lunes 29 de noviembre de 2021
Nubes dispersas 22ºc | Posadas

Ciudades compactas

martes 22 de junio de 2021 | 6:00hs.
Ciudades compactas

Para cualquier administración comunal, extenderse a lo largo y ancho de su territorio es caro. Llegar a cada rincón de un distrito con agua potable, gas, suministro eléctrico, telefonía y datos, cobertura de celular, veredas, asfalto, alumbrado público, bomberos, ambulancias, policía, agentes sanitarios, escuelas, hospitales, centros vecinales, recolección de residuos y transporte público, espacios verdes, recreativos y deportivos de calidad requiere de incontables actores y de un gran presupuesto. 

Una ciudad densamente poblada no debe confundirse con vivir hacinados. Los códigos de edificación establecen que un dormitorio no debe ser usado por más de dos personas y que una vivienda mínima debe tener al menos unos 25 metros cuadrados, también establecen condiciones mínimas de ventilación y de iluminación natural, todo lo que está por debajo de esas normas no sólo -con seguridad- es hacinamiento, sino que además es claramente ilegal.

Una ciudad compacta cumple con todo lo establecido en las normativas para que las personas vivan dignamente, y además está impulsada cuatro puntos fuertes.

1) Movilidad activa. Al tener acotadas las distancias, podemos empezar a trasladarnos a nuestras actividades cotidianas caminando, recurriendo a las bicicletas o a monopatines eléctricos, conviertiendo a los viejos peatones que estamos acostumbrados en verdaderos superpeatones que se mueven por las calles de manera moderna, con agilidad y que necesitan que la ciudad le dé prioridad a su seguridad.

2) Captación de plusvalía. Aquellos lugares de la ciudad que mejoran su rentabilidad gracias a las obras que hace el Estado deben compartir con él sus ganancias. Un inversor inmobiliario que compró un pantano por dos pesos a orillas del Paraná y ahora, gracias a toda la infraestructura que construyó el Estado alrededor de su lote, consolidando un nuevo frente costero, con calles asfaltadas, y servicios públicos, puede vender su lote por diez veces su valor sin haber hecho más que especular con la llegada -tarde o temprano- de obra pública, debe aceptar que es justo compartir sus ganancias con el Estado, un socio de hecho que -con dinero de los contribuyentes- posibilitó esta nueva realidad en la que todos ganen.  

3) Zonificación en altura. Una adecuado uso del suelo nos permite evitar seguir alargando las distancias dentro de la ciudad, hoy la altura máxima de un edificio ya no depende sólo del tamaño del terreno, sino que hay alturas máximas según cada barrio. No necesitamos sólo edificios de 30 pisos en el centro ni exclusivamente casas bajas fuera de las cuatro avenidas, encontrar el equilibrio está en manos de nuestro plan urbano ambiental.

4) Ocupar vacantes urbanos. Los terrenos baldíos, los predios en desuso, deben poder incorporarse a la ciudad para sumar espacios verdes y como nuevas viviendas, el Estado debe ir decidiendo el destino más oportuno para cada caso. El quid de la cuestión es cómo se hace el Estado de estos espacios. Esta semana, el Ministerio Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación presentó una nueva plataforma online donde los dueños de terrenos y predios puedan ofrecerlos al Estado para que los compre. Asimismo, el Estado también puede expropiar aquellos casos que considere de utilidad pública, indemnizando previamente a su propietario.

Hoy en día, si un particular encuentra un terreno vacante con deuda de impuestos de 20 años o más, puede pagarlos e iniciar acciones legales de usucapión para obtener la posesión de esa propiedad. Los mecanismos para que un municipio pueda hacer algo similar están en discusión y el caso de Avellaneda -expropiarlo si en ocho años no se construye nada, aunque el dueño siga en posesión- puso a la orden del día la discusión sobre la propiedad privada.

Como conclusión, podríamos afirmar que cuanto más se desparrama la mancha urbana, más caro es para una Municipalidad cumplir sus funciones. Es por eso que se vuelve fundamental que empecemos a virar el rumbo de nuestras urbanizaciones hacia ciudades compactas, convertir nuestro hábitat en una mancha urbana contenida por una adecuada planificación profesional.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias