miércoles 22 de septiembre de 2021
Cielo claro 12ºc | Posadas

La mujer y su hijo fallecieron a causa del despiste de su camioneta en Montecarlo

Valentina desprendió el cinturón de su hijo luego de la caída del coche al agua

La autopsia indicó que el pequeño no salió despedido del vehículo y que la mujer habría intentado que dejara el habitáculo de la camioneta. Ayer fueron despedidos en Iguazú

domingo 25 de julio de 2021 | 5:30hs.
Valentina desprendió el cinturón de su hijo luego de la caída del coche al agua
El despiste de la Ford Ecosport se produjo el martes por la noche en el kilómetro 1517 de la ruta nacional 12. Foto: Federico Gross
El despiste de la Ford Ecosport se produjo el martes por la noche en el kilómetro 1517 de la ruta nacional 12. Foto: Federico Gross

“Para ella todos los días eran felices. Cada vez que te saludaba decía feliz día. Cada vez que Lázaro venía a Aristóbulo, preguntaba por la abuela Liani. Y se fundían en un abrazo. La imagen que me queda, es una sonrisa, y un desfile con ropas de Cami Valen, siempre llena de arte, de risas, de un humor tan único. Así, con recuerdos llenos de amor y abrazos infinitos, vas a vivir en nosotros siempre”. La frase corresponde a Carolina Hobus, quien como muchos vecinos de Puerto Iguazú y Montecarlo se expresaron durante las últimas horas en las redes sociales para recordar a Valentina Patiño (51) y su pequeño hijo Lázaro (6).

Madre e hijo fallecieron el último martes por la noche como consecuencia del despiste de la camioneta en la que viajaban ambos sobre la ruta nacional 12 y que terminó su recorrido en aguas del arroyo Caraguatay de Montecarlo. Y sus cuerpos fueron hallados un día y medio después luego de un amplio operativo policial que buscaba dar con sus paraderos.

A tres días de conocerse el triste final, al despacho del juez Manuel Balanda Gómez, titular del Juzgado de Instrucción Uno de Puerto Rico llegaron los estudios preliminares de las autopsias realizadas el viernes por la mañana en la capital provincial.

A partir de las conclusiones remitidas al juzgado, y cuyos detalles pudo acceder este matutino, se pudo establecer que la causa de muerte fue por asfixia por inmersión (ahogamiento).

Según detallaron los peritos forenses, dentro de los pulmones de las víctimas se encontró abundante cantidad de agua, lo que hace inferir a los pesquisas que el deceso de ambos se produjo casi de forma instantánea una vez que el vehículo cayó estrepitosamente al arroyo.

Una de las primeras hipótesis que se manejaron sobre el caso indicaban que Valentina y Lázaro pudieron haber muerto por desnucamiento como consecuencia del golpe del coche contra el fondo del arroyo. Aunque el estudio no advirtió fracturas y sí distintos hematomas que fueron producidos por los golpes contra la caja del vehículo.

Según las fuentes consultadas, por el momento no se puede confirmar cuál fue el motivo que hizo que la mujer pierda el control de la camioneta. Si bien se detectó una marca de frenado que corresponde a la de la Ecosport de la mujer, no se hallaron signos o rastros de la participación de un tercer vehículo.

Por otro lado, mediante los estudios de campo realizados en el lugar del despiste por peritos de la Policía de Misiones, se llegó al dato de que el coche se sumergió más de un metro de profundidad dentro del arroyo. Y que momentos más tarde, subió varios centímetros hasta quedar con la mitad de la carrocería -en posición invertida- sobre la superficie.

Hallazgo fortuito

Quienes encontraron el vehículo el jueves en horas del mediodía detallaron que el hallazgo se dio de forma casi fortuita debido a que luego de la caída, la Ecosport quedó debajo del puente y escondida por varios arbustos de la visión periférica. Es por eso que si bien el helicóptero de la Policía de Misiones rastrilló esa zona en diversas oportunidades durante las 39 horas en que las víctimas aún seguían desaparecidas, desde tan importante altura fue casi imposible divisar a la camioneta.

Un factor importante para los investigadores en ese sentido fue el cielo casi despejado que hubo durante gran parte del jueves. Y es que el reflejo del sol en parte de la carrocería en el agua derivó en que un empleado de un aserradero ubicado a pocos metros del lugar reconociera a unos 200 metros la presencia de algo extraño que sobresalía por debajo del puente. Todo esto al subir a una máquina, ya que desde esa altura y en perspectiva recién pudo advertir algo inusual en el horizonte.

Ya con presencia de efectivos policiales en el lugar, y con el posterior reconocimiento formal de Carlas Rojas, amiga de Valentina y responsable de la denuncia por desaparición de madre e hijo ante la Policía, se confirmó la tragedia.

Intento desesperado
Otro dato que se desprende del hallazgo de los cuerpos, y que con los resultados preliminares de la autopsia sumó más certeza entre los pesquisas, indica que al momento de la caída de la camioneta al agua, y en una maniobra desesperada por parte de la mujer, ésta habría desabrochado el cinturón de seguridad al pequeño. Todo esto con la intención de que pudiera abandonar el habitáculo rápidamente antes de que pudiera ahogarse.

En un principio se sospechaba que a causa del rápido descenso de la camioneta al cauce de agua, el niño pudo haber salido despedido del coche. Es que el cuerpo fue encontrado fuera del vehículo y a un metro de distancia del coche. Aunque por la gravedad de las lesiones que presentaba Lázaro, se terminó por descartar dicha tesis.

Aún resta que al expediente que investiga las circunstancias del accidente se le sume un informe de geolocalización y las pruebas accidentológicas al vehículo.

Esta última pesquisa tiene como objetivo confirmar el recorrido del coche, instantes antes del despiste, con el impacto contra el guardarrail y posterior caída al arroyo. Además, certificar si los golpes detectados en el chasis se condicen con los golpes advertidos en la protección metálica de la ruta.

Desaparición
Valentina y Lázaron fueron vistos por última vez el martes 20 de julio por la noche, en casa de un amigo de la mujer que vive en Colonia Guatambú. Hasta ese lugar habían llegado horas antes para pasar el Día del Amigo. Auncon la caída del sol, Valentina tenía planeado abandonar el lugar para asistir a una cena con otra amiga en Montecarlo.

Pero al salir de la chacra de su amigo, y quizás por el propio desconocimiento de los caminos del lugar, tomó el camino más largo para regresar a su domicilio. Esto hizo que la conductora perdiera mucho tiempo recorriendo el camino vecinal que desembocó en Caraguatay, el cual por el terreno y sin la posibilidad de contar con un vehículo 4x4, se debe recorrer a no más de 60 kilómetros por hora.

Esto hace suponer a los investigadores que por la demora en llegar a la ruta nacional 12 y la urgencia en poder estar lo antes posible en casa de su amiga, decidió manejar a alta velocidad hasta el momento previo al despiste.

Despedida
Durante toda la jornada de ayer, amigos, conocidos y ex compañeros de Valentina se acercaron hasta la vivienda del padre del pequeño Lázaro para acompañar al hombre en tan difícil momento. Incluso muchos guías de Turismo de la localidad acompañaron ayer al tutor, quien trabaja en las visitas guiadas al parque municipal Mboca-í y que en diversas oportunidades estuvo acompañado en sus labores por su hijo.

Por pedido especial de la familia de las víctimas se decidió que ambos cuerpos sean cremados y ayer por la noche se realizó una misa en la Parroquia Catedral Virgen del Carmen de Puerto Iguazú, en sus memorias.

Si bien madre e hijo se habían mudado hacía pocos meses a Montecarlo, en donde la mujer trabajaba como gerente de Recursos Humanos de la Cooperativa Agrícola local, la mayoría de sus seres queridos habían quedado en Iguazú.

La muestra de esto fueron las varias manifestaciones de dolor y conmoción por la noticia que se vieron en redes sociales.

 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias