domingo 25 de julio de 2021
Muy nuboso 19.2ºc | Posadas

Viajar a pesar de la pandemia. Descubrir caminos para crecer

Ramiro y Luna se lanzaron como mochileros dentro del país y mientras estudian y trabajan en el trayecto, destacan que se puede viajar con poco

jueves 24 de junio de 2021 | 1:05hs.
Viajar a pesar de la pandemia. Descubrir caminos para crecer

‘‘Es más fácil de lo que parece’’, alentó Ramiro Aranda (23) que decidió dejar trabajo y familia en Montecarlo y lanzarse a descubrir, en principio, el país. Acorde a un incosciente colectivo que moldeó la mentalidad de las nuevas generaciones, viajar es uno de los anhelos más frecuentes. Y la facilidad del acceso a movilidad, información, contacto, había acelerado las salidas de casa de millennials y centennials pero con un nuevo contexto restrictivo en todo el mundo, las posibilidades parecían nublarse.

Sin dejar que la situación sanitaria se interponga ante su sueño, Ramiro consultó con familiares y amigos, planificó, se oganizó y se lanzó como mochilero, a pesar del Covid. ‘‘Había tomado internamente la decisión antes de la pandemia y cuando surge la situación de que no se puede viajar, fue un poco una sensación de angustia y de incertidumbre. En realidad mi idea era salir del país, conocer Perú, Bolivia... pero entendiendo esta situación preferí viajar por Argentina’’, arrancó contando quien sumó a su novia Luna Medera (23) a esta aventura.

Actualmente en San Juan, hace seis meses que Ramiro está viajando ya que Luna por momentos volvió a Misiones. Ahora la idea es ir subiendo por las provincias occidentales hasta llegar a Jujuy.

La clave, según Aranda es tener en claro los ítems principales a la hora de emprender un viaje: transporte, comida y estadía. Por eso, para solventar la travesía, los chicos cambian horas de trabajo en hostels, por alojamiento y alimento. Eso les permite estar más tiempo en un lugar y conocer más sobre su cultura. Por otro lado, el contexto epidemiológico los condiciona en la baja del turismo, que les impide acceder a algunas ciudades más chicas y a tener en cuenta las restricciones particulares.

‘‘En Mendoza nos tocó estar 10 días encerrados en un hostel, porque se volvió a fase 1. El covid siempre fue un condicionante más, pero en ningún momento tuve miedo. Sabía que iba a ser raro el contexto para viajar pero estaba seguro de que era lo que quería’’, aseguró Aranda sobre su decisión inicial.

El camino trajo aprendizajes personales, desafíos instrospectivos y crecimiento espiritual. Habiendo aprendido a tocar la guitarra de la mano de Rula Marcial, Ramiro se animó a tocar en la calle para generar algún ingreso extra por ejemplo y mientras tanto, no descuida sus estudios. Continúa cursando las materias que le corresponden de la carrera de Comunicación gracias a la virtualidad.

‘‘Ahora estoy con Luna pero por momentos me tocó viajar solo y eso te hace descubrir cosas propias, en mi caso también romper miedos. Por ejemplo, le tengo pánico a la altura y durante el viaje me animé a hacer varios trekking en montañas, en las sierras de Córdoba...estuve a una altura impensada que quizás si no hubiese viajado no lo hubiese hecho nunca. Sigo teniendo miedo, pero de a poco lo estoy aprendiendo a superar’’ graficó Ramiro al destacar que también se aprende a lidiar con la soledad y a ser más sociable en distintos momentos.

Entendiendo que hoy hay más herramientas que permiten a los jóvenes viajar, buscan contagiar a los coterráneos, ya que si bien en el trayecto se cruzaron con muchos pares, ninguno de la Tierra Colorada. ‘‘Creo que somos un poco conservadores en ese sentido, como que viajar es un lujo, se necesita plata y no es necesariamente así’’, arrancó relfexionando Ramiro. ‘‘Es verdad, nosotros no viajamos sin plata pero el día que se acaben los ahorros, no puedo llamar a mi mamá y decirle: ‘me varé en jujuy, necesito plata para tomarme un avión’, porque mi familia no lo puede hacer, entonces mas allá de eso nos estamos animando, es posible viajar y en ningún momento la pasamos mal’’, destacó.

Además de los increíbles paisajes que conocieron, el par de estudiantes subrayó que se encontraron con miles de enseñanzas y sobre todo calidez humana. El interactuar con los locales es un plus que valoran mucho y que Ramiro, como comunicador busca explotar en redes.En Instagram (@ramiroaranda98), buscan replicar su experiencia y sumar ‘tips’ de cómo viajar con poco dinero.

La distancia tampoco es sinónimo de mejor vivencia. Se puede empezar rompiendo miedos, saliendo a recorrer la ciudad, lo cercano, la provincia.

‘‘A veces se cree que por ser mochilero sos un arriesgado, un loco y no es así. Hay muchas facilidades, por eso queremos animar a otros jóvenes. Además le diría que los sueños están para cumplirse’’, cerró el misionero.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias