martes 21 de septiembre de 2021
Lluvia moderada 18.1ºc | Posadas

Un anteojo promedia los $5.000

Crecen los casos de miopía y ojos secos en niños por uso excesivo de pantallas

En el primer caso se recetan lentes con graduación y en el segundo lubricantes. El factor del uso prolongado de las pantallas se repite en la mayoría de los pacientes

sábado 31 de julio de 2021 | 6:06hs.
Crecen los casos de miopía  y ojos secos en niños por  uso excesivo de pantallas
Niños y adultos pasan largas horas expuestos frente a las pantallas.
Niños y adultos pasan largas horas expuestos frente a las pantallas.

Fuertes dolores de cabeza por la noche, irritación y picazón en los ojos y dificultad para ver de lejos llevan cada vez a más niños a la consulta oftalmológica.

Lo que parecía algo pasajero termina en un diagnóstico que ya se hizo habitual: miopía, un trastorno de la visión en el que se puede ver con claridad los objetos que están cerca, pero ver borrosos los objetos alejados, que en los últimos dos años, producto de la educación y mayor ocio virtual, hizo que haya una disparada de casos.

El problema es progresivo, es decir, aumenta con el paso del tiempo y está apareciendo en chicos desde los 5 años en adelante.

En ese sentido, Teresa Peñalva, médica oftalmóloga del Hospital Pediátrico de Posadas, contó a El Territorio: “Los chicos llegan a la consulta con el padre que nos dice que al niño le duele la cabeza o porque tiene el ojo rojo”. Ese es el primer indicador que lleva a sospechar una exposición excesiva a las pantallas. Tanto que detectan niños de menos de 2 años que usan celulares para jugar o ver videos, algo que no está recomendado por las graves consecuencias a futuro que puede acarrear.

Más consultas

“Estos últimos dos años, por la forma de trabajo y estudio debido a la pandemia de Covid-19, aumentaron mucho las consultas oftalmológicas pediátricas y los principales motivos fueron cefalea y ojo rojo. Lo que produce la exposición crónica, diaria y prolongada a las pantallas es que por un lado hay un aumento en el número de casos de miopía, principalmente en ojos de niños que tienen predisposición familiar. En esos chicos la miopía aparece como principal problema. Y por otro lado está lo que llamamos ojo seco, porque el ojo, al fijar en las pantallas para leer o estudiar, el reflejo del parpadeo disminuye, parpadeamos menos, y eso produce lo que llamamos ojo seco. Eso se trata con lubricantes. Pero en el examen completo que realizamos se ve que por baja visión la miopía fue uno de los mayores casos de consulta”, señaló la médica que integra la Sociedad Argentina de Oftalmología Infantil.

Por tal motivo el niño deberá usar lentes para poder mejorar la visión. “En el caso de tener que usar lentes hoy se los indica con antirreflex o filtro blue, justamente para proteger los ojos de las pantallas es importante que los lentes tengan esa protección”, precisó.

En esa línea, llamó a los padres a no esperar a que el problema se presente y recordó que los controles de visión deben realizarse por más que no haya sospecha de ningún cuadro.

“Es muy importante que los padres sepan que los controles son obligatorios desde que el niño nace. Es parte del screaming del recién nacido con un estudio de fondo de ojo. El siguiente control es a los 6 meses, después al año y luego en el ingreso escolar”, dijo. Pero esto no siempre ocurre.

“Generalmente los padres no hacen la consulta hasta que el problema aparece. También dependemos de que el pediatra nos derive el paciente para controles. Porque el ojo tiene una edad cronológica para aprender a ver hasta los 7 años. Hasta esa edad, si se detecta algún problema, hay más posibilidades de poder darle un tratamiento que sea positivo para la visión futura. Si los problemas se detectan tarde, como la ambliopía, que es el ojo vago, cuesta mucho más lograr una mejoría y estimular el ojo”, explicó, y agregó: “Por eso la única manera de detectar estos problemas es yendo al oftalmólogo a hacerse los controles”.

Sin pantallas

El ojo de una persona, al menos hasta los 7 años, está en un proceso de maduración y no debe ser expuesto a una pantalla, principalmente de celular, al menos en los primeros años de vida.

“Nosotros indicamos que hasta los primeros 2 años de vida los niños no deben estar expuestos a celulares ni tablets; la televisión es diferente, pero el celular requiere una cercanía de 20 o 30 centímetros. Entre los 2 y los 5 años pueden tener el celular una hora por día, siempre bajo supervisión de los padres. Y desde los 6 años en adelante la idea es que los padres sean quienes pongan los límites en la exposición”, indicó Peñalva.

Pero con las clases o trabajos prácticos a distancia más el uso de dispositivos para jugar y entretenerse es habitual que grandes y chicos pasen varias horas por día mirando un objeto brillante. “Si contamos las horas que están en la computadora estudiando y a eso le sumamos el juego, es mucho el tiempo que están frente a una pantalla. La idea es siempre más actividad al aire libre y que el ojo descanse del brillo artificial”, sostuvo.

En algunas personas adultas la miopía puede llegar a una cirugía correctiva. “La miopía tiene una evolución progresiva que no se frena hasta antes de los 24 años si es muy alta. Para que el paciente sea candidato a la opción quirúrgica hay que hacer estudios previos que valoran el estado de las córneas donde se realiza la cirugía refractiva con láser. No todos los ojos se pueden operar, para eso hay estudios que se hacen para evaluar si la cirugía es una opción. Nunca antes de esa edad es recomendable una cirugía porque la idea es operar un ojo miope que ya no tiene más variación, porque si no vuelven a usar lentes”, finalizó.

Cómo evitar la fatiga visual
Descansar
Cuando los ojos dejan de enfocar bien el texto de la pantalla o arden, es fundamental suspender la actividad por un momento y apartarlos de la pantalla durante 15 minutos cada dos horas.

Iluminación
Es importante que la iluminación de la habitación sea homogénea y natural. Tampoco es adecuado tener la habitación a oscuras al usar dispositivos.

Distancia
Para computadoras de mesa, el monitor debe estar situado por debajo de la línea de los ojos. Para tablets o celulares la distancia mínima es entre 35 y 45 centímetros.

Consulta
Consultar al médico oftalmólogo por lo menos una vez al año asegura un correcto cuidado de la salud visual y evita que un problema empeore con el paso del tiempo.

 

Nota relacionadas

“La demanda se incrementó, hace muchos años no se veía esto”

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias