jueves 28 de octubre de 2021
Cielo claro 19.7ºc | Posadas

Balance positivo para Tokio en el Federal

Ponissi se lamentó por la eliminación del torneo Federal, pero valoró el trabajo de Tokio dentro y fuera de la cancha y apunta a lo que viene

sábado 26 de junio de 2021 | 0:50hs.
Balance positivo para Tokio en el Federal
Tokio quedó afuera del Federal, pero la temporada fue positiva. Fotos: Sixto Fariña.
Tokio quedó afuera del Federal, pero la temporada fue positiva. Fotos: Sixto Fariña.

A principios de año la noticia de que Tokio iba a volver a jugar un torneo Federal generó ilusión en propios y extraños. Después de seis años de ausencia en la tercera categoría del básquet argentino, el Japonés volvió recargado.

Ese impasse sirvió para que, puertas adentro, el club del centro posadeño se acomode. Mejoró sus instalaciones, formó una camada que sirvió de base para el Federal y hasta licitó una sede para recibir a parte del certamen, algo impensado hace unos años.

En cuanto a lo deportivo, Tokio fue primero en su zona y no pudo mantener ese mismo rendimiento en el cuadrangular, que definió su eliminación del torneo. Cayó ante San José, Comunicaciones y Luis Luciano y finalizó su nueva incursión en el Federal.

“Si bien el desenlace no fue el esperado y la sensación que quedó fue de tristeza, el torneo fue sumamente positivo para todos”, analizó Agustín Ponissi, entrenador del Japonés.

“El mensaje final que les dí a los chicos era que esperaba que ellos sean mejores jugadores de que cuando empezó todo y yo crecí mucho y tengo mucho por mejorar. Fue una gran temporada pese al desenlace”, aseguró.

Sin excusas

Tokio llegó al cuadrangular con grandes expectativas, pero perdió los tres juegos y se despidió rápidamente del certamen.

Entre el final de la fase regular y el cuadrangular hubo un parate debido a las restricciones por la pandemia de coronavirus, pero eso no fue un punto que influyó para el entrenador.

“Para mí las cuestiones extra deportivas no son condicionantes de nuestros errores. Decir que la falta de descanso nos mató sería una excusa. Nos preparamos para esto y salió mal. Creo que ahí también hay aprendizaje, que esto no era como lo que veníamos jugando y que hay que prepararse de una manera distinta”, reconoció Ponissi.

“En cuanto a lo deportivo estuvimos muy erráticos. No tuvimos la intensidad que normalmente tenemos y lo pagamos caro. Los chicos de Comunicaciones jugaron realmente muy bien y este tipo de competiciones, de corto descanso, favorece a los equipos más jóvenes”, analizó y destacó la labor de los correntinos, ganadores del torneo: “Hay que sacarse el sombrero ante lo que hicieron los chicos de Comunicaciones”.

“A nosotros nos faltó efectividad y, por momentos, claridad en ofensiva”, sintetizó el entrenador en referencia a lo que fueron los últimos partidos de los posadeños.

Desde abajo

Más allá del resultado del cuadrangular, para Tokio la vuelta al Federal significó mostrar para afuera y para adentro que el trabajo de estos años tuvo sus frutos. Que la espera valió la pena y que se sentaron las bases para lo que viene.

“Ahora hay que seguir con las formativas del club. Necesitamos que los chicos vuelvan a competir, que se fortalezca la base de la pirámide”, explicó Ponissi.

Esa pirámide es la que tanto pregonó León Nanjnudel, impulsor de la Liga Nacional y el máximo referente de los entrenadores argentinos. A más cantidad de chicos en formativas, mejor será el nivel de los profesionales. Esa era la premisa de Najnudel y por eso en el Japonés pretenden reforzar esos cimientos.

“Esto necesita apoyo y que crean en el proyecto. A veces los resultados aceleran procesos, pero en este caso, gracias a las cabezas del club, nadie piensa que esto tiene que ser a corto plazo, que hay que seguir trabajando y por eso lo más importante son las formativas del club”, comentó Ponissi, quien tiene contrato hasta diciembre.

La base de la pirámide es una parte de lo que se necesita para que el deporte crezca. La realidad de Tokio no es la misma que otros clubes y por eso se hacen necesarias dos cosas: competencia interna y apoyo a los proyectos.

“Por fuera del contexto pandémico hay que reforzar la competencia interna y ahí tiene que haber una política deportiva general. En otras provincias como Corrientes o Entre Ríos hay políticas deportivas a largo plazo que hacen, en cuanto al básquet, siempre estén un paso arriba”, aseguró el entrenador.

“Misiones tiene todo en cuanto a materia prima para estar en lo más alto. Casos como el de OTC tienen que ser la punta de la lanza o que nosotros nos mantengamos en una tercera categoría es muy importante, pero que no sean aislados. Que eso esté acompañado de políticas públicas para que, a largo plazo, esa competencia interna dé sus frutos”, agregó, quien se siente un misionero más.

Ahora en Tokio llegará el tiempo de descansar, de enfocar la mente en los más chicos y de sacar conclusiones. De apuntalar lo que se hizo bien y de corregir lo que no salió como se esperaba, pero con la certeza de que hay una base sobre la que construir.

 

“No fuimos el Tokio de la fase regular”

Otro de los que tomó la palabra tras el final del cuadrangular del torneo Federal fue el capitán de Tokio, Santiago González, quien a sus 37 años fue la voz de la experiencia dentro de la cancha.

“La temporada fueron más que tres partidos y creo que encontramos una filosofía de juego, que se basó en nuestra fortaleza defensiva, en usar eso para tomar opciones rápidas de gol. Ahí descanso nuestro juego y nuestra confianza en lo colectivo”, explicó el pivote.

“En la defensa encontramos la fluidez para atacar y no lo pudimos llevar a cabo en el cuadrangular”, lamentó el santafesino.

Al igual que el entrenador Agustín Ponissi, González no puso en lo extra deportivo lo que pasó dentro de la cancha.

“Es fácil encontrar excusas en el afuera y no me gusta. En lo que tiene que ver con lo colectivo, me parece que no pudimos plasmar en el cuadrangular lo que fuimos en la fase regular”, analizó y ahondó: “No encontramos esa fortaleza defensiva que nos permitía poder errar un tiro, porque atrás estábamos sólidos”.

“En el segundo partido mejoramos actitudinalmente, pero no encontramos, tanto de manera individual como colectiva, esa fortaleza y eso se trasladó a la ofensiva. Entonces la pelota pesó más, el aro se hizo más chico y había más presión a la hora de atacar”, se lamentó.

El pivote ponderó el esfuerzo de la dirigencia y del grupo para, más allá de la incertidumbre de la pandemia, adaptarse a esas vicisitudes y hasta ser locales en el cuadrangular.

“En el parate trabajamos muy bien y duro, incluso hicimos una mini pretemporada. No tenemos que reprocharnos nada en ese sentido. Nos vamos con la frente en alto, pero si con el sabor amargo de que no fuimos el Tokio de la fase regular”, aseguró González.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias