lunes 27 de septiembre de 2021
Cielo claro 35.1ºc | Posadas

Ruiz de Montoya tiene a su representante

Del fútbol al ciclismo, la necesidad de reinventarse

La artrosis obligó a Carlos Tonn (70) a colgar los botines y dedicarse a la bicicleta. "El que se siente viejo, perdió", aseguró

domingo 22 de agosto de 2021 | 6:05hs.
Del fútbol al ciclismo, la necesidad de reinventarse
En 2015 llegó el clic definitivo para que Carlos modifique sus prioridades.
En 2015 llegó el clic definitivo para que Carlos modifique sus prioridades.

La vida de Carlos Tonn (70) es el reflejo de superación, entusiasmo y compromiso. El hombre reside en Ruiz de Montoya y desde su infancia siempre estuvo ligado al deporte, entre el fútbol, el gimnasio y el ciclismo. Además en una ocasión, mientras circulaba en un cuatriciclo, tuvo un accidente y debió operarse de la rodilla, pero aun así no dejó de hacer deportes.

El deporte significa sociabilizar, sacar chicos de la calle y poder mejorar en todo aspecto”, empieza contando Tonn, quien jugó para distintos clubes de la Liga Regional de Puerto Rico y, entre sus anécdotas, contó un partido jugado en la cancha de San Miguel de Garuhapé Mí: “Una vez jugando para la selección de la Liga hice un hermoso gol de cabeza a la selección posadeña”, dijo emocionado el ex futbolista narrando momentos épicos que le brindó el fútbol.

Su amor y fervor por el deporte, una vez que colgó los botines tras una grandiosa carrera en el fútbol amateur, lo llevó a fundar la primera escuela de fútbol que hoy se mantiene activa. Además, fue el primer entrenador que tuvo el Club Papel Misionero de Capioví. Pero también el compromiso de seguir activo lo llevó por otras disciplinas, en su comuna, es reconocido por andar todos los días con su bicicleta y también, con esfuerzo, abrió su propio gimnasio. “Es el único en Ruiz de Montoya”, sostuvo.

En el año 1976 sufrió la rotura de ligamentos cruzados aunque en ese año no recibió una intervención quirúrgica. En 2015 tuvo artrosis y eso lo llevó a tener que operarse de la rodilla. “Cuando me diagnosticaron esa enfermedad obligadamente debí parar un tiempo, estuve en rehabilitación con kinesiólogo un mes, luego en mi gimnasio lentamente fui recuperando movimiento con la bicicleta fija”. Ese entusiasmo por seguir en el deporte lo motivó a pedalear no solamente la vida tras el accidente, sino también que con voluntad propia, arrancó nuevamente a bicicletear por lugares planos y, posteriormente pudo recorrer distintos puntos de la tierra colorada. “Nunca me costó volver, porque siempre amé el deporte. Acá lo importante es la actitud, quererse mucho y tener fe, porque todo se puede”, expresó.

Su vida en Ruiz de Montoya es trajinada, “Soy un tipo que no queda quieto, si bien ya estoy jubilado, me mantengo activo con distintas ocupaciones y es una manera también de sentirse bien”. Incentiva a los jóvenes de la localidad a luchar, no darse por vencidos.

A su vez, dejó un mensaje a la gente de la tercera edad. “El que se siente viejo ya perdió, hay que luchar cada día como si tuvieran treinta años y la vida les dará su premio, salud y bienestar. Acá no hay secretos, esa es la única receta que brindo a toda la gente de mi edad”, concluyó.

 

Salud en movimiento El deporte como excusa para mantenerse activo Andrés entrena su cuerpo y su mente con el tenis de mesa Un tubo de pelotas, el secreto para una longevidad sana y alegre “El golf me cambió la vida por completo”

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias