lunes 20 de septiembre de 2021
Cielo claro 34ºc | Posadas

Sospechoso de apuñalar al concubino de su ex pareja en Alem

Preventiva y traslado a la cárcel para el acusado de matar a Nicolás Burgos

Fabricio S. (24) fue trasladado días atrás a la cárcel de Puerto Rico. El Juzgado de Alem determinó su prisión preventiva por homicidio simple y violación de domicilio

domingo 01 de agosto de 2021 | 10:30hs.
Preventiva y traslado a la cárcel para el acusado de matar a Nicolás Burgos
Fabricio S. (24) pasó su primer fin de semana en la cárcel de Puerto Rico, pero su destino es Cerro Azul.
Fabricio S. (24) pasó su primer fin de semana en la cárcel de Puerto Rico, pero su destino es Cerro Azul.

La situación del acusado por el homicidio de Nicolás Burgos (24) en la localidad de Leandro N. Alem, Fabricio S. (24), se complica cada vez más. Hoy, a tres meses del ataque y dos del fallecimiento de la víctima, se encuentra con prisión preventiva y pasa su primer fin de semana en una cárcel del SPP. Se lo acusa de atacar al concubino de su ex pareja en la casa de éstos.

Según pudo saber El Territorio con fuentes con acceso al expediente judicial, la determinación de la jueza Raquel Zuetta, titular del Juzgado de Instrucción Cinco de la localidad, se conoció la semana pasada. Entre los argumentos de la decisión de la magistrada está el grave delito que se le imputa, la peligrosidad del imputado y el peligro de fuga que implica el no tener un trabajo fijo, ni arraigo. 

De todas formas, y como era de esperarse, su defensa apeló la decisión.

Fabricio S. (24) está acusado del delito homicidio simple en concurso real con violación de domicilio, aunque esta carátula podría modificarse. Con la definición de su situación procesal, se estableció que abandone la comisaría donde estaba alojado y que sea trasladado a la Unidad Penal VII de Puerto Rico, donde ahora cumple una cuarentena preventiva antes de compartir con la población carcelaria. Fuentes policiales señalaron que espera que luego sea trasladado al presidio de Cerro Azul.  

Desde un principio la familia de la víctima señaló que buscarían que el caso se enmarque como un femicidio vinculado, hecho que podría - de ser condenado - valerle una prisión perpetua. De todas formas, tanto para la Fiscalía y el Juzgado aún no hay elementos suficientes para enmarcar el hecho en esta figura.  Al respecto, ya está formalizada su constitución como querellantes en la causa, por lo que mediante su representante legal tienen acceso al expediente y podrán solicitar pruebas, entre otros beneficios.

Días después del ataque, el imputado fue llevado a declaración indagatoria y en esa instancia admitió haber estado en la casa de Brenda - su ex pareja - y Nicolás, durante las primeras horas del 1 de mayo. Según detallaron fuentes del caso, a grandes rasgos buscó minimizar la situación, brindando un relato muy escueto de lo sucedido.

En esa oportunidad había sido imputado por intento de homicidio, pero con el fallecimiento de Burgos su situación se agravó aún más.

Historia, ataque y lesiones

Nicolás Burgos era oriundo de Puerto Libertad y desde hace poco tiempo vivía en Alem, donde trabajaba a la espera de su ingreso al Ejército Argentino en la localidad de San Javier. Ya había hecho todos los papeles y esperaba el llamado.

Quería entrar a la banda de la fuerza, ya que tocaba la trompeta desde muy pequeño. Formó parte de los Grillos Sinfónicos y llevó su arte a muchas partes del país. Incluso, recibió una beca y se fue a estudiar a Buenos Aires con el sueño de poder vivir de la música. No pudo y por eso finalmente volvió nuevamente a Misiones.

En la localidad vivía con su abuelo y allí conoció a Brenda. Tenían una relación formal, pero se mantenía en cautela debido a los antecedentes del acusado.

La joven sufría  hostigamientos por parte de su ex pareja; incluso lo denunció en octubre del 2019, señalando que se había metido en su casa y había intentado asfixiarla con las manos mientras ella dormía.

Se trata del mismo modus operandi que se dio en el ataque que terminó en la muerte del joven, el martes 1 de junio a las 9 de la mañana, luego de un mes de internación.

“No entiendo con la saña que lo atacaron y encima lo atacó de atrás, el médico me dijo que uno de los  primeros puntazos que recibió fue en la columna. Y a la altura de la cintura tiene cuatro puñaladas y todas muy profundas”, describió su mamá, Lourdes, en una entrevista con este medio. También notó lesiones cerca del corazón, en el vientre, brazos y manos.

A Nicolás, contó, tuvieron que revivirlo en la ambulancia que lo trasladó, le hicieron reanimaciones cuando salió del quirófano y también 24 horas después, por lo que estuvo cinco días con adrenalina para que su corazón no deje de latir. Todos los días el reporte de los médicos era muy doloroso, su estado de salud fue desmejorando y ella se fue preparando para el desenlace.

Sobre el ataque, Brenda contó en una entrevista a El Territorio que cerca de la 1 del sábado 1 de mayo había llegado con Nicolás a su casa del barrio Humberto Pérez luego de una cena con conocidos. Ambos fueron al segundo piso y se disponían a cambiarse para acostarse a dormir cuando escucharon el ladrido de los perros.

Ella dijo que bajaría luego de salir del baño, pero Nico expresó que aprovecharía para tomar agua.“Bajó, le quiso agarrar a la perra y se ve que ahí le atacó. Entró -el agresor- por la cocina, porque los peritos encontraron huellas y una silla con las huellas del zapato”, detalló la entrevistada entonces.

Al escuchar los ruidos bajó corriendo “y lo encontré a Nico tirado en el piso y él -su ex pareja- apuñalándolo. Me abalancé sobre él y agarré el cuchillo del filo”. En el forcejeo ambos fueron hasta el sillón, donde ella también pudo haber sido herida de muerte. “Él me quiso apuñalar a mí y Nico con la poca fuerza que tenía se levantó y lo agarró del brazo. Yo lo agarré del otro”.

En ese momento, sin poder dejar de retener al acusado, ambos empezaron a gritar hasta que los vecinos tumbaron la puerta y le brindaron ayuda para impedir que se escape.  Ante la presencia de los vecinos el agresor exclamó que la pareja lo había atacado y obligado a entrar a la casa, siendo que él era el único de los tres sin lesiones.

Según su testimonio, la Policía llevó a todos al hospital, donde Fabricio S. (24) otra vez intentó atacar a Nicolás. Brenda describió entonces que tenía la mano destrozada,  ya que la lesión dañó nervios y tendones. Según pudo saber este diario, tres meses después aún no puede mover tres dedos de la mano. El acusado  utilizó un cuchillo de caza “para degollar animales” que se había comprado cuando ellos estaban juntos. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias