lunes 20 de septiembre de 2021
Niebla 35.7ºc | Posadas

Mandarinas y naranjas rondan un precio de 3 a 5 pesos por kilo para los colonos

Se tumban plantaciones de cítricos para cultivar más yerba mate

Productores descontentos tras años de baja rentabilidad tiran abajo las plantas para dar lugar a otras actividades. Se cuestionan los pagos en largos plazos

martes 03 de agosto de 2021 | 1:30hs.
Plantaciones erradicadas
Plantas de cítricos viejas y nuevas se fueron eliminando para dar lugar a la plantación de yerba mate o desarrollo de ganado. Foto gentileza
Plantas de cítricos viejas y nuevas se fueron eliminando para dar lugar a la plantación de yerba mate o desarrollo de ganado. Foto gentileza

Pequeños productores citrícolas de varios municipios misioneros están tumbando plantas de naranjas, mandarinas o pomelos para hacer espacio a alguna producción nueva. La drástica acción se da a consecuencia de varios años de baja rentabilidad y pagos demorados que no les permiten acceder a mejoras en sus chacras. En tanto, la principal alternativa que toman es plantar algo de yerba mate, por su facilidad de venta y pagos casi de contado. Otros buscan un poco más de lugar para la cría de ganado, una actividad que también viene creciendo. La erradicación de plantas se viene dando en los últimos años, pero ahora sería más evidente por los mayores costos y escasos pagos que se estuvieron recibiendo.

Algunos productores explicaron a El Territorio que tienen dinero para cobrar por la mercadería que entregaron en febrero pasado. Y que ahora les pagarían, con suerte, en los próximos meses un valor de 3 pesos por kilo de fruta. Una cifra irrisoria si se tiene en cuenta que la fruta termina muchas veces en manos de los consumidores a más de 100 pesos por kilo.

“Esta complicada la situación, yo vendí mandarinas en febrero, ya veníamos con un mal año por la sequía. Con el mal clima la fruta no llegó a desarrollarse bien y se descartó mucho. Después gran parte fue para industria (de jugos) y otra parte como fruta. Pero en general, la industria nos descontó bastante”, comentó Roberto Mendoza, un pequeño productor citrícola de la zona de Colonia Aurora.

El agricultor apuntó así que la Cooperativa Citrícola de Misiones les adeuda dinero que era imprescindible para mantener sus plantaciones. “Yo tenía 32 toneladas de mandarina para industria que hasta ahora no me dicen cuando voy a cobrar. Supuestamente nos van a pagar cerca de fin de año, pero es mucho el tiempo. Ya pedimos ayuda al Ministerio del Agro y estamos esperando que nos ayuden o nos consulten por esta situación”, indicó Mendoza y remarcó: “Encima dicen que nos van a pagar unos 3 pesos por kilo. Es un valor bajo, pero además cuando nos paguen va a valer menos todavía”.

El productor detalló que tiene tres hectáreas de mandarina okitsu, una fruta primicia que se hace en Misiones. Pero a pesar de las bondades de la fruta, su plantación sólo le generó atraso.
“Hace como ocho años que venimos con malos pagos. Siempre nos dicen que el próximo año va a mejorar, pero nunca mejora. Yo estoy esperando dar la baja a mis plantas para poder tumbarlas y hacer otra cosa. No tengo yerba, pero podría plantar o hacer algo de ganadería como hicieron mis vecinos”, evaluó.

Recordó que hace unos diez años en Colonia Aurora había unas 100 hectáreas de cítricos. Pero desde ese entonces se fueron reduciendo todos los años hasta casi desaparecer. “Hoy en mi zona que estoy, en Villafañe, soy el único que tiene tres hectáreas de mandarina. Todos mis vecinos fueron más inteligentes y erradicaron sus plantas para hacer ganado o yerba y hoy tienen buenos tractores o camionetas. Yo me quedé con las frutas y me arrepiento”, comentó.

Otro plantador de su zona, Diego González, remarcó que la desilusión viene por los pagos que se fueron demorando y generaron incertidumbre. “El problema fue que se fueron estirando los pagos y no se dijo cuándo se va a cancelar. Preguntamos varias veces cuándo nos van a pagar y desde la cooperativa no nos dan ninguna certeza. Pedimos reunirnos y no nos atienden. Ahora nos estamos reuniendo con productores de otras zonas como San Vicente, Fracrán, Dos de Mayo, El Soberbio, todos están con problemas y están tumbando sus plantas”, comentó.

El productor recordó que posee algunas hectáreas con mandarina okitsu, nadorcott y naranja valencia. Pero ante los bajos precios, está proyectando, como sus vecinos, cambiar de actividad. “Acá los que tienen cítricos los están tumbando, si no los tumbaron todos ya. Hoy quedará como mucho el 30% de lo que tenía de plantaciones Colonia Aurora. No deja ganancia la fruta. Muchos están tumbando para plantar yerba mate”, comentó González.
Y remarcó: “Nadie va a plantar una hectárea de cítricos, eso es seguro. Es un gasto muy grande y hay que esperar cuatro o cinco años para ver la primera producción. Y además no se sabe cuándo se va a cobrar”.

También lamentó que no haya más oferta de compradores para dirigir mejor su producción. “Acá vinieron compradores de Entre Ríos y ofrecían pagar más por la fruta, pero la gente de la cooperativa se molesta si les vendemos. Dicen que quieren toda la producción para ellos, pero el problema es que los pagos son muy malos. Pedimos una ayuda al Ministerio del Agro para que vean nuestra situación y vigilen que recibamos precios justos”, comentó. z

Citricultores advierten que son un ajuste frecuente

A nivel nacional, la situación de la citricultura, aunque no preocupa tanto como en Misiones, también genera malestar entre los productores.
Principalmente las quejas se apuntan a la baja rentabilidad y a los pagos extendidos que deben aguantar los productores a la hora de vender su cosecha.

“Este año igual veníamos complicados con la cosecha. El consumo es similar, pero en 2020 hubo un 40 o 50% menos de producción y por eso la oferta estuvo equilibrada. Hubo un poco más de rentabilidad. Este año los costos crecieron y el productor terminó recibiendo menos”, explicó Fernando Borgo, dirigente de la Federación del Citrus (Fecier).

Recordó que el año pasado en particular “hubo un poco más de consumo motivado por la situación del Covid-19 y la necesidad de vitamina C. Esas cuestiones mantuvieron un equilibrio en la demanda. Este año la cosa cambió y se nota que la gente está con menos plata en el bolsillo. La crisis económica se nota más”, resumió.

Diferenció así que “hoy los precios están en la mitad de lo que estaban el año pasado. El año pasado estuvimos con precios en variedades de primicias y buscadas de 25 pesos, este año andamos en 8 y 12 pesos por kilo en planta”.
El dirigente entrerriano recordó que además la industria (de jugos) está pagando “alrededor de los 5 pesos por las naranjas y 4 pesos por la mandarina, son precios muy bajos, no cubren para nada los costos”.

Enfatizó que los quebrantos son más frecuentes cuando no se paga a término. “Ahora los pagos se estiran más, empezaron a dar más cheques, hay más fiado, esto es oferta y demanda. Hoy hay quienes están tirando la cebolla porque no hay precios, hace unos días el tomate estaba caro y ahora volvió a bajar. Somos muy caros en lo que es insumos, logística, impuestos. Y cuando se tiene más producción que demanda la variable de ajuste es el productor”.

Apuntó por otra parte que los costos siempre toman como variable de ajuste al productor.
“El productor siempre es la variable de ajuste, los eslabones del medio como los transportistas, los comisionistas, las industrias ajustan sus márgenes tratando de pagar menos para abajo de la cadena”, comentó ante la gran diferencia entre lo que recibe el productor y lo que termina valiendo la fruta al consumidor. z

Tentados para cobrar sin vueltas 

La situación actual con los cítricos no varía mucho de lo que años atrás se venía planteando con las plantaciones de té o forestaciones, que informaban nula rentabilidad. Lo que más desorienta a los productores es no tener un horizonte de certezas mínimas sobre si sus actividades les permitirán mantener sus propiedades. En este sentido, desde la Asociación de Productores Agrarios de Misiones (Apam) habían solicitado al Ministerio del Agro trabajar sobre un plan para recomendar a los colonos en qué podían diversificar sus chacras. Se apuntó a generar más certidumbre sobre las producciones que en Misiones se dan en pocas hectáreas. Ahora preocupa a los productores que masivamente los pequeños colonos se estarían volcando a la yerba mate, lo que podría complicar en poco tiempo el pago justo y casi de contado que hoy destaca a el cultivo madre de tierra colorada. “Nosotros ya cortamos unos lotes con naranjas y pomelos. Eran plantas nuevas que no tenían perspectivas de cómo nos iban a pagar”, comentó Mateo Kunrr, otro productor citrícola de Colonia Aurora que está abandonando la actividad. Sobre su realidad acotó contundente: “Vamos para la yerba”. Vale recordar, en tanto, que además de los buenos precios actuales ($45 por kilo de hoja verde), los yerbateros están recibiendo pagos casi de contado por la entrega de su cosecha. Algo que asombra no sólo en Misiones, sino a otros productores de actividades como la lechería o la vid que deben cobrar a varios meses de entrar su producción.

En tanto, la situación de Misiones asombra a productores citrícolas de otras provincias que pese a los vaivenes de la actividad no ven un panorama tan malo como el misionero. Así, José Carbonell, presidente de la Federación del Citrus, apuntó a El Territorio su sorpresa por la eliminación de frutales. “Tenemos algunos afiliados en Misiones y no teníamos información sobre erradicación de plantas”, dijo.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias