viernes 30 de julio de 2021
Cielo claro 5ºc | Posadas

Apicultores van expandiendo sus colmenas en las chacras

En Jardín América, mieles y variedad de mermeladas

Las elaboraciones de dulces permiten guardarse y se ofrecen como un atractivo artesanal. Los productores alternan diversas producción según la estación del año

domingo 20 de junio de 2021 | 6:04hs.
En Jardín América, mieles y variedad de mermeladas
Con la caña de azúcar elaboran productos que se comercializan en forma particular o en ferias. Foto: Esteban González
Con la caña de azúcar elaboran productos que se comercializan en forma particular o en ferias. Foto: Esteban González

Varias actividades en Jardín América marcan la diversidad que hay en las chacras misioneras. En lo que respecta a lo dulce, se puede ver esta variabilidad de opciones, con mermeladas, miel de caña y miel de abejas, entre otros.

En la localidad Graciela Rodríguez prepara mermeladas desde hace más de 30 años. “Al principio hacía solo para mi familia, luego ofrecían pagarme por los productos y así comenzaron las ventas”. Contó que hace prácticamente todo tipo de mermeladas. “Tengo gran variedad: zapallo, quinoto, mamón, guayaba, pera, entre otros, depende también de la fruta que haya en la estación”.

Antes ofrecía en la Feria Franca pero ahora está dedicada a la venta en forma particular. Si bien requiere de un largo trabajo previo hasta vender la mermelada, para Graciela es una buena forma de aprovechar las frutas de estación y más sano para la salud, “además de contribuir con la economía del hogar”. Incluso en tiempos de pandemia sacó provecho: “Es un rubro que creció ya que hay gente que cambió su alimentación, buscan productos sanos y caseros sin químicos”, culminó.

Miel de caña
Otro emprendimiento jardinense es el de la pareja formada por Silvina Scheuerman y Eloy Angnes, quienes activamente trabajan para producir miel de caña y azúcar. “Mi padre nos prestó las instalaciones como para dedicarnos a esto y lo ofrecemos en la Feria Franca de la ciudad”, relató la mujer.

En tanto que Eloy dijo: “Nuestro principal trabajo era hacer ladrillos comunes, pero hubo un tiempo en que llovía mucho por lo que no podíamos abocarnos a esto, por eso nos inclinamos a la miel y azúcar”.

Si bien, la pareja arrancó con el proyecto de los productos dulces, se dedican a ambas tareas y varias horas por día en los dos emprendimientos.

Tanto Silvina como Eloy comentaron que para asentar la miel de caña se requiere cocinar en un tacho que sería como una olla entre 8 y 10 horas, en tanto que el azúcar 10 a 12 horas.

“Es el tiempo que se necesita para llegar a su consistencia, luego se enfría con un batidor a mano más o menos una hora”, describió.

Su esposo añadió: “Se necesita un día entero de trabajo, a su vez se requiere de un tractor para traer la caña y la leña, con la fuerza del tractor se gira el trapiche y el resto se hace a mano, así con el tiempo fuimos comprando lo que se necesitaba para hacer una mejor producción, pero es un esfuerzo muy grande”.

Apicultura
En Puerto Leoni se destaca en apicultura Arnoldo Werle, quien arrancó en este rubro hace tres años. “Siempre me gustó este ámbito y es un proyecto familiar porque hacemos a la par con mi hijo Tobías . Mi esposa Marisa se encarga de envasar la miel, además es lindo siempre y cuando no se le tema a las abejas”, detalló.

Además de la producción de miel tienen cosechas de frutas y verduras.

“En invierno no hay producción de miel y por eso hay que dedicarse a otra actividad y en verano aumenta la apicultura por lo que la dedicación varía por la temporada en que estamos”.

El hombre resaltó que hizo cursos para perfeccionarse ya que arrancó hace pocos años y si precisa información recurre a tutoriales.

Arnoldo decidió involucrarse en la apicultura porque es un ingreso económico extra para la familia e incrementó sus ventas ahora en tiempos de pandemia ya que es un producto muy buscado.

En Ruiz de Montoya se destaca en el rubro Roberto Brendler, quien tiene como hobby la apicultura porque además se dedica a la construcción; tiene una carpintería, hace muebles de aluminio y tiene una mueblería. “Hace 20 años arranqué con un par de enjambre que había en mi casa y así fue sólo con un cajón, luego hice tres más”.

El hombre destacó que no tenía cursos hechos, le ayudaron unos amigos en los inicios para mayor conocimiento del tema.

Su entusiasmo de crecer en el rubro se daba con el correr del tiempo.

“Tengo actualmente 34 colmenas para atender cuando empecé con una para uso propio”. Si bien él sólo se dedica a esto, le gusta lo que hace y cada vez que recibe visita de jóvenes que quieren aprender, él recibe amablemente y explica cada procedimiento, desde el inicio hasta que se envasa la miel.

“Por colmena a veces tengo entre tres a cuatro cosechas y desde el inicio hasta la venta en un negocio puede demandar 25 días”, describió Roberto.

En tiempos de producción, se ve muy cargado de compromisos por los trabajos diversos que debe atender. “Me tomo el tiempo para la apicultura y en una cosecha me puede llevar dos días o más, requiere dedicación e implica dejar otras actividades”, cerró.

En Capioví
En Capioví está Pedro Strieder; también es apicultor y a su vez, cuenta con una carpintería donde hace juguetes de madera y vende sus propias fabricaciones.

“A mí me apasiona trabajar, hay que respetar nomás los tiempos y esto lo hago con mucha paciencia”, resaltó. Comenzó con una sola colmena y hoy cuenta con 41. “Me gusta observar cómo trabajan las abejas para poder producir miel, eso me impresionó desde chico por eso me dedico a esto”.

Afirmó que inició solo en 2003 y luego con el correr del tiempo, se sumaron los hijos, además actualmente se unieron tres apicultores donde cada uno tiene sus propios apiarios y trabajan en conjunto para ser mas rentable la producción. La misma se encarece cuando no hay floración y merma la entrada directa, por eso además de dedicarse a la miel, Pedro dijo que se debe contar con otro trabajo.

En tiempos de pandemia incluso, comentó que bajó las ventas ya que tenía compradores de otras localidades y no podía viajar.

 

De la chacra a la mesa, la producción dulce de misiones Instalaron un ingenio en el garaje y emprendieron un sueño familiar De Picada Propaganda a los centros urbanos argentinos Unas nueve comunas brindan caña al Ingenio San Javier “Es difícil convencer de que planten caña y no tabaco” La producción de miel de abejas no llega a cubrir la alta demanda La kaá heé dejó un sabor amargo en Misiones

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias