domingo 25 de julio de 2021
Cielo claro 30ºc | Posadas

Más líder que nunca

Lionel Messi fue el capitán del recambio, dio vuelta su mala racha en la selección mayor tras las finales perdidas y cumplió su gran sueño de ser campeón

domingo 11 de julio de 2021 | 6:01hs.
Más líder  que nunca
Lionel Messi en lo alto del Maracaná, para cortar una sequía de 28 años.
Lionel Messi en lo alto del Maracaná, para cortar una sequía de 28 años.

Lionel Messi logró su tan ansiado sueño de niño. Ganó con el seleccionado Mayor una copa. Levantó, nada más y nada menos que en el Maracaná de Río de Janeiro, la Copa América 15 para Argentina. El 10, más líder que nunca en este torneo, cumplió lo que alguna vez prometió.

Alguna vez se le ocurrió decir basta, pero recapacitó y volvió. “Voy a seguir intentando hasta que se me dé”. Y se le dio, a sus 34 años, y en un torneo en el que fue líder futbolístico por sus goles y asistencias, pero en el que mostró una faceta nueva. El pibe tímido que se fue de Rosario a Barcelona se convirtió en el gran abanderado de la Albiceleste.

Lionel Messi, que eligió jugar para la selección argentina allá por 2004, cuando España lo tentaba con sumarse a sus inferiores, tuvo que esperar mucho para gritar campeón a nivel mayores. El rosarino nunca pensó en jugar con otra camiseta que no sea la celeste y blanca y ahora acumula tres títulos con Argentina.

El Mundial sub 20 de 2005 fue el estreno de oro. Con apenas un puñado de partidos en la primera del Barsa, Messi fue clave en el título en Países Bajos.

Tres años después y en Beijing, Messi, Riquelme y Gago marcaron el camino de Argentina, que se colgó la medalla de oro, tras vencer en la final a Nigeria con gol de Di María.

Después llegaron las amargas. Las finales perdidas y las eliminaciones duras de los Mundiales. En 2006, un joven Messi vio desde el banco los penales contra Alemania. En 2010 sufrió en carne propia el 4-0 ante los teutones en Sudáfrica y, otra vez, Alemania se cruzó en esa final de 2014, que aún duele.

El panorama en la Copa América no fue diferente. En 2007, Brasil festejó en Venezuela y Chile fue verdugo en las definiciones de 2015 y 2016. Todo era bronca y dolor para Argentina y Messi.

Pero lejos de rendirse, el capitán se reinventó. Lionel Scaloni lo rodeó de nuevos jugadores, de nombres que no tenían tanto cartel, pero sí muchas ganas de demostrar. Messi entendió que su rol iba a ser el de conductor con y sin la pelota y pagó con creces la confianza de sus compañeros.

La historia de amor de Lionel Messi y la selección tuvo ayer, y en el Maracaná de Río de Janeiro, su capítulo más lindo hasta ahora. Tuvo al capitán con la copa en la mano y significó para Argentina cortar una sequía de 28 años sin festejos a nivel mayor.

Claro que Messi seguirá escribiendo páginas con la selección argentina, no se detendrá y ahora tendrá más impulso para lo que viene.

El hombre que levantó ayer la Copa América en el Maracaná es, claro, muy diferente al niño que soñaba con jugar a la pelota en Rosario, pero algo siguen teniendo en común: el amor por la camiseta de la selección argentina.  

 

Nota relacionadas

Coronados de gloria

Festejos a lo largo del país y en toda la provincia

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias