domingo 25 de julio de 2021
Cielo claro 28ºc | Posadas

El conjunto artístico se completa con dos rosetones en las naves laterales

La historia de Misiones reflejada en los vitrales de la Catedral

En el presbiterio, al fondo del altar mayor, se emplazan tres vitrales de más de 4 metros de altura, obra del artista Pablo Subirats, que refleja fe y realidad del pueblo

martes 22 de junio de 2021 | 1:30hs.
Arte religioso
El sacerdote Benchaski contó sobre el significado de los vitrales y el valor cultural y religioso de la obra artística. Fotos: Sixto Fariña
El sacerdote Benchaski contó sobre el significado de los vitrales y el valor cultural y religioso de la obra artística. Fotos: Sixto Fariña

El presbiterio de la Catedral San José de Posadas exhibe tres vitrales de grandes dimensiones, que se inauguraron recientemente en el marco de las acciones para poner en valor y embellecer el templo.
Estas composiciones son obra del artista vitralista Pablo Subirats, y completan el proyecto iniciado en 2019, con el emplazamiento de dos rosetones -también de su autoría- en la parte superior de las naves laterales.

El conjunto vitralístico entrelaza en su narrativa elementos de la fe, la historia y la cultura de la provincia. Y está presente también la naturaleza, con el rojo de la tierra y la frondosidad de las flores del lapacho.
El vitral central de 4,75 metros de altura por 2,50 de ancho representa al Buen Pastor, y a los lados, están las imágenes de San Roque González de Santa Cruz y San José.

El sacerdote Jorge Benchaski, administrador parroquial de la Catedral, contó a El Territorio acerca del significado de estas representaciones artísticas y dio detalles de los trabajos que demandó su colocación.
“Todo el conjunto artístico tiene una condición testimonial de la realidad y de la expresión de la fe muy grande. A lo largo de la historia de la Iglesia, el arte siempre fue un modo de llegar a la gente, de catequizar. A través de la belleza del arte es posible evangelizar y llevar el mensaje de esperanza”, resaltó.

A la vez que expuso: “El proyecto de los vitrales es una idea de nuestro Padre Obispo (Juan Rubén Martínez), se inauguraron el 30 de mayo pasado con una misa especial y con la presencia del artista Subirats, que vive en España, y estos vitrales completan un conjunto con los dos rosetones que se colocaron en 2019”.

“Se trata -especificó- de un proyecto de embellecimiento de nuestra Catedral y también tiene una dimensión importante de catequesis y de rescate de la historia de la región”. Por ello, evidenció, “están en los vitrales las fundaciones representadas en las imágenes de San Roque, ligado a la primera fundación de este pueblo en la Reducción de 1615 y, por otro lado, San José como patrono de la ciudad y presente en en nombre de Trincheras de San José. En el vitral principal está El Buen Pastor, que nos une a Jesús como rebaño y todo el conjunto tiene distintos sellos como la presencia de María, los peces”.

En cuanto al arte de los rosetones, describió que desarrollan temáticas que son parte de la identidad de los misioneros como la inmigración europea, y las migraciones de los pueblos guaraníes por la región, a través del rosetón de la huída de José con su familia a Egipto y, el trabajo y los oficios, reflejados en el rosetón de San José Obrero.

“Los centros de los rosetones tienen un carácter litúrgico, y los pétalos tienen escenas figurativas que son o fueron parte de la vida cotidiana de la provincia. La obra tiene unidad por las guardas de flores del lapacho rosado. En la parte superior está lo más colorido y luminoso de nuestra historia y la parte inferior se ve más oscura y representa escenas que duelen en nuestra historia como las situaciones de pobreza, exclusión, falta de trabajo”.
La obra aporta la calidez del día al interior del edificio y de noche se ilumina con luz artificial.

El religioso recordó que en el pasado todo el recinto presentaba otra ornamentación hasta la segunda mitad del Siglo XX. Por ejemplo, el altar mayor era de madera y contenía numerosas figuras. “Después del Concilio Vaticano Segundo (1962-1965), por una interpretación que se hizo en esa época se vació de contenido el templo, se sacó el altar y las imágenes. En este proceso parte de la historia y el patrimonio histórico se perdió. Hoy, en el año 2021 no podemos echar la culpa a nadie por esa decisión que se tomó en un contexto diferente. Pero sí, hace unos años ya que el Obispo viene impulsando trabajos de puesta en valor de nuestra Catedral”, explicó y adelantó que vendrán nuevos proyectos en esta línea.

Trabajo de ingeniería

Para la colocación de los vitrales un equipo local trabajó articulando con el artista, que moldeó las piezas en su taller en Buenos Aires. Se requirió hacer grandes aberturas. “La pared tiene 70 centímetros de ancho, trabajaron dos ingenieros en la obra de las aberturas, es una obra de ingeniería, porque había que mantener la estructura. Una empresa local se encargó de la perfilería e hizo la estructura de hierro que soporta el vitral. Y una vez que se armó tiene también un vidrio que protege de la intemperie”, concluyó.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias