miércoles 04 de agosto de 2021
Cielo claro 13.7ºc | Posadas

El Tribunal Penal Uno de Eldorado dictará sentencia el lunes

Caso Medeiros: pidieron penas de 12 y 14 años de prisión para los imputados

El fiscal Horacio Paniagua solicitó la mayor condena para Ángel Ruiz Díaz y la más baja para Fernando Martiñuk. Las defensas reclamaron la absolución de ambos

miércoles 23 de junio de 2021 | 6:03hs.
Caso Medeiros: pidieron penas de 12 y 14 años de prisión para los imputados
Ruiz Díaz -a la derecha- era propietario del lugar donde se produjo la intrusión y posterior crimen. Fotos: Matías Bordón
Ruiz Díaz -a la derecha- era propietario del lugar donde se produjo la intrusión y posterior crimen. Fotos: Matías Bordón

El debate oral para esclarecer el asesinato de Leandro Medeiros (19), registrado en enero de 2014 durante la presunta intrusión de un terreno en Puerto Iguazú, tuvo ayer su penúltima jornada con la exposición de los alegatos en los cuales la fiscalía solicitó penas de 14 y 12 años de prisión para los dos imputados que tiene el caso.

Tal como estaba previsto, la audiencia comenzó minutos después de las 8 y el primero en exponer ante el Tribunal Penal Uno de Eldorado fue el fiscal Horacio Paniagua, titular de la Fiscalía de Instrucción Tres de Puerto Iguazú, pero que fue convocado al debate en lugar de Federico Rodríguez, quien no compartía el requerimiento de elevación a juicio de la causa.

Paniagua expuso sus conclusiones durante cerca de una hora y solicitó que los acusados sean condenados como coautores del delito de homicidio simple calificado por el uso de arma de fuego y pidió penas de 14 años de prisión para Ángel Ruiz Díaz y 12 para Fernando Martiñuk, quienes llegaron a instancia de juicio en libertad.

Para el fiscal, “el hecho que es materia de debate se encuentra absolutamente probado” y sostuvo: “Tenemos plenamente acreditada la presencia de ambos imputados en el lugar de los hechos”.

“Ambos imputados negaron haber estado al momento del hecho en la chacra, pero vuelvo a insistir en que está absolutamente acreditada de la presencia de ambos en el lugar. En el caso del señor Ruiz Díaz como dueño de la chacra y de Martiñuk, producto de testimonios que, contrariamente a lo que él sostuvo en su indagatoria, lo ubican en el lugar”, señaló Paniagua ante las partes.

Y ahondó en un punto trascendental del caso: “Quiero detenerme en esta cuestión. Entiendo que la discusión más problemática quizás de este caso fue que se ha planteado un falso dilema en relación a cómo puede ser que haya dos tiradores, un solo tiro y un muerto. A criterio de este ministerio, hay que poner la discusión en justos términos. No hubo un solo tiro, hubo una gran cantidad de tiros, uno de los cuales impactó en el cuerpo de Medeiros. Ahí cambia radicalmente el sentido de la imputación. Así se lo ha planteado en el requerimiento de elevación a juicio. En todo momento se habló de tiros de arma de fuego. Algunos testigos mencionaron 50 o 60 disparos, otros 30 o 40. No se pudo precisar la cantidad. Lamentablemente, también por el lugar abierto, no se pudieron secuestrar casquillos, pero indudablemente fue una cantidad de disparos, no sólo uno”.

El fiscal sostuvo la acusación en base al testimonio vertido por testigos que daban cuenta de haber visto a los acusados mientras disparaban en la escena y ponderó esos aportes por encima del hecho de que no se haya podido secuestrar el arma homicida. Consideró además que existió coautoría funcional y por eso requirió penas de prisión para los dos imputados.

Pedidos de absolución

Luego llegó el momento del alegato de las defensas. El letrado Fabián De Sá, en representación de Ruiz Díaz, destacó la carrera de Paniagua, pero consideró que la acusación es un “absurdo en todo punto de vista” y solicitó la absolución de su defendido.

De Sá apuntó que Ruiz Díaz “desde el minuto cero dialogó con los usurpadores” y en base al testimonio de un policía señaló que “el disturbio empezó entre los usurpadores”, al tiempo que sostuvo que “los primeros que llegan a la escena del crimen son los policías y con la oscuridad que había... ponerse a juntar los casquillos de los miles de disparos que supuestamente hubo. ¿Cómo es posible eso? ¿Tan cauteloso puede ser una persona, de disparar y juntar un casquillo, disparar y juntar otro casquillo? Es imposible”.

Luego, señaló que “decir que el señor Ruiz Díaz había disparado, pero había arrojado el arma al monte... la verdad esa excusa o valerse de eso para lograr una acusación tan grave, deja mucho que desear (...) los allanamientos fueron hechos al instante, a toda la familia de Ángel e incluso Ángel fue hallado en el momento y nunca cambió su actitud. Siempre colaboró, nunca se escondió. No tuvo ni siquiera actitud de sospechoso, pero, bueno, es el dueño del lugar así que tiene que ver. En esa lógica recae el error garrafal de la acusación, de presuponer”.

 Por último, expuso también el letrado Germán Chemes, defensor de Martiñuk, quien también pidió la absolución de su defendido.

“Solicito que al sentenciar se tenga presente el principio de inocencia y el indubio pro reo (beneficio de la duda), solicitando así mismo sea valorada la falta de antecedentes y la conducta demostrada en todo momento, y que se absuelva de todo y cualquier delito en cualquier calidad al señor Martiñuk, en base a las probanzas acreditadas ante este tribunal, probanzas que claramente demuestran que Fernando Martiñuk no participó en ningún delito”, señaló en un fragmento de su alegato.

Después de oír a las partes, el tribunal presidido por el magistrado Atilio León e integrado por sus pares Lyda Gallardo y Eduardo Jourdan, decidió pasar a un cuarto intermedio hasta lunes para dictar sentencia.

El caso

El hecho que se encuentra bajo discusión se registró el 10 de enero de 2014, en un predio ubicado en las 2.000 Hectáreas de Puerto Iguazú, donde un grupo de personas arribó en el marco de una presunta intrusión de tierras.

Al parecer fueron tres los grupos que llegaron hasta ese lugar para instalarse. Medeiros estaba en el segundo de ellos, pero tras la llegada del tercer malón, se desató una serie de incidentes en medio de los cuales se oyeron disparos y el joven cayó herido de bala. Minutos más tarde, fallecería en el hospital.

Lo que trazó como hipótesis la investigación realizada fue que la Policía primero había recompuesto la calma en el lugar, pero en determinado momento arribó una camioneta con personas que fueron quienes abrieron fuego contra los intrusos. Entre esas personas habrían estado los dos hombres que ahora son enjuiciados.

La causa había sido elevada a juicio por el ex juez de Puerto Iguazú, Juan Pablo Fernández Rissi, mientras que el requerimiento de elevación a debate del expediente había sido solicitado por Martín Brites, que en ese momento era fiscal y hoy es magistrado.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias