domingo 25 de julio de 2021
Muy nuboso 24.4ºc | Posadas

El implicado tiene una sentencia de 14 años de prisión y otra causa abierta en Oberá

Más víctimas complicaron la situación del docente condenado por grooming

Dos adolescentes de 17 años declararon y ratificaron las acusaciones contra Sergio González (46) en el marco de un expediente por hechos de abuso en la zona Centro

viernes 02 de julio de 2021 | 6:03hs.
Más víctimas complicaron la situación del docente condenado por grooming
En 2019, mientras ya estaba imputado por un hecho en Posadas pero en libertad, González volvió a caer en 25 de Mayo.
En 2019, mientras ya estaba imputado por un hecho en Posadas pero en libertad, González volvió a caer en 25 de Mayo.

En abril del año pasado, el docente obereño Sergio Daniel González (46) fue condenado a 14 años de prisión acusado de corrupción de menores agravada por engaño, distribución de pornografía infantil y grooming.

La sentencia del Tribunal Penal Dos de Posadas fue la culminación de un expediente que se inició en 2015 por la denuncia de la madre de un menor de 13 años, residente en la capital provincial, quien descubrió que el acusado contactó a su hijo mediante un perfil falso de Facebook por el cual se hacía pasar por una chica para seducirlo.

Tras un proceso de cinco años, lapso en el que incluso estuvo prófugo, finalmente González reconoció su culpabilidad en juicio abreviado y desde entonces purga su condena en la Unidad Penal VIII de Cerro Azul.

Pero antes, en septiembre del 2019 -ya imputado por el primer hecho, pero en libertad- el docente volvió a ser capturado cuando intentaba engañar a un menor de 15 años de la localidad de 25 de Mayo, luego de que su padre se presentó ante la comisaría local para denunciar lo que halló en el teléfono del chico.

Además, éste último hecho permitió descorrer el velo sobre el modus operandi bien aceitado que tenía González para ganarse la confianza de sus víctimas, para lo que se valía de las redes sociales, donde se escondía detrás de perfiles falsos.

Tanto fue así que en los días posteriores se registraron otras cuatro denuncias de progenitores de adolescentes de la localidad de 25 de Mayo, lo que se tradujo en un expediente que se tramita en el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá, bajo subrogación de la jueza Correccional y de Menores, Adriana Zajaczkowski.

Avance

Debido a las consabidas restricciones por la pandemia de Covid-19, recién esta semana el expediente de 2019 tuvo novedades concretas que no hicieron más que complicar la situación de González.

En tal sentido, el miércoles prestaron declaración dos menores de 17 años, quienes ratificaron la acusación sobre el docente y brindaron detalles del modus operandi utilizado para captar a sus víctimas. Por tratarse de mayores de 16 años no se implementó el sistema de Cámara Gesell.

Para graficar los alcances del accionar del depravado, fuentes del caso mencionaron que había creado un grupo de WhatsApp donde compartía pornografía para seducir a jovencitos desprevenidos.

Así, se descubrió que utilizaba por lo menores dos líneas telefónicas: en una se hacía pasar por un chico y en la otra por una chica.

Precisamente, en la denuncia del primer papá de 25 de Mayo se cita que el adolescente de 15 años se mensajeaba con una persona que tenía agendado como “Rami”, quien en uno de los chats decía: “Y bueno paja y fotos mañana y si está le damos masa”, lo que llamó la atención del progenitor.

Consultado al respecto, el chico le contó al papá que González lo invitó a subirse a su auto para buscar a una chica de nombre “Lau”, aunque no accedió.

El joven también tenía agendada a la supuesta Lau, quien en un mensaje le pidió “hacé fotos y videos, capaz te enseñe Rami, decile que Laura dijo jijiji, y listo, lo jodés”.

Todos los mensajes incitaban al chico a mandar fotos y tener relaciones sexuales en un supuesto trío, lo que alertó al progenitor.

Luego se estableció que Lau y Rami eran seudónimos del mismo González para engañar a sus víctimas.

En tanto, los peritajes de rigor determinaron que el docente mantenía este tipo de vínculo con varios jóvenes, lo que luego se tradujo en más denuncias.

Graves antecedentes

Ante la gravedad de la acusación en su contra y sus antecedentes, oportunamente el Juzgado de Instrucción Uno rechazó la excarcelación y luego la internación de González, quien padece una enfermedad infectocontagiosa.

El docente fue denunciado por primera vez en 2015 por la madre de un adolescente de 13 años residente en Posadas, quien descubrió que su hijo fue contactado a través de un perfil falso de Facebook, por el cual se hacía pasar por una chica.

Las pesquisas continuaron y personal de la Secretaría de Apoyo para las Investigaciones Complejas (Saic) logró recuperar material que el sujeto creyó haber eliminado de sus computadoras, pendrives y tarjetas de celulares.

En las imágenes se lo ve manteniendo relaciones sexuales con menores, lo que derivó en una segundo expediente que nunca prosperó por falta de denunciantes. 

Tras denuncia de agosto del 2015, González se dio a la fuga y recién lo detuvieron en junio del 2016. En aquella ocasión estuvo dos meses tras las rejas, hasta que el juez de Instrucción Seis, Ricardo Balor, le otorgó el beneficio del arresto domiciliario. 

Modus operandi

Fuentes de la pesquisa indicaron que luego de la primera denuncia, una vez que recuperó la libertad González continuó operando con total impunidad y se movió por diferentes puntos de la provincia.

“El primer contacto lo hacía por Facebook haciéndose pasar por una chica, se pasaban los números y después se sumaba el tal Ramiro como contacto, ardid que servía de supuesto nexo para tener relaciones con la chica”, precisaron.

De esta forma, se trata de un modus operandi calcado al detectado en 2015 años tras la primera denuncia en Posadas.

En aquella ocasión, la investigación determinó que el docente contaba con dos cuentas falsas de Facebook. En una se hacía pasar por “Anita Martínez” y la otra era “Juan Martín Méndez”.

De esta manera, desde la cuenta de la chica mandaba solicitudes a varones, que aceptaban y empezaban a mantener conversaciones que en poco tiempo se transformaban en “qué bueno estás”, “qué lindo sos”, “me re gustás” y lentamente iba subiendo de tono hasta pedirles fotos desnudos y a manifestar cosas como “qué rico sos”,  “quiero verte pronto”, según se detalla en el expediente.

Cuando desde el perfil de Anita se daba cuenta que los chicos estaban excitados, les pedía que agreguen al supuesto amigo “Méndez”, que tenía más fotos y videos para mostrarles. Una vez que los chicos accedían a aceptar a ese desconocido, éste empezaba las conversaciones: “Hola, capo, me dijo Anita que te agregue para que te muestre videos, dijo que le gustás, quiere que te lleve hasta ella”.

Por esa invitación accedían a encontrarse con el sujeto para que ver las imágenes, pero también para estar con Anita, figura creada por el pedófilo para seducir a sus víctimas.

Exoneración y recursos
A pesar de las pruebas y graves acusaciones en su contra, Sergio Daniel González cobró sin trabajar por casi cuatro años, hasta que finalmente en diciembre 2019 fue exonerado por el Consejo General de Educación (CGE), según la resolución 8345/19.

Dicha sanción implica la prohibición de volver a ocupar un cargo dentro de la administración pública, precisaron.

En tanto, si bien el profesor de música ya había sido exonerado en agosto de 2017, tras dos meses obtuvo un recurso de amparo de la justicia laboral y siguió cobrando su sueldo por una tutela sindical.

Por ello, para proceder a la exoneración el CGE tuvo que esperar que se cumpla un año desde la finalización de su mandato sindical.

Asimismo, como quedó plasmado cada vez que lo detuvieron, el docente siempre dispuso de dinero en efectivo para sostener su logística criminal. 

Fue detenido por primera vez el 22 de junio del 2016, pero antes trató de escapar por los fondos de la casa de su hermana, donde se había refugiado, en Villa Blanquita de Oberá. Un vecino lo vio y alertó a los policías que venían tras sus pasos. Al momento de su detención llevaba un pequeño bolso con más de 20 mil pesos en efectivo, lo que hace suponer que tenía intenciones de darse a la fuga.

Al ser capturado por segunda vez en septiembre de 2019, se movilizaba en un Renault Clío de cuyo interior secuestraron dos celulares, una tablet, preservativos, geles íntimos, más de 500 dólares en efectivo y otra suma en pesos.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias