viernes 30 de julio de 2021
Cielo claro 1.7ºc | Posadas

A siete años del hecho, los seis implicados aguardan el proceso judicial en libertad

Caso Guirula: la familia solicita que el expediente sea elevado a debate oral

María Guirula, hermana del albañil asesinado a golpes en 2014, volvió a solicitar a la Justicia que sean juzgados los seis efectivos de la Policía de Misiones implicados en el caso

martes 20 de julio de 2021 | 4:00hs.
Caso Guirula: la familia solicita que el expediente sea elevado a debate oral
La reconstrucción hecha en la Comisaría Decimotercera resultó clave para la investigación. Foto: El Territorio/Archivo
La reconstrucción hecha en la Comisaría Decimotercera resultó clave para la investigación. Foto: El Territorio/Archivo

Para María Guirula, desde hace siete años, cada 19 de julio se caracteriza por ser una jornada de angustia y mucho dolor. El constante pedido para que los responsables de la brutal golpiza que se cobró la vida de su hermano, ocurrido en 2014 durante un procedimiento realizado por miembros de la Policía de Misiones, no deja de ser un anhelo tan esperado y al que busca alcanzar en lo inmediato.

Más aún luego de muchos años de espera, sin tener novedades en relación a la elevación a juicio del expediente que tiene a seis policías implicados.

Carlos Guirula era albañil y tenía 33 años. Fue asesinado mientras era trasladado a la Comisaría Decimotercera luego de haber sido detenido por un conflicto que mantuvo minutos antes, junto a un grupo de amigos, en un motel de la capital provincial.

Por este hecho están implicados la oficial Lourdes Beatriz Tabárez, el cabo primero Lucas Nahuel Saravia Allosa, el cabo Ricardo Rafael Escobar, el sargento primero Claudio Marcelo Servián y al agente Carlos Da Silva. Todos imputados en su momento por el Juzgado de Instrucción Uno, a cargo del juez Marcelo Cardozo, por tortura seguida de muerte agravada.

Mientras, el restante uniformado apuntado es el subayudante Carlos Alberto Zidorak, aunque en el caso de este ultimo por omisión funcional para evitar torturas.

En la actualidad, todos permanecen en libertad, luego de ser beneficiados por distintas excarcelaciones. Todas otorgadas tras el vencimiento del plazo razonable de detención y la expiración de la prórroga de instrucción que en su momento solicitó el magistrado interviniente. Y que fueron concedidos mediante fallos de la Cámara de Apelaciones de Misiones.

Según consultó este matutino con voceros judiciales que entienden en la pesquisa, de considerarlo pertinente, luego de la feria judicial el caso podría ser elevado a juicio por la fiscal de instrucción Amalia Spinnato.

Justicia por Carlos

En relación a un nuevo aniversario del brutal homicidio, María Guirula volvió a insistir en el pedido de pronta elevación a juicio de la causa.

La mujer comentó: “Hay cinco que están imputados por torturas seguida de muerte y uno por omisión. Y desde 2018 están todos libres. La etapa de investigación del caso se cerró en 2020 y estamos esperando a que salga la fecha para el juicio. Es lo que más ansiamos como familia”.

“Anoche me puse a buscar todos los recortes que tengo desde el 2014 porque hoy (por ayer) se cumplen siete años ya. Cada 19 de julio vuelve la angustia; bah, todo el tiempo, porque nunca lo dejamos de recordar. Es vivir constantemente con esa angustia y con la esperanza de que haya justicia, que haya condena más que nada”, agregó la entrevistada.

“No es fácil porque lo que hicieron fue una golpiza brutal donde en la autopsia mismo quedaron expuestas las torturas que él sufrió por parte de estos uniformados”.

Si bien es un relato que quisiera no volver a describir por el dolor que causa en su corazón, María volvió a narrar cómo se dieron los hechos previos a la detención de su hermano, aquella mañana del 19 de julio de 2014 en el motel de las avenidas Andresito y Santa Catalina.

“Llaman porque él se niega a pagar una petaca de 104 pesos, pero cuando la policía llegó ya se había solucionado todo el problema y ellos (Carlos y sus amigos) ya estaban saliendo del motel. La oficial (Tabárez) es quien se acerca al conserje, ahí le dicen que mi hermano estaba alterado y que no quería pagar, pero para eso ya se había solucionado el tema. Ahí esta oficial decide de todas maneras detener a mi hermano”, contó la entrevista.

Y agregó: “Hay una mucama que atestiguó que le pegan patadas en la cabeza a mi hermano y después todo eso sale en la autopsia. En la reconstrucción es donde sale más a la luz todo porque es ahí donde salta todo, porque en un principio decían que mi hermano murió por causas naturales. Pero hay una autopsia que habla de nueve costillas rotas, politraumatismo torácico, cráneo aplastado, y otras graves lesiones. Es por eso que en la reconstrucción en donde ellos no tuvieron otra alternativa más que decir lo que había pasado. Allí se puede ver que él iba acostado en el patrullero, boca abajo, que dos policías iban a sus costados y otro arriba apretando su cuerpo”.

Comentó que al llegar a la seccional Decimotercera, los uniformados implicados bajaron a su hermano de la camioneta y lo llevaron hasta las cercanías al sector de celdas de la dependencia en donde advirtieron que Guirula estaba muerto.

Y que por esto decidieron volver a subirlo hasta el mencionado móvil para “disimular que el muere arriba de la camioneta de un infarto. Y lavan toda la camioneta para lavar todas las pruebas”.

Recordó además que Nora Acosta, esposa de Carlos, se enteró de la muerte recién a las 11 de esa misma mañana, luego de que un familiar que en ese momento era comisario en otra seccional capitalina le avisó que debía ir a reconocer a la víctima a la Morgue Judicial.

Y agregó que horas antes, a eso de las 5.30, los dos amigos que acompañaban a Carlos en el motel, fueron avisar a Acosta que su amigo había sido detenido por la Policía. Aunque en ese momento no se sabía bien a qué comisaría lo habían trasladado.

En relación a cómo trabajaron los distintos actores judiciales que intervienen en el caso a lo largo de estos siete años, María comentó: “Creo que desde el momento uno el juez y la fiscal actuaron bien, rápido dentro de todo, porque era algo muy relevante para la provincia. No fue un infarto si no torturas en manos de personas que portan un uniforme. Ahora está todo en una meseta donde vos te preguntás por qué no somos una familia adinerada, o no sos una familia de renombre no siguen nuestra causa. Hubo muchas causas más que transcurrieron después que la de mi hermano y que ya tienen sentencia, en donde hubo juicio. Ya hace un año y medio que debería haber salido la fecha a juicio”.

En cifras
6 Los efectivos imputados son Lourdes Tabárez, Lucas Saravia Allosa, Ricardo Escobar, Claudio Servián, Carlos Da Silva y Carlos Zidoriak.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias