viernes 24 de septiembre de 2021
Cielo claro 22.7ºc | Posadas

DIA DEL VETERINARIO

“Para esta profesión se necesita mucha vocación y empatía”

Además de atender la salud de un animal, los veterinarios son importantes a la hora del control de zoonosis. Los desafíos y las recompensas son parte del día a día

viernes 06 de agosto de 2021 | 10:51hs.
“Para esta profesión se necesita mucha vocación y empatía”

“¿Qué significa para mi? Un propósito de vida, un desafío nuevo cada día, un enorme esfuerzo que trae grandes recompensas, sobre todo emocionales, que te llevan a que cada día vuelvas a estar ahí e intentes ser mejor”, dijo Ciro Bernatenes, médico veterinario de Jardín América que lleva ocho años ejerciendo la profesión.
La calle, el campo, el monte, todos fueron los consultorios donde sanó a los sin voz, tanto a mascotas como a animales de granja y silvestres.
“En varias oportunidades tuve que atender animales silvestres, me tocó atender monos, aves, reptiles. En algún momento te toca, pero uno debe conocer sus límites, al no ser especialista en el área, uno realiza atenciones primarias o más urgentes, busca asesoría de colegas que saben del tema, y trata de ponerse en contacto con los organismos de ecología”, describió.
Y ponderó: “Es muy importante cuidar nuestra fauna y tratar de reinsertarla a su hábitat natural que es su lugar, nosotros no podemos recrear lo que a ellos la naturaleza les brinda en ningún cautiverio”.
Al terminar la secundaria, el médico veterinario se sentía atraído por la naturaleza, los animales, la biología, pero no tenía muy en claro de qué se trataba la carrera de veterinaria. Sabía que le gustaba y decidió hacer caso a sus sentidos, ya que se trataba de una elección importante: la de la profesión que lo acompañaría el resto de su vida.
“Para esta profesión se necesita vocación, mucha vocación y también empatía, entendiendo a nuestros pacientes como seres capaces de sentir y sufrir igual que nosotros, física y psíquicamente. Por otro lado, hay que tener empatía por esa persona propietaria de ese animal. Uno ve y siente el peso de la responsabilidad de atender la mascota de una familia, de un niño, de una persona adulta cuyo animal es su compañía. También somos necesariamente conscientes de que actuamos como agentes de suma importancia en la salud de la comunidad, sobre todo en lo que respecta a las enfermedades zoonóticas y de transmisión a partir de alimentos de origen animal”.
En esta casi década de labor, Bernatenes se ha encontrado con casos muy particulares, algunos desafiantes y de alta complejidad.
“Creo que todos los veterinarios tenemos anécdotas hasta un tanto heroicas y otra cosa que nos pasa es que el propietario nos puede regañar por el precio del procedimiento, pero es porque se minimiza la atención por tratarse de un animal, o porque no dimensionan todo lo que se hizo para salvarlo”.
Entre las tantas urgencias que tuvo que atender, Bernatenes recuerda la de un perro que se había clavado una reja en el abdomen. Tuvo que acudir al llamado con una amoladora, cortar las rejas y llevar al animal al consultorio para quitarle el hierro de dentro de su abdomen.
Así como él mismo lo decía, todos los días es un nuevo desafío y más aún al tratarse de animales que en su inocencia se lastiman sin poder explicar lo que les pasa.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias