martes 19 de octubre de 2021
Muy nuboso 12.4ºc | Posadas

El hecho se registró en la madrugada de ayer en el barrio San Miguel

Adolescente de 16 años fue demorado por el crimen de un hombre en Oberá

Diego Dos Santos tenía 25 años, dos hijos y fue asesinado de una puñalada en el cuello. Las sospechas apuntan a un adolescente pero los vecinos creen que hay más implicados

lunes 21 de junio de 2021 | 0:31hs.
Homicidio
Foto: Daniel Villamea
Foto: Daniel Villamea

Un reguero de sangre serpentea cuesta abajo en el empedrado, síntesis de la muerte que sacudió la madrugada en el barrio San Miguel de Oberá. Gritos, corridas, la agonía de la víctima alumbrada por las linternas de los celulares en medio de la calle oscura.

En los primeros minutos de ayer, Diego Javier Dos Santos (25), alias “Dieguito”, fue asesinado de una puñalada en el cuello. Por el hecho fue demorado un menor de 16 años, identificado como David Isaac D. S., quien fue alojado en la Seccional Segunda acusado de homicidio.

En tanto, familiares y vecinos de la víctima aseguraron que los agresores fueron varios y reclamaron que se investigue a los presuntos cómplices del adolescente detenido. Incluso expresaron sus sospechas sobre el accionar de personas mayores.

En ese contexto, anticiparon la intención de realizar una manifestación en reclamo de justicia. También relacionaron el asesinato con el consumo de drogas, flagelo que hace estragos y requiere extremar las medidas de prevención. 

El homicidio de Dos Santos se produjo en la medianoche de la víspera sobre calle Caroba casi intersección con calle 10 del barrio San Miguel.

“Estábamos mirando una película y escuchamos unos gritos, pero primero no dimos bolilla porque todos los días es así. Acá la calle es muy oscura y aprovechan para tomar y drogarse. Pero en un momento los gritos eran desesperantes, salimos a ver y nos encontramos con el muchacho herido. Alumbramos con los celulares y vimos que tenía un tajo grande en el cuello y se estaba desangrando. Fue desesperante. Una imagen terrible”, comentó Fabiana Correa, vecina de calle 10.  

Asimismo, aseguró que “la Policía tardó casi 40 minutos en llegar, y para eso el muchacho se desangró. La ambulancia ni vino”.

Eran vecinos

Según informaron desde la Unidad Regional II, alrededor de las 0.25 de ayer un llamado anónimo alertó al 101 que en calle Caroba casi 10 de San Miguel se hallaba una persona sin vida a consecuencia de una riña, solicitando presencia policial.

En consecuencia, una patrulla se trasladó al lugar y constató la presencia de un hombre joven sin signos vitales tendido en la vía pública, quien a simple vista presentaba una herida cortante a la altura del cuello con gran pérdida de sangre. 

Como primera medida preservaron la escena y requirieron la presencia de personal de la División Criminalística para los trabajos de rigor en el lugar.

Fue sencillo identificar a la víctima ya que portaba su DNI. Dos Santos residía con su concubina y dos hijos en una humilde vivienda situada sobre calle 8.

Por su parte, la médica policial en turno Mariana Rippel examinó el cadáver en el lugar y diagnosticó que “presenta herida cortante en región lateral izquierda del cuello de cuatro centímetros aproximadamente. Sin otras lesiones visibles. Sin signos vitales”.

En paralelo, personal de la Seccional Quinta -con jurisdicción en la zona- tendió un operativo con apoyo de diversas dependencias con el objetivo de dar con el o los autores del hecho.

Las primeras pesquisas apuntaron las sospechas hacia David Isaac D. S., de tan sólo 16 años, quien en horas de la madrugada fue hallado en la casa de su hermana, Viviana M. (37), en calle 6 del barrio San José.

En diálogo con los uniformados, la mujer reconoció que su hermano se hallaba en el interior de la vivienda, al tiempo que lo instó a entregarse, tal como hizo sin ofrecer resistencia.

Luego se estableció que el menor reside con su madre y era vecino del fallecido.

Por el momento no se estableció el móvil del crimen.

Reclamo por justicia

El adolescente implicado fue examinado por la médica policial y se estableció que no presentaba lesiones físicas externas visibles.

En tanto, la jueza Correccional y de Menores de Oberá, Adriana Zajaczkowski, ordenó que el menor permanezca alojado en la Seccional Segunda en averiguación del hecho.

La magistrada también solicitó que el cadáver de la víctima sea sometido a autopsia en la morgue judicial de Posadas para establecer fehacientemente la causa del deceso.

Entre otras diligencias, los investigadores procuran la ubicación y secuestro del arma blanca que habría sido utilizada en el hecho. Se presume que la misma fue arrojada por el acusado en un sector de malezas donde se registró el crimen, según informaron desde la Policía.

Al respecto, vecinos de la zona manifestaron sus sospechas sobre la participación de más personas en el crimen, al tiempo que anticiparon la intención de realizar una marcha en reclamo por justicia.

“La Policía dice que el caso está resuelto, pero estamos seguros de que hay más implicados. Se escucharon corridas y gritos de varias personas. En un momento alguien gritó que paren de patearle, o sea que los agresores fueron por lo menos dos”, comentó Carlos Silva, vecino de calle Caroba.

En diálogo con El Territorio, mencionó que “el gran drama del barrio es la droga. Cada vez más chicos caen en el vicio, se pierden y son violentos. La paradita de Caroba y calle 10 es tierra de nadie. Dominan los malandras y las autoridades no actúan. Necesitamos que patrullen más, que haya prevención y que castiguen a los que venden falopa”. 

Asimismo, comentó que esta semana pretenden organizar una movilización para exigir el esclarecimiento total del homicidio de Dos Santos y visibilizar los estragos de las drogas.

“Roban y lastiman”

El referente tarefero Hugo Silva expresó su preocupación por los hechos de inseguridad que se registran en el barrio San Miguel, donde reside.

Incluso, para graficar la gravedad de la situación citó un episodio que tiempo atrás le tocó padecer a su familia en su propio domicilio.

“Entraron a robar en mi casa con toda familia durmiendo. Los chicos miran televisión hasta tarde y estaban acostados en la sala, los chorros pasaron por arriba de ellos y se llevaron el televisor y todo lo que estaba al alcance. Ni yo me desperté, si no, no sé cómo hubiera reaccionado”, reconoció.

Pero el reclamo por mayor seguridad en San Miguel no es nuevo, al punto que el año pasado las autoridades de la Escuela 184 solicitaron la instalación de un destacamento dentro de la propia institución.

Al respecto, Silva opinó que “la Policía está quedando por debajo de la delincuencia, y hablo porque estoy cansado

de tanto atropello. Roban y lastiman a los viejitos, no tienen lástima de nadie. En cualquier momento puede pasar una desgracia”.

Al igual que otros vecinos, el referente alertó sobre la proliferación de patotas armadas y el avance de las drogas, un flagelo que hace estragos entre los menores.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias