viernes 23 de julio de 2021
Cielo claro 21ºc | Posadas

Los productos cárnicos tuvieron un aumento de más del 21% en el primer semestre

Comercios de barrios dejan de vender carne por altos costos y bajo consumo

El Índice Barrial de Precios del Isepci muestra que tanto comerciantes como compradores de zonas populares sufren aún más los aumentos de la inflación

sábado 17 de julio de 2021 | 6:05hs.
Comercios de barrios dejan de vender carne por altos costos y bajo consumo

El Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (Isepci) lanzó un nuevo relevamiento del Índice Barrial de Precios correspondiente al mes de junio, en el que se vislumbra un alarmante aumento en alimentos básicos. La carne es uno de los principales termómetros de este análisis y marca un incremento continuado que no solo está afectando a los consumidores sino también a los mismos comerciantes.

Tal es así que muchos comerciantes de los barrios populares están dejando de comercializar productos cárnicos, no sólo porque cada vez es más caro adquirirlos desde las distribuidoras, sino también porque cada vez es menor la población que lo compra para consumirlo.

Al respecto se refirió la licenciada en Trabajo Social y unas de las encargadas del mencionado informe, Belén Wagner, quien contó que “muchos negocios que antes recorríamos cerraron en pandemia por bajas ventas o por la variación de precios que tienen los productos. La alternativa es cerrar el lugar o elegir qué alimentos traer”.

“Vemos del lado del consumidor, pero también cómo impacta en los mismos comerciantes. Al hacer el relevamiento de manera presencial se nos permite este diálogo que se presenta en cada oportunidad que se los visita y eso nos dicen. Por ejemplo, muchos comercios dejaron de comprar carne porque la población no compra, no consumen como antes porque es uno de los productos que más registró aumento desde principio de año, de un 21 por ciento de enero a junio”, sostuvo en diálogo con El Territorio.

Este relevamiento de precios se realiza a nivel nacional y también provincial, donde los datos son analizados en torno a lo que ocurre especialmente en los comercios de los barrios populares.

En Misiones, se realiza todos los meses en nueve municipios (Posadas, Garupá, Candelaria, Leandro N. Alem, San Vicente, Apóstoles, Puerto Rico, Puerto Esperanza, y Eldorado), relevando 57 productos de la canasta básica.

De acuerdo a lo que se remarca en el informe, “en junio del corriente año una familia misionera de cuatro integrantes (dos adultos y dos menores) necesitó 27.996,18 pesos solamente para alimentarse (Canasta Básica Alimentaria), es decir, un 18,93% más desde enero. Y para no caer bajo la línea de pobreza necesitó 66.630,91 (Canasta Básica Total)”.

Asimismo, en el desglose de la información, se puede ver que en la canasta del comercio de barrio popular, comprada mayormente por los vecinos del lugar, el rubro almacén es el que lidera el ranking de aumentos, con un 28,8 por ciento desde enero hasta junio de este año, pasando de unos 10.334 a 13.257 pesos; mientras que el sector carnicería sufrió una suba del 21.39 por ciento, incrementándose de 7.892 a 9.580 pesos.

“Todos los meses hacemos este relevamiento en la misma semana de cada mes, con los mismos productos que releva el Indec pero nosotros lo hacemos de manera presencial en los barrios populares, justamente porque sabemos que hoy el vecino resuelve su compra en el comercio más cercano al domicilio, no solo porque está más próximo, sino porque hay posibilidades de que el vecino le anote en la libreta y pueda pagar a fin de mes. La intención es captar los precios reales donde consume la clase popular”, explicó Wagner.

Variación de precios
Los resultados de este índice barrial tienen ciertas diferencias con los del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) porque este último organismo realiza los relevamientos en las grandes cadenas de supermercados, desde donde se proveen muchas veces los comercios. Por lo que el precio final de un mismo producto se encarece aún más en el barrio.

“Nuestros datos vienen registrando a grandes rasgos que en los barrios de la periferia donde se ubica la población de más escasos resultados es también donde se ven los precios más altos. Casi todas las subas que vemos tienen que ver con más del 11 o 15 por ciento en algunos productos. Los fideos guiseros subieron un 20 por ciento, la polenta un 28,57 por ciento de enero a junio, y son alimentos básicos”, resaltó.

Asimismo, manifestó que en el Índice en el que trabajaron se puede ver que “la línea de indigencia está cerca de los 28 mil pesos. Es tremendo porque estamos hablando de que este es el precio para una familia de cuatro integrantes, cuando sabemos que las familias misioneras tienen más de cuatro integrantes en el hogar, y sobre todo que son familias que tienen niños, niñas y adolescentes en sus hogares”.

“Se están realizando esfuerzos del gobierno pero son insuficientes y eso se puede ver en los comedores, donde las organizaciones no alcanzan a servir la comida por falta de recursos y porque cada vez son más los vecinos que se acercan. Sabemos que van a haber errores y cosas que ajustar pero mientras el gobierno lanza políticas en el marco de la emergencia alimentaria también tiene que estar ajustando otras cosas y discutiendo las problemáticas mucho más a fondo; creo que el gran problema de los programas y porqué no están dando resultado tiene que ver con que están pensadas para la población y no desde la población”, concluyó.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias