martes 21 de septiembre de 2021
Lluvia ligera 18.1ºc | Posadas

El hecho se registró a mediados de abril en San Javier

Imputaron al médico que atendió a Uma antes de morir

El profesional fue indagado e imputado por el delito de homicidio culposo por negligencia. La autopsia no pudo determinar la causal del fallecimiento de la beba

viernes 30 de julio de 2021 | 4:30hs.
Exhumación
El cuerpo de Uma fue despedido y luego debió ser exhumado para que realizar la autopsia.
El cuerpo de Uma fue despedido y luego debió ser exhumado para que realizar la autopsia.

A más de tres meses de la muerte de Uma Franchesca, de 16 meses de edad, la Justicia finalmente indagó e imputó formalmente por el delito de homicidio culposo por negligencia al médico que horas antes del deceso había atendido a la niña en el hospital San Javier.
De acuerdo a lo consignado por fuentes consultadas por El Territorio, el llamado a audiencia de declaración indagatoria y posterior imputación del profesional identificado como Fernando T. se dio días antes del inicio de la feria judicial, por lo cual ahora el expediente avanza en otras medidas.

La medida fue resuelta por el Juzgado de Instrucción Cinco de Leandro N. Alem, a cargo de la magistrada Raquel Zuetta, luego de recibir los resultados del demorado examen de autopsia que no pudo establecer la causal de muerte de la niña.

Las fuentes añadieron que el examen forense no detectó lesiones externas, ni internas en la niña y concluyó que la causa de muerte fue "desconocida".

A ello se sumó que de las testimoniales recolectadas judicialmente en ningún momento surgieron elementos que dieran fuerza a la hipótesis de una posible intoxicación por té de manzanilla, como había plasmado el médico en cuestión al firmar el certificado de defunción de Uma.

Con esto sobre la mesa, Zuetta decidió finalmente citar a indagatoria al profesional e imputarlo por el delito de homicidio culposo por negligencia, previsto en el artículo 84 del Código Penal de la Nación y que prevé penas de entre 1 y 5 años de prisión en caso de ser hallado responsable en un futuro debate oral. Al tratarse de un delito excarcelable, el hombre continuará el proceso en su contra en libertad.

Las mismas fuentes indicaron que resta incorporar el testimonio de los padres de la niña, quienes ahora residen en La Plata (Buenos Aires) y para lo cual la fiscal interviniente, María Gisela Casufús, solicitó mediante un exhorto a las autoridades locales para que la audiencia se concrete en la capital bonaerense.

Concluido este paso, el expediente ya se encuentra en estado avanzado y la fiscalía ya podría trabajar en el pedido de elevación a juicio.

Ya en su momento los padres de la niña habían acudido a la fiscalía para realizar una ampliación de la denuncia inicial y en esa instancia ratificaron que la beba nunca antes había tenido problemas de salud, al tiempo que negaron haberle suministrado té de manzanilla u otra sustancia.

También habían desestimado la teoría de que previamente la beba habría sido atendido por una curandera, hipótesis que aparentemente se habría pretendido instalar en defensa del médico.

El caso

El hecho que se encuentra bajo investigación se registró el sábado 17 de abril, cuando la niña falleció mientras era trasladada de urgencia a Posadas después de al menos dos consultas con el médico Fernando T. en el hospital de San Javier.

La niña había sido llevada al hospital por sus padres a raíz de que había comenzado a experimentar un malestar general que le provocó palidez, falta de apetito y deshidratación.
Una vez en el nosocomio de La Dulce, fueron atendidos por el profesional ahora puesto bajo la lupa, quien consideró el cuadro de la niña como una probable parasitosis, ante lo cual le recetó ibuprofeno y le confeccionó un pedido de análisis de materia fecal para los próximos días.

Con ese panorama los padres regresaron a casa con la niña, pero la beba empeoró y horas después tuvo que regresar al hospital, instancia en la cual se dispuso su traslado urgente a Posadas.

Sin embargo, por el camino la niña entró en paro y debido a la dramática situación decidieron cambiar de rumbo para acudir al Samic de Alem, pero desafortunadamente la beba perdió la vida antes de llegar.

Allí se produjo otro punto puesto en conflicto. Es que una vez consumado el deceso, el médico firmó el certificado de defunción aduciendo como causa de muerte un paro cardiorrespiratorio por intoxicación con un infusión casera por té de manzanilla.

Después de eso, la niña fue velada, despedida e inhumada en el cementerio de San Javier pero sus padres decidieron denunciar el hecho para que se esclarezca lo sucedido y luego de eso la fiscal Casafús solicitó la exhumación del cadáver para el correspondiente examen de autopsia.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias