lunes 20 de septiembre de 2021
Cielo claro 34ºc | Posadas

Testigos señalaron que estaba en un cumpleaños en el barrio A - 4 al momento del hecho

Liberaron a uno de los detenidos por el crimen de Cristian Sotelo en A 3-2

Diego R. (27) fue liberado luego de que las autoridades del Juzgado de Instrucción le impusieran una caución juratoria. Su defensa buscará su desvinculación del caso

sábado 31 de julio de 2021 | 6:03hs.
Liberaron a uno de los detenidos por el crimen de Cristian Sotelo en A 3-2
El crimen ocurrió la madrugada del domingo 13 de junio, en la manzana 19 del barrio A 3-2. Foto: archivo Nicolás Oliynek
El crimen ocurrió la madrugada del domingo 13 de junio, en la manzana 19 del barrio A 3-2. Foto: archivo Nicolás Oliynek

Uno de los implicados por el homicidio de Cristian “Casimiro” Sotelo (40) abandonó ayer su lugar de reclusión y seguirá el proceso en libertad, según detallaron a El Territorio fuentes del caso. Se trata de  Diego Ezequiel R. (27), quien fue uno de los primeros en ser aprehendidos por la comisaría interviniente, pocas horas después de la balacera en el barrio A 3-2.

Si bien el joven por ahora seguirá ligado a la pesquisa, en las últimas semanas se incorporaron varios elementos que lo ubicarían en otro sitio a la hora en que ocurrió el crimen, aquella madrugada del domingo 13 de junio. Concretamente al menos tres testigos coincidieron que estaba en el cumpleaños de su hermana, en el barrio A4. 

Ante las autoridades del Juzgado de Instrucción Seis, a cargo del juez Ricardo Balor, decidieron su liberación mediante una caución juratoria y el implicado volvió a su casa. Desde su defensa, llevada adelante por el abogado Luciando Duarte, van a avanzar por la desvinculación total del hecho, por lo que están a la espera de los informes de su teléfono celular.

Ante esta novedad, el caso tiene ahora tres detenidos y un prófugo. Los detenidos que quedan son Armando Emanuel G. (26), Germán “Belco” I. (25) y Elio “El Garrafero” C. (28), quienes se desligaron de la acusación en la audiencia indagatoria. Están imputados por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y lesiones graves.

Según detallaron fuentes ligadas al proceso, su situación procesal estaría pronta a resolverse. El magistrado debe decidir si dicta la prisión preventiva o decide su liberación.

Testimonio

Al respecto, quienes parecen más complicados son El Garrafero y el prófugo de la Justicia, quienes fueron señalados como los agresores por un testigo clave: el sobrino de la víctima,  Maximiliano Exequiel (22). El joven también resultó herido de bala -estuvo internado a causa de las lesiones sufridas- y declaró esta semana en sede judicial.

Su madre, Vilma, dijo a El Territorio oportunamente que el joven le había relatado lo siguiente: “Mami, nosotros ya nos íbamos a ir a tomar a otro lado y mi tío casi se iba a su casa. Cuando nos movimos, ni tiempo nos dieron. La camioneta entró en la cuadra y ni tiempo nos dio. Bajaron unos monos y dispararon, uno con una metralleta, para mí fue Petaca”.

El mencionado Petaca es un sexto sospechoso que permanece en condición de prófugo y sigue siendo intensamente buscado por el personal de la Dirección Homicidios que participa de las investigaciones del caso.

Clandestina y balacera

La principal hipótesis de los investigadores  indica que aparentemente la víctima y su allegados intentaron ingresar a una fiesta clandestina que se desarrollaba en la zona y que había sido organizada  en casa de Garrafero. Allí se habría registrado un encontronazo con un guardia (Belco) que no los dejó ingresar.

El ataque habría sido en venganza de ese episodio.

Quien también declaró a este medio apenas horas después del crimen fue la hermana de Sotelo, Gladis, dueña de la casa donde fueron atacadas las víctimas, en la manzana 19 del populoso barrio. “Yo estaba adentro tomando mate y escuché que ellos estaban. Escuché los ruidos y le dije a mi marido ‘parece que están tirando cohetes’, pero al toque escuché que golpeaban la puerta. Salí y me agaché porque estaba oscuro y escuché los disparos”.

“Mi sobrino estaba tirado y mi hermano a un lado, yo trataba de meterlos dentro de casa. En eso un tiro casi me agarra la cabeza. Después, con ayuda de mi hijo, logro rescatar a mi sobrino y lo recostamos en el sillón. Después salimos porque queríamos alzar a mi hermano, pero estaba muy mal. Él es grandote y era muy pesado para levantarlo. En eso empiezan a tirar tiros nuevamente y siento que alguien me tira para dentro y era mi hijo. Yo le decía ‘dejame que Casimiro está afuera’. Y después no se escuchó más nada y mi hijo le agarró a mi hermano y le decía ‘Casimiro, despertate por favor’, completó.

La autopsia reveló luego que la víctima tenía un disparo en el corazón.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias