martes 21 de septiembre de 2021
Tormenta con lluvia ligera 18ºc | Posadas

Confesó que siendo menor de edad violó reiteradas veces a dos primas, desde que eran niñas

jueves 29 de julio de 2021 | 15:02hs.
Confesó que siendo menor de edad violó reiteradas veces a dos primas, desde que eran niñas
El condenado será alojado en el penal de Loreto para hacer frente a la pena de cumplimiento efectivo.
El condenado será alojado en el penal de Loreto para hacer frente a la pena de cumplimiento efectivo.

Un múltiple violador oriundo de la localidad de Garupá fue condenado a pasar siete años en prisión después de haber admitido -en un juicio abreviado- que cuando era menor de edad y durante varios años abusó sexualmente, desde que eran niñas, a dos primas a quienes también golpeó, amedrentó y amenazó de muerte para evitar ser acusado ante las autoridades.  

Se llama Axel Adrián y cumplió 24 años el mes pasado.

Fue denunciado en septiembre de 2017 por la mamá de las chicas -que ahora tienen 20 y 16 años- y llegó a la instancia de debate imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal, varios hechos y amenazas agravadas, en relación a una de ellas.

La condena que recibió tras admitir su culpabilidad fue consensuada con la denunciante y las víctimas, quienes prestaron conformidad y con ello enviaron a la cárcel al violador, que debería recuperar la libertad recién en 2028.

Fuentes judiciales explicaron que como los abusos fueron cometidos cuando el condenado era menor de edad, le fue aplicada la escala reducida a la tentativa tal lo dispuesto en el artículo 4 de la Ley 22.278 (Régimen Penal de la Minoridad).

El acuerdo de pena fue homologado esta mañana por el juez Juan Manuel Monte, en calidad de subrogante. Ejerció la defensa del condenado la defensora pública, Nélida Amiel, mientras que por subrogación legal el Ministerio Público estuvo representado por la fiscal Correccional y de Menores Uno, María Laura Álvarez.

Charla en el colegio, el detonante

Los ultrajes que padeció una de las víctimas en manos del primo desde que tenía 8 hasta cerca de los 15 años, fueron revelados en una charla de educación sexual brindada en la hora de psicología en el colegio secundario al que asistía y llevó a descubrir que su hermana más chica también fue abusada por el mismo sujeto desde que tenía 6 hasta los 8 años.

El expediente de la causa refleja que ese día de hace casi cuatro años, al regresar del colegio la víctima le contó a su madre que habían tocado el tema de los abusos sexuales y en ese contexto se sintió desbordada porque lo padeció cada vez que su primo aparecía.

La progenitora se acercó a la institución educativa y supo que durante una década, desde que era una niña, su hija fue sometida por éste.

Inmediatamente acudió a la Comisaría de la Mujer donde radicó la denuncia formal y comenzó la investigación.

La denunciante supo que los ultrajes ocurrieron cuando dejaba a su hija en casa de su cuñada (hermana de su pareja) para ir a trabajar, o cuando el ahora condenado se quedaba a cuidarlas en su propio domicilio.

Tenía entre 11 y 12 años cuando comenzó a manosearla pero fue escalando en daño y agresividad con el paso del tiempo, amenazando que si contaba algo iba a hacer lo mismo con la más chica, a quien también violó reiteradas veces bajo las mismas circunstancias.

En Cámara Gesell las víctimas dieron detalles macabros del accionar del abusador. Contaron que las atacaba en cualquier momento del día y en cualquier lugar, dentro y fuera de la casa, o en un monte que estaba en las inmediaciones.

Los episodios de abusos comprendían también golpizas, amenazas de muerte -dijeron- y en  ese contexto una de las víctimas también aseguró que la abuela paterna habría sido testigo de uno de los ataques cuando tenía diez años, pero en ese momento no le brindó auxilio ni contó lo sucedido al resto de la familia.

Coincidieron también en que cuando estaban siendo atacadas y aparecía alguna persona en la casa o en el lugar donde se consumaban los abusos, el abusador simulaba otro tipo de situación -de juego, por ejemplo- para evitar ser descubierto.

Y así, durante años las atacó todas las veces que pudo sabiendo que era menor e inimputable para la justicia, aunque finalmente la denuncia hecha por la progenitora llevó a que le imputaran los abusos que cometió desde los 16 años en adelante, los que ahora terminó confesando para ser condenado y enviado a prisión.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias