domingo 19 de septiembre de 2021
Cielo claro 24ºc | Posadas

Se dedicaba a la construcción, pero tras la pandemia empezó a contrabandear

Sin rastros del iguazuense que venía de Brasil y tras tirarse al río, desapareció

El joven de 20 años está desaparecido desde el miércoles. Intentó huir a nado de la fuerza brasileña, pero se perdió en aguas del río Iguazú. El dolor de su madre

viernes 20 de agosto de 2021 | 6:07hs.
Sin rastros del iguazuense que venía de Brasil y tras tirarse al río, desapareció
Las labores de búsqueda se extendieron ayer por el río Iguazú, pero no hubo novedades. Foto: archivo Natalia Guerrero
Las labores de búsqueda se extendieron ayer por el río Iguazú, pero no hubo novedades. Foto: archivo Natalia Guerrero

El dolor, el drama y la angustia predominan en Puerto Iguazú desde el miércoles, luego de la desaparición en el río homónimo de un joven de 20 años que ese día cruzó ilegalmente a Foz de Iguazú para contrabandear mercaderías y se perdió mientras intentaba escapar a nado de uniformados brasileños que habían desplegado un operativo en la costa.

De acuerdo a lo que pudo reconstruir El Territorio, el muchacho en cuestión se trata de Fernando Daniel Teles (20), quien el miércoles a las 7 de la mañana cruzó hacia el lado brasileño y cerca de las 15 pretendió volver, pero ocurrió la tragedia y desde ese momento es intensamente buscado por efectivos de la Policía misionera y buzos tácticos de la Prefectura Naval Argentina (PNA).

Las labores de búsqueda se centraron ayer frente a la zona conocida como las 600 Hectáreas, pero hasta el cierre de esta edición no se habían reportado novedades.

Mientras tanto, la familia de la víctima realizaba una dolorosa vigilia. “Fui a la comisaría, hice la denuncia y está Prefectura buscando. Mi hija también está en la costa del río del lado argentino por donde ellos bajan mirando a ver si hay novedades. Están los buzos de Prefectura buscando. No sé qué esperar de todo esto”, señaló ayer por la mañana Mariel Lara (48), madre del joven desaparecido.

La mujer dialogó con este matutino y recordó: “Yo no quería que él vaya porque el día anterior ya habían tenido un encontronazo con la Policía de Brasil y sabíamos que estaban acampando en el lugar, pero el patrón de mi hijo dijo que tenían campana y que los policías se habían retirado. Entonces se fueron a la mañana temprano”.

Respecto a lo sucedido, Lara relató que esa tarde “llegó un vecino a mi casa y me dijo que la Policía brasileña los emboscó en la costa del río Iguazú, del lado brasileño, cuando ellos estaban volviendo. Ahí Fernando se tiró al agua y parece que tuvo que un calambre del cansancio de tanto subir y bajar la costa. Comenzó a pedir auxilio, pero después desapareció en el agua. Según me dijeron, estaría cerca del medio del río”.

En el hecho también estuvieron otros familiares de Fernando, pero algunos no llegaron a lanzarse al río y fueron demorados unas horas por la fuerza brasileña.

En la víspera, Lara intentaba gestionar los trámites necesarios para que solicitar que desde el lado brasileño también se haga la búsqueda de su hijo.

Crisis y drama

El testimonio de Lara además sirve para graficar de qué manera la crisis de la pandemia del coronavirus golpeó a la ciudad de Iguazú y cómo ante la escasez de ofertas laborales muchos decidieron arriesgarse a los peligros del contrabando para generar un ingreso, pero también permite evidenciar cómo operan las organizaciones que utilizan el servicio de los denominados paseros.

“Mi hijo se dedicaba a la construcción antes de la pandemia, pero hoy la situación no es la misma que cuando la ciudad estaba bien y había obras en todas partes. Mi hijo iba con sus primos y sus tíos a trabajar en las obras, ahora todos se dedican al contrabando. Es horrible lo que tengo que contar, pero no hay muchas opciones de trabajo en la ciudad”, señaló Lara.

Según explicaron las fuentes consultadas, el oficio de pasero es común en la ciudad e incluso en los grupos de compra-venta se solicitan los números de estas personas constantemente.

Los paseros son contratados por terceros para estibar la mercadería y cruzarla de un lado al otro, ya sea por el río Iguazú (hacia Brasil) o Paraná (hacia Paraguay). Quienes realizan esta actividad, en su mayoría, reciben pagos por la cantidad de bultos puestos en el país que fuera solicitado el trabajo.

Sin ir más lejos, el Portal Da Cidade, de Foz, consignó que ese mismo miércoles efectivos brasileños allanaron un depósito de mercaderías de contrabando en la región de Porto Meira. Según añadieron, el procedimiento fue luego de tareas de vigilancia en un puerto clandestino y en el lugar incautaron vinos y aceites de origen argentino. 

Sin embargo, esta práctica no sólo se registra sobre el río Iguazú, sino que constantemente ingresa y egresa mercadería por la bajada de Club de Pesca sobre el río Paraná. Allí se pueden observar a los paseros estibando cajas de pollos, vinos y aceite, entre otras mercaderías.

Además, en diversas oportunidades, tanto del lado brasileño como en el paraguayo, se escuchan disparos por parte de los efectivos policiales, sin embargo nunca trascendió algún hecho donde algún pasero resultara abatido ni tampoco se habían registrado episodios como el que ahora involucra a Teles.

En la búsqueda del muchacho participan efectivos de la Comisaría Primera, dependiente de la Unidad Regional V de la Policía de Misiones, en conjunto con especialistas de la PNA.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias