sábado 16 de octubre de 2021
Muy nuboso 17.7ºc | Posadas

De los seis implicados de la causa, dos ya fueron liberados

Prisión preventiva para los acusados del crimen de Cristian Sotelo en A 3-2

Los cuatro detenidos están acusados de homicidio doblemente agravado y tres intentos de homicidio por lo ocurrido el 13 de junio. Irán a la cárcel de Cerro Azul

jueves 19 de agosto de 2021 | 4:30hs.
Policiales

La búsqueda de los responsables por el crimen de Cristian “Casimiro” Sotelo (40), decían los investigadores consultados, se cerró luego de la detención de Juan Carlos “Pitoka” R. (27) en el barrio Villa Sarita de Posadas. Y esta afirmación tuvo su correlato en el expediente judicial en las últimas horas.

Según pudo saber El Territorio en base a fuentes ligadas al proceso judicial, el juez Ricardo Balor, titular del Juzgado de Instrucción Seis de Posadas, dictó la prisión preventiva de cuatro de los detenidos. Al respecto, también dispuso su traslado a la cárcel de Cerro Azul, dependiente del Servicio Penitenciario Provincial (SPP).

Además del mencionado Pitoka, los otros sospechosos son Elio “El Garrafero” C. (28), Germán “Belco” I. (25) y Diego “Cafú” T.

Los implicados están acusados por homicidio doblemente agravado, en razón de la muerte de Casimiro, pero también se les reprocha “tres tentativas de homicidio doblemente agravado”. Los agravantes son la participación de dos o más personas y el uso de arma de fuego, en razón a la balacera con la que se despertaron los vecinos esa madrugada del 13 de junio en el barrio A 3-2 de la capital provincial.

La decisión del juez también determinó la libertad de Armando Emanuel G. (26), por no estar señalado en los elementos recolectados hasta el momento, sobre todo las declaraciones testimoniales. Como informó este medio oportunamente, otro de los detenidos, Diego Ezequiel R. (27), fue liberado el 30 de julio, luego de que se determinara que había estado en el cumpleaños de su hermana cuando ocurrió el hecho.

Al respecto, son los sospechosos aprehendidos por la Dirección de Homicidios de la Policía de Misiones sobre quienes hay sospechas firmes y esperarían el juicio en prisión. Belco I. (25) fue detenido horas después del crimen, Garrafero se entregó dos días después y Cafú y Pitoka fueron atrapados el viernes 6 de agosto en Ñu Porá de Garupá y el lunes 9 en Villa Sarita de Posadas, respectivamente.

De todas formas, las investigaciones siguen y el magistrado interviniente solicitó varias medidas de prueba y testimoniales que deberán ser incorporadas al expediente.

El hecho

La principal hipótesis de los investigadores indica que aparentemente la víctima y su allegados intentaron ingresar a una fiesta clandestina que se desarrollaba en la zona y que había sido organizada en casa de Garrafero. Allí se habría registrado un encontronazo con un guardia (Belco) que no los dejó ingresar. Ese habría sido el detonante.

Después de eso, se produjo una balacera frente a la casa de uno de los familiares de Sotelo, que cayó tendido en el suelo por un disparo en el corazón. Además de Alejandro M. (18) y Alejandro Ezequiel G. (24), Ezequiel Maximiliano (22), sobrino de la víctima, también fue herido y estuvo internado por varias semanas, pero se recuperó y pudo declarar como testigo en la causa. Su relato fue clave.

Otro testimonio que permite entender la violencia sucitada esa madruga es el de Gladis, hermana de Sotelo y dueña de la casa donde fueron atacadas las víctimas, en la manzana 19 del populoso barrio. “Yo estaba adentro tomando mate y escuché que ellos estaban. Escuché los ruidos y le dije a mi marido ‘parece que están tirando cohetes’, pero al toque escuché que golpeaban la puerta. Salí y me agaché porque estaba oscuro y escuché los disparos”, dijo a este medio el día posterior al hecho.

“Mi sobrino estaba tirado y mi hermano a un lado, yo trataba de meterlos dentro de casa. En eso un tiro casi me agarra la cabeza. Después, con ayuda de mi hijo, logró rescatar a mi sobrino y lo recostamos en el sillón. Después salimos porque queríamos alzar a mi hermano, pero estaba muy mal. Él es grandote y era muy pesado para levantarlo. En eso empiezan a tirar tiros nuevamente y siento que alguien me tira para dentro y era mi hijo. Yo le decía ‘dejame que Casimiro está afuera’. Y después no se escuchó más nada y mi hijo le agarró a mi hermano y le decía ‘Casimiro, despertate por favor’, completó.

El ataque, que afectó a tres casas y varios vehículos en la cuadra, ocurrió a unos 50 metros de la Comisaría Décima. Es decir, los asesinos desplegaron toda esa violencia sin importarle absolutamente nada, creyéndose impunes.

“Se llevaron a un inocente y nosotros quedamos destrozados”

Al cumplirse dos meses del crimen, El Territorio habló con Rosalía Ramírez (37), viuda de Sotelo. La mujer contó que atraviesa el duelo con mucho dolor, pero también tiene que ser fuerte para salir adelante y criar a sus dos hijos de 10 y 5 años, además de una adolescente de 14 que quedó a su cuidado.

Detalló que se dedicaba a la producción y venta de ladrillos premoldeados, pero después de la muerte de Casimiro no pudo seguir con esa actividad. Los amigos de la víctima en la actualidad hacen rifas para poder ayudarla y ella se amaña con la venta de pollos.

Además de la olería, la víctima trabajaba en el área de Desarrollo Social y por su labor diaria estaba muy ligado a la asistencia social y al trabajo constante en distintos comedores de la capital provincial.
“No está fácil, la vamos sobrellevando. Pero me voy a quedar con el recuerdo de qué él siempre fue atento a todos nosotros y estaba pendiente de nosotros. Y voy a seguir con esta cruz de conseguir justicia hasta el final”, remarcó.

“Que el caso se esclarezca”

“Yo quiero que se esclarezca el caso. Todos tienen algo que ver, pero yo quiero saber quién de todos ellos fue el que le disparó a mi marido. Yo sé que no me van a dejar entrar, pero a veces hasta tengo ganas de ir a la comisaría y decirles por qué no esperaron al día siguiente para solucionar lo que tenían que solucionar con el que tenían bronca. Lo que le pasó a mi marido le podía pasar a cualquiera, pero él justo quedó en el medio. Había muchos chicos ese día en la calle, mi cuñada se salvó de milagro. Se llevaron a un inocente y nosotros quedamos destrozados. Hasta ahora no supero esta situación”, expresó sobre los detenidos. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias