miércoles 22 de septiembre de 2021
Cielo claro 12ºc | Posadas

Muralismo en auge

Cambiar con realismo el paisaje urbano

Sergio Vogler terminó un gran encargo en Itaembé Miní, suma pedidos en el interior de la provincia y se afirma como artista que decidió apostar al sueño de pintar

viernes 23 de julio de 2021 | 6:05hs.
Cambiar  con realismo el paisaje urbano
El retrato de históricos humoristas y un homenaje a los héroes de Malvinas, dos fragmentos del mural en Itaembé. Foto: Natalia Guerrero
El retrato de históricos humoristas y un homenaje a los héroes de Malvinas, dos fragmentos del mural en Itaembé. Foto: Natalia Guerrero

El arte lava del alma, el polvo de la vida cotidiana, consideraba Pablo Picasso, que más allá de sus aspectos humanamente cuestionables o no, era un ser que vibraba al son del arte. Hoy, el oficio se mudó a la calle, se popularizó y nos permite alivianar esa carga de cotidianeidad y rutina con novedosos atractivos visuales. En Misiones la tendencia muralista sigue en alza y cada vez son más los artistas locales que suman su impronta.

Con sede en Posadas, Sergio Vogler es uno de los que apostó a seguir su pasión en el dibujo y decidirse a vivir del arte. Los pedidos de distintas partes de la provincia crecen para el otrora inspector de gasoductos que cambió rotundamente su rutina y en vez de viajar por el país, haciendo radiografías industriales, plasma escenarios naturales y épicos en las veredas y hogares locales.

‘‘Ahora trabajo de lo que me gusta’’, afirmó quien si bien era hábil con el pincel desde niño, hace dos años comenzó plenamente a ejercer como artista.

Con pedidos de retratos y paisajes específicos arrancó a vender cuadros y de la mano de su hermana, al principio, se animó a pasar del atril y los óleos, a la pared y el acrílico.

Consciente del boom mundial del muralismo, está en contacto con colegas de otras latitudes y busca incorporar nuevas herramientas para potenciar su trabajo. Por ejemplo, le gustaría experimentar con la aerografía.

‘‘La práctica lleva a perfeccionarse, modificar lo que no gustó o no sirvió... cambiar y buscar la manera de mejorar’’, entendió Vogler al describir cómo fue desarrollando su propia metodología.

En esa línea, marcó que ‘‘hacer rostros en un muro es más difícil que en un lienzo, así como con el óleo es más fácil lograr detalles y esfumados que con el acrílico’’.

De la misma manera, no sólo la irregularidad del soporte acarrea adaptaciones, también se requiere un cuidadoso esfuerzo extra para asegurar la durabilidad de un ‘cuadro’ expuesto 24 horas a las condiciones climáticas del aire libre.

El amor al arte es real y Sergio lo siente en la piel. Horas sentado bajo el sol, ensimismado en la figura que quiere dar a luz, pasan livianas, sin el yugo asociado al trabajo.

“No me canso, porque me gusta, es un placer para mí’’, entonó Vogler. Además, la satisfacción de ver terminado un gran encargo como el del paredón que da a la calle 137a y 184a de Itaembé Miní, también excede el precio de la transacción artística. Es un legado que disfrutan todos.

“Eso es lo más lindo, nunca pensé que iba a ser tan relevante para la gente’’, reconoció sobre el cambio que provocó el mural en el barrio. ‘‘Aunque es un trabajo, la gente viene y me agradece, se sacan fotos. Incluso cuando pintaba, venían los chicos se sentaban al lado a tomar un tereré...”, graficó sobre cómo un poco de color puede cambiar el ánimo de toda la sociedad.

En varios metros quedaron grabados, la imponente presencia del yaguareté, históricos humoristas, Diego Maradona y la heroica gesta de quienes lucharon en Malvinas, pedido ejecutado con maestría por Vogler.

Nostalgia, reflexión y encanto interpelan así al paso, en una simple caminata entre viviendas posadeñas.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias