miércoles 22 de septiembre de 2021
Muy nuboso 19.5ºc | Posadas

Nueva iniciativa en Leoni

Un hobby que se magnificó hasta ser un futuro museo

César Daniel Hippler y Miriam Gamarra proyectan armar un espacio privado para exhibir correctamente su colección

domingo 15 de agosto de 2021 | 6:05hs.
Un hobby que se magnificó hasta ser un futuro museo
La valija con la que llegó un inmigrante italiano, una de las joyas. Fotos: Esteban González
La valija con la que llegó un inmigrante italiano, una de las joyas. Fotos: Esteban González

En Puerto Leoni, la afición por tener objetos antiguos, guardarlos cuidadosamente y mantenerlos por su valor incalculable fue creciendo y pidiendo más lugar. Así lo expusieron Miriam Gamarra (47) y César Daniel Hippler (52), quienes destinaron un sector de su domicilio para preservar tantos elementos antiguos, al punto de que piensan a futuro abrir el propio museo.

“La idea empezó como un hobby, esto es mi cable a tierra, ya que comencé a coleccionar, algunos vecinos donaron sus cosas y así fui incorporando cada vez más”, expresó Hippler, a lo que su esposa agregó: “La gente veía que se mantiene bien cuidado todo, trajeron cosas y nosotros también compramos algunas para exhibir”.

Si bien aún no es un museo, es el propósito al que quieren llegar. “No tenemos un horario de atención al público, es una colección privada y recibimos gente con previo aviso ya que por el momento la extensión del lugar es reducido”, precisó la mujer. Por tal motivo, los interesados acceden bien recibidos por Miriam y Daniel, quiénes se encargan de atender y desarrollar una breve reseña de cada elemento.

“Por el momento no es remunerable nuestro emprendimiento, en un futuro si todo sale bien, posiblemente en dos años, proyectamos montar un espacio con local y hacer todos los trámites para habilitar un museo privado”, comentó Gamarra. A su vez, la idea de ambos es también poder recibir a los alumnos de la localidad, para que los chicos puedan recrear tiempos antiguos, considerando que muchos objetos son de vecinos de la zona.

Si bien cada uno es de valor, los propietarios del reducto comentaron que no hay un elemento más preciado que otro. “Atesoramos todo, cada pieza tiene historia y tuvo en su momento su función, por eso es difícil elegir cuál vale más”, argumentó Miriam.

En tanto, su esposo expresó: “Siempre digo que esto es un camino sin retorno, porque la idea hace ocho años fue coleccionar y hoy estamos en plena iniciativa de tener un lugar donde fundar nuestro propio museo”.

El hombre es maderero y agricultor. “Mis padres vivían en la chacra, por lo que aprendí el oficio de chico, además hoy trabajo en un aserradero y tengo mis propias plantaciones”, contó.

Por otro lado, Miriam vende productos de una empresa privada y apoya el emprendimiento que comenzó César. “Cuando él empieza a contar la historia de cada cosa, está en su mundo, le apasiona recibir visitas porque es algo que le llena charlar y comentar sobre el valor que tiene cada artículo que tenemos a la muestra”, detalló sobre la afición de su compañero.

En el recinto se encuentra gran variedad de productos y con historias muy remontas. Por ejemplo, exhiben una licuadora que funcionaba a pedal, un arma Remington estadounidense, una linterna de 1967, como así también dos tocadiscos, de los cuales, uno de ellos es añejo, ya que se creó en 1887 y aún funciona.

Allí también se pueden encontrar elementos que usaron los propios colonos de Puerto Leoni, que ofrecieron sus donaciones y dieron inicio a este proyecto.

Así, fueron de menos a más, siempre pensando en ponerle más valor a lo que ya tiene cada pieza y mudar a otro espacio más grande para recibir público de la zona y turistas.

Con el correr del tiempo el propio Hippler se entusiasmaba y proyectaba. “En un futuro mis nietos no se imaginarían todo lo que se usaba antes, revalorizando el esfuerzo que había también’’, refirió el hombre y sumó la necesidad de ‘‘hacer notar la importancia de conocer el antepasado, para que las generaciones venideras puedan valorar cómo se trabajaba o qué se utilizaba antes”.

 

El afán de ser testigos de la historia Un espacio que evidencia las transformaciones en salud La Guerra de Malvinas en primera persona Un espacio para rememorar historias Un lugar para conocer la lucha mbya por la tierra y su cultura Un refugio que alberga el amor y la memoria de María Morínigo Más de 100 años de vocación de servicio

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias