas prácticas alimentarias, al cultivo sin el uso de agroquímicos, a desintoxicarse a través de una comida sana, agua pura y aire puro, a la medicina natural, a la ecología del cuerpo y del espíritu”, definió Renard. Se espera que en breve esté en marcha. Un nuevo pulmón verde.

En cada rincón de Nazarí, hay un aprendizaje, una porción de la selva misionera. Orden natural en su máxima expresión en medio de Posadas, y de tanto asfalto y edificios por doquier.

 

Dueños y protectores de la selva misionera La alianza con el sector privado eleva el nivel de Áreas Naturales Protegidas Vida Silvestre monitorea la presencia de grandes mamíferos La importancia de cuidar la vegetación que sostiene a los cerros Mainumby se posiciona como pulmón en la zona de Montecarlo Una trinchera para proteger la flora y fauna de los depredadores En 9 de Julio y Santiago de Liniers se hallan lugares con naturaleza viva Destacan la importancia de los bosques a nivel internacional

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias