jueves 23 de septiembre de 2021
Muy nuboso 18.7ºc | Posadas

Mango, guayaba, ananá y lima Tahití son otras apuestas

Maracuyá y frutas tropicales ganan hectáreas en San Javier

Una iniciativa de tres amigos motivó la plantación en el Sur y Norte provincial. Además de los cultivos dedicaron esfuerzos para procesar las pulpas de su cosecha

domingo 08 de agosto de 2021 | 6:04hs.
Maracuyá y frutas tropicales ganan hectáreas en San Javier
En el Sur provincial las frutas demostraron un buen crecimiento y una menor afectación por heladas.
En el Sur provincial las frutas demostraron un buen crecimiento y una menor afectación por heladas.

En 2016 tres amigos se unieron para emprender la producción de maracuyá en la provincia de Misiones y otras frutas tropicales como guayaba, mango, lima Tahití.

Uno de los precursores de este emprendimiento es el ingeniero agrónomo Guido Nizzoli (44), quien en diálogo con El Territorio explicó que “elegí frutas tropicales por varias razones, primero porque considero que la provincia tiene un potencial muy importante en este tipo de producción. Además, luego de hacer un pequeño estudio de mercado, determiné que existía una demanda muy interesante de pulpas naturales congeladas que estaba siendo cubierta (y lo sigue siendo) por producto importado, entonces, al ser Misiones una provincia apta para este tipo de cultivos creo que hay que aprovechar al máximo”.

Los lugares elegidos fueron San Javier y Bernardo de Irigoyen. Al respecto, dijo Nizzoli que “desde hace 11 años me radiqué en San Javier, es por ello que opté por comenzar este proyecto aquí y se fue extendiendo y actualmente contamos con productores también en Bernardo de Irigoyen, donde también hay una planta de extracción de pulpas y néctar, creamos la empresa El Mortero SRL en San Javier”.

Nizzoli explicó que se dedican a la plantación e industrialización de cultivos tropicales. “Elaboramos pulpas de fruta congelada y jugos pasteurizados. Aunque este último proyecto se encuentra detenido por falta de financiamiento. También administramos en Bernardo de Irigoyen la empresa La Patricia dónde elaboramos néctares de maracuyá y mango”, dijo.

Consideró que si bien “este invierno tuvo heladas que fueron muy fuertes no afectaron a la producción en San Javier, a los productores de Bernardo de Irigoyen les quemó toda la plantación, eso es preocupante porque ellos apostaron a este cultivo y a causa de las últimas heladas quedaron sin nada hasta que se restablezcan, quizá haya alguna ayuda desde el ministerio del agro o similar para ellos ya que es una producción que promete mucho”, opinó el inversor

Y remarcó que hay futuro en la producción porque la gran mayoría de frutas tropicales que se consumen en el país son importadas de otros países.

Asociados a otros productores
En cuanto a la plantación, señaló que “actualmente en plantación de maracuyá propia tenemos 8 hectáreas y asociado con productores independientes unas 25 héctareas. También tenemos cultivos de mango, ananá, guayaba, lima Tahití y otras frutas en experimentación. Además, compramos especies diversas a productores de la provincia y de Corrientes”.

El inversor detalló que poseen una fortaleza comercial significativa por su fuerte presencia en el mercado de Buenos Aires.

“Disponemos de depósitos con stock permanente y repartos diarios de congelados en Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Esto permitió que contemos hoy con una cartera de clientes amplia en nuestro rubro y que nuestras pulpas misioneras se destaquen por presencia y sobre todo por calidad entre otras nacionales e importadas”, detalló a este medio.

Acotó finalmente que él está al frente de la producción en nuestra provincia y en Buenos Aires quedaron sus socios Christian Santoni y Mariano Villaverde, quienes se encargan de la comercialización de la fruta lograda en la tierra roja.

 

Pérdidas y costos en alza

Ayer un productor de la zona de Bernardo de Irigoyen mostró a través de un video las pérdidas que tuvo por heladas recientes en su cultivo de maracuyá. “Muestro lo que las heladas hicieron con mi maracuyá. Perdí más o menos 4.000 kilos de pulpa, unos 400.000 pesos”, comentó Arturo Fester, mientras registró sus plantas con hojas marchitas y frutos caídos. Además del daño a sus frutales, mientras sigue mostrando las hojas caídas, agregó que “perdí 8.000 kilos de tabaco con la granizada, perdí mi sandía con la sequía Y es una lástima que tengo que salir de la chacra a buscar trabajo como changarín”, comentó, para luego lamentar que no hay ayuda directa para quienes pierden sus cultivos. En la zona de Irigoyen en los últimos años se había invertido en plantaciones de la fruta.

Una familia que había llegado desde Entre Ríos proyectó que no sólo el sector gastronómico demanda maracuyá, sino

que también la industria de alimentos y bebidas requiere

la fruta, al igual que los laboratorios de fitomedicamentos. Pero el gran escollo que encontraron para su expansión fueron los costos crecientes de insumos cotizados en dólares (en los últimos años) para ampliar la superficie implantada.

 

Una fruta muy cotizada por su aroma, sabor y propiedades

El mburucuyá, o más conocido internacionalmente como maracuyá, se puso de moda en los últimos años y ganó presencia en variados alimentos. Cultivado con mayor historia de forma comercial en Brasil (también en otros países como Colombia o Perú), la fruta es privilegiada para la industria de jugos. En un trabajo especial que acercó años atrás el ingeniero agrónomo Carlos Krausemann, realizado sobre las experiencias de más de 20 años con variedades cultivadas en su chacra de Garupá, resaltan varias recomendaciones para su cultivo o provecho culinario. Prioritariamente el técnico refirió que es muy importante identificar la variedad a cultivar en las casas. Es así porque la variedad nativa tiene poco provecho como jugo, así como menor calidad de sabor. Remarcó que es muy importante diferenciar por ello las frutas, más al momento de comprar plantines.

Se acotó también que es muy importante sembrar las frutas en zonas donde sea menor la probabilidad de heladas.

Un fruto sorprendente
El mburucuyá es una planta trepadora que vive aproximadamente 10 años en las variedades comerciales o sea en las variedades Flavicarpa y Edulis.

La variedad más cultivada es la Passiflora edulis variedad Flavicarpa, que se usa para jugos, mermeladas, dulces y otras cocciones. La Passiflora edulis variedad Edulis, es la que más se comercializa para consumo fresco ya que no tiene acidez, es más dulce y mucho más vistosa, ya que mientras el color de la Flavicarpa es amarillo claro la variedad edulis es de color rojo, púrpura, morada o naranja intenso, pero es mucho más chica. Se debe tener en cuenta que el punto de madurez se da con el desprendimiento del fruto. El fruto en Flavicarpa es ácido mientras que en Officinalis es más dulce sin acidez sería más bien para consumo fresco, pero tiene más cáscara.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias