domingo 05 de diciembre de 2021
Cielo claro 27ºc | Posadas

Participará en canotaje en los Paralímpicos

Transformó un duro golpe en un sueño olímpico

Ariel Atamañuk perdió sus piernas en un accidente y encontró en el canotaje la manera de seguir adelante

domingo 18 de julio de 2021 | 6:05hs.
Transformó un duro golpe en un sueño olímpico
Ariel se prepara desde hace dos años y medio para llegar a los Juegos de Tokio.
Ariel se prepara desde hace dos años y medio para llegar a los Juegos de Tokio.

Ariel Atamañuk está en República Checa preparando la última etapa de su proceso olímpico. El misionero, que hace más de una década vive en Córdoba, encontró en el canotaje la manera de seguir adelante y superar un duro accidente que lo dejó al borde de la muerte.

“Un gendarme murió y otras doce personas resultaron heridas, siete de gravedad, tras un choque triple en la ruta 9 norte, a la altura de Estación General Paz, informó la Policía. La colisión fue entre un colectivo de Gendarmería Nacional, un camión Iveco y una camioneta Volkswagen Saveiro en el kilómetro 740”, publicó La Voz del Interior el 15 de marzo de 2015.

El chofer del colectivo de Gendarmería era el misionero Atamañuk. En ese choque, el de la Tierra Colorada perdió sus dos piernas y sufrió lesiones muy graves. En el camino de su recuperación se cruzó el canotaje, le tomó cariño y ahora espera su debut en un Juego Paralímpico en los 200 metros VL3.

“El canotaje es mi día a día. Es un estilo de vida. En el caso nuestro es de lunes a sábados, con doble turno y me gusta mucho. Lo adopté como parte de mi día a día”, expresó Atamañuk, quien gano la plaza argentina para los Paralímpicos de Tokio y, luego, se ganó su lugar en el Nacional.

“El canotaje lo incorporé como parte de la rehabilitación tras el accidente, ya que no lo conocía. Me empezó a gustar, lo empecé a querer y parte de la satisfacción es el lugar en el que estoy hoy”, comentó el nacido en Santo Pipó hace 37 años.

“Cuando la vida te golpea fuerte, como nos tocó a mí y a mi esposa, porque yo no estoy solo en esto, fue duro y complicado. A quien le toque pasar por algo así eso tiene que entender que la vida sigue, que hay que intentar y buscar la manera de seguir adelante. Lo principal, me parece, es valorar la vida”, aseguró Atamañuk.

Con esa premisa entrena todos los días en Tigre, su nuevo hogar. Tras estar desde 2005 y hasta 2019 en distintas localidades de Córdoba y un breve paso por Chubut, el misionero desembarcó en la localidad bonaerense, para dedicarse al canotaje y rindió sus frutos.

“La expectativa para los Juegos Paralímpicos es ir a dejar todo. Buscar una muy buena participación. Hace dos años y medio que venimos entrenando muy duro en este proceso. Primero el objetivo era la clasificación a los Juegos, seguimos entrenando fuerte y la idea es dejar todo, salir vacío y ojalá eso alcance para darle una alegría a la gente”, adelantó el misionero sobre lo que se viene.

Ariel apunta al jueves 2 de septiembre, sin dejar de recordar todo lo que le sucedió y lo que hizo para llegar a este punto. Ese día serán las eliminatorias de los 200 metros VL3 y buscará un lugar en las semifinales del sábado, día en el que también se realizará la finalísima. El sueño es grande.

 

Misiones, tierra fértil para deportistas olímpicos Cuenta regresiva para Lourdes en las aguas de Enoshima Mariela, una histórica que buscará su revancha Mahira Bergallo: “Quiero dejar bien parada a mi ciudad y mi provincia” “Competir en las Olimpíadas fue un premio al sacrificio” Argentina, potencia de los deportes colectivos

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias